Imprimir
Visto: 3118
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Fachada principal del antiguo edificio escolar, hoy convertido en sede de la AA.VV. Numancia-Monte Calvario.

Fue el ayuntamiento eldense presidido por Joaquín Coronel Rico, último alcalde antes de las elecciones municipales que dieron la victoria a la conjunción republicana, quien adjudicó la construcción de un colegio en el entonces llamado “barrio del Convento”, hoy en día barrio de Numancia-Monte Calvario.

Aquel proyecto municipal pasaría a la historia por ser el primer edificio construido con fondos propios del ayuntamiento para albergar un colegio. Fue un 29 de octubre de 1930 cuando se adjudicó a Segismundo Falcó Picó la obra del colegio que hoy acoge la sede de la asociación de vecinos del citado barrio.

Durante 10 meses, entre noviembre de 1930 y julio de 1931, Segismundo Falcó levantó el edificio que todavía hoy podemos contemplar, cuya construcción tuvo un coste final de 17.777,87 pesetas para las arcas municipales y fue entregado al ayuntamiento hoy hace hoy 88 años, un 28 de julio de 1931.

Alumnos de la promoción escolar 1954-1955 del colegio nacional "Monte Calvario", con su maestro don Manuel Martínez.

Sin embargo, y a pesar de su rápida construcción, tardó el colegio en entrar en funcionamiento. En febrero de 1932 el Consejo Local de Primera Enseñanza pidió que entrase en funcionamiento de forma inmediata, aunque funcionara con carácter municipal hasta tanto el Ministerio de Instrucción Pública lo reconociese como Escuela Nacional. Y aunque así se aprobó, el colegio no entró en funcionamiento hasta comienzos del curso 1932-1933.

Grupo escolar que desde que fue recepcionado por el ayuntamiento de Elda fue denominado “Giner de los Ríos”. Nombre que adquirió condición de oficial un 26 de mayo de 1932, cuando a propuesta de Aquilino Bañón Sáez, alcalde de Elda, el pleno del ayuntamiento eldense acordó la intitulacion de la nueva escuela eldense con el nombre de “Hermenegildo Giner de los Ríos”, por ser “…el de un hombre que por sus propios méritos y su amor a la enseñanza es merecedor de tal distinción”.

 

Panorámica actual del edificio de la antigua escuela nacional "Giner de los Ríos".