SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

4 AGO 2020 Fundado en 1956
[Blogs arriba corto] #ConNuestroComercio
Visto: 1244

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Aún a pesar de haber llegado físicamente a Elda con una semana de antelación, fue el domingo 29 de marzo de 1992 cuando Elda recibió con todos los honores que se merece la ocasión, una nueva talla de Jesucristo Crucificado para la Semana Santa.

Desde que en 1988 se recuperasen las cofradías y procesiones de la Semana Santa en Elda, más allá del Triduo Pascual, la cofradía del Santo Calvario sacaba a procesionar al Cristo del Buen Suceso como talla de Jesús Crucificado. La consolidación progresiva y la cada vez mayor presencia social motivó a los responsables de la cofradía a adquirir una talla en propiedad. Y para ello dirigieron sus miradas al foco imaginero de Sevilla. Y allí al escultor onubense José Pérez Delgado (1931-2010), conocido artísticamente como Encinasola, su lugar natal, y formado en el taller de otro gran imaginero sevillano Antonio Castillo Lastrucci.

Momento del desembalado del Cristo de Encinasola el sábado 21 de marzo de 1992: De izquierda a derecha: Joaquín Pérez, Rosalino Esteve, Luis Manuel DaSilva, Ramón González Amat, Andrés Ramón Moreno, Andrés Moreno y, de espaldas, Juan Carlos Pastor Peidró.

Una vez la talla estuvo terminada, el viernes 20 de marzo de 1992, a las 20 horas y en un camión alquilado para la ocasión, la expedición formada por Ramón Gonzaléz Amat, como conductor y Emilio y David Sempere, marchó con destino a Sevilla. El sábado 21 en el taller de Encinasola se gestionaron todos los documentos, se realizó el pago final al imaginero y tras la despedida al Cristo realizada por toda la familia del escultor, pues ya le consideraban un miembro, se emprendió el viaje de vuelta a Elda, llegando sobre las 19 horas de ese sábado. La talla del Crucificado de Encinasola fue debidamente guardada en un local propiedad de Andrés Moreno Amat, presidente de la Cofradía del Santo Calvario.

Sería el domingo 29 de marzo, hoy hace 28 años, cuando la nueva talla de Jesucristo Crucificado se incorporaba a catálogo de imaginería religiosa eldense. Se realizó la entrada en la ciudad. Poco antes de las 18 horas. descendió de la furgoneta que la condujo hasta el cruce de la calle Jardines con Antonio Maura, la popular esquina del guardia, donde unas 2.000 personas la esperaban para arropar su traslado. Desde allí y en marcha de romería fue conducida hasta la iglesia de Santa Ana, que a partir de aquel momento se convirtió en su casa, donde pasó a presidir el presbiterio. Tras su recepción por parte de la cofradía del Calvario y de Ramón González Amat, como presidente de la Hermandad de Cofradías de la Semana Santa, en representación de todas las cofradías penitenciales eldenses, fue bendecida por don Enrique Garrigós Miquel, cura párroco de la misma; siendo conocida a partir de aquel momento como Cristo del Buen Amor.

Detalla de perfil del rostro del Cristo del Buen Amor, obra de José Pérez Delgado "Encinasola" (1992).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir