SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 780
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Conjunto de casas de la calle Reyes Católicos que han conservado la tipología original.

Corría un caluroso domingo 3 de julio de hoy hace 98 años. Todas las autoridades municipales, civiles y religiosas, así como otras destacadas personalidades  de la ciudad y otras venidas para la ocasión se dieron cita en la que hoy en confluencia de las calles Juan Carlos I con Manuel Maestre, para asistir a la colocación de la primera piedra de las casas promovidas por la Sociedad de Casas Baratas “El Progreso” y dar inicio así a la edificación de una nueva barriada obrera.

La sociedad “El Progreso” había sido fundada en julio de 1915 con la finalidad de construir un barrio con 550 viviendas sobre unos 132.500 m² de terrenos agrícolas que se situaban al Este del núcleo urbano, que hasta entonces alcanzaba hasta la plaza Sagasta y alrededores.

Los fundadores y pioneros de aquella iniciativa, que con posterioridad fue seguida por otras sociedades obreras, fueron un grupo de personas entre los que podemos encontrar a destacados nombres de la vida social, política y económica de la Elda de la década de los años veinte y treinta.

 

Como comentábamos, el acto de colocación de la primera piedra tuvo lugar el día 3 de julio de 1921, asistiendo el alcalde de Elda don Joaquín Coronel Rico; el cura-párroco de la iglesia Santa Ana, reverendo don José Lorenzo Rodríguez; los canónigos don Agustín Cavero Casáñez, deán de la catedral de Orihuela, y don José Coronel Rico, canónigo arcipreste de la catedral de Segorbe, distinguidos hijos de la ciudad; don José Francos Rodríguez, destacado diputado a Cortes muy vinculado a Elda, así como de concejales del ayuntamiento eldense, junto con asociados del Progreso, banda de música y una gran masa de gente que se unió al acto. Según nos relatan las crónicas, durante el recorrido desde el Ayuntamiento hasta el lugar de colocación de la primera piedra se fueron disparando cohetes.

Llegados a los solares y desde una tribuna levantada para tal fin, pronunciaron palabras alusivas al acto varias de las personalidades asistentes, y mientras la banda de música interpretaba un concierto, el Dr. D. Agustín Cavero Casáñez realizó el acto solemne de la colocación de la primera piedra de la barriada "El Progreso" en un hoyo abierto en el solar que hoy ocupa una conocida cadena nacional de óptica en la calle Juan Carlos I.

Al día siguiente, dieron comienzo las obras en la actual calle de Antonino Vera para la construcción de las primeras viviendas de la nueva barriada eldense. Tras la edificación de las viviendas, en la confluencia de la actual calle Antonino Vera con calle Petrer fue colocada una lápida conmemorativa de la fundación de la sociedad. Placa de la que en la actualidad se desconoce el paradero.

El ejemplo del Progreso fue seguido a los pocos meses con la constitución de la Sociedad de Casas Baratas “La Fraternidad”, en marzo de 1922, con la finalidad de edificar mil viviendas. Pero ese episodio de la historia de Elda, lo dejamos para dentro de unos meses.

Edificio en la confluencia de la calle Juan Carlos I con la calle Manuel Maestre, donde se colocó la primera piedra del barrio del Progreso.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir