SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2170
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Angel Vera Coronel (1888-1936)

El advenimiento democrático de la II República permitió la incorporación de gran cantidad de hombres, y en menor medida mujeres que, comprometidos con los ideales republicanos, en tanto que regeneradores de la vida social, política y económica del país, vinieron a asumir desde el compromiso político toda una serie de responsabilidades hasta entonces en manos de las oligarquías caciquiles de las diferentes facciones liberales y conservadoras.

Varios ejemplos de ellos los tenemos en Elda, pero quién destaca por encima de todos por su mayor proyección nacional fue, sin duda, nuestro paisano Ángel Vera Coronel. Un día como hoy, pero de hace 86 años, fue designado como gobernador civil de Cádiz por el gobierno presidido por Manuel Azaña.

Nacido en Madrid en 1888, pronto destacó por su esmerada formación, compromiso político e implicación social y cultural con su ciudad adoptiva. Sirva como ejemplo que le veremos en el reparto escénico de la primera representación del Don Juan Tenorio o Dos Tubos un Real, celebrada el 28 de diciembre de 1919, y en el que Ángel Vera daba vida a don Luis Lejías. Pero también lo veremos realizando crónicas deportivas en el semanario Idella, con el que colaboró desde su fundación en 1926; o, en septiembre de 1927, lo vemos ostentar el cargo de Secretario en la constitución de la logia Amor, bajo el nombre masónico de Plutarco; y en 1933 formando parte del consejo de administración del Banco de Elda, como fundador y presidente del mismo.

Homenaje que el C.D. Eldense rindió a Angel Vera en 1934 en el Casino Eldense.

Miembro del comité republicano de Elda, amigo de Marcelino Domingo y adscrito al Partido Republicano Radical Socialista, fue designado en noviembre de 1932 como gobernador civil de Cáceres. Casi un año estuvo en la provincia extremeña ejerciendo la máxima responsabilidad provincial hasta que el 26 de agosto de 1933 fue nombrado para ostentar el gobierno civil de Cádiz. Pero breve fue el paso de Ángel Vera por territorio gaditano, pues si el día 29 de agosto tomaba posesión de su cargo, apenas unos días después, el 14 de septiembre, cesaba en el mismo. Nombrado por el gabinete de Manuel Azaña, cesó en su cargo cuando el presidente de la República (Niceto Alcalá-Zamora) retiró a Azaña la confianza presidencial el 7 de septiembre y encargó a Alejandro Lerroux la tarea de formar gobierno.

Ya en Izquierda Republicana, y tras el triunfo del Frente Popular en las elecciones de febrero de 1936 ejerció el cargo de gobernador civil de Zaragoza, donde le sorprendería el golpe de estado del 18 de julio de 1936 y donde a finales de julio de 1937 sería asesinado.

Ángel Vera Coronel es, afortunadamente, otro de esos hombres a los que su ciudad le reconoció su valía y sus méritos, otorgando su nombre a un jardín eldense abierto entre la avenida Reina Victoria y calle Virgen de la Salud. Pero, sin lugar a dudas, es otro de esos eldenses no nacidos en Elda, merecedores del título de Hijo Adoptivo de Elda, aunque sea a título póstumo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir