SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

13 AGO 2020 Fundado en 1956
[Blogs arriba corto] #ConNuestroComercio
Visto: 1085

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Grabado del sorteo de quintos donde los mozos conocen su destino militar. | Imprenta Paluzie, 1870. ID de la imagen. P4WDDE. @alamy.es

La modernización del Estado al socaire de la Ilustración durante los reinados de Fernando VI, Carlos III y Carlos IV no solo conllevó la implantación de medidas favorecedoras del comercio, la economía, las comunicaciones, la Ciencias, las Artes o las Letras entre otras disciplinas, sino que también tuvo una faceta más a pie de calle como fue la obligatoriedad de contribuir a la defensa del reino, es decir, la creación de las quintas anuales de mozos para el servicio militar.

Gracias al trabajo de F. Matallana Hervás conocemos los pormenores de la primera quinta anual de mozos eldenses, formada en el año 1775.

En marzo de ese año y por orden de Carlos III el reino de Valencia, en base a la población calculada, debía contribuir con un contingente de 933 hombres al remplazo anual en España. Una vez comunicado a las autoridades militares correspondientes, éstas procedieron a distribuir dicho contingente entre todas las villas y ciudades del reino. Así a la gobernación de Orihuela le correspondió contribuir con un total de 88 mozos. De este reparto, a la villa de Elda, con una población estimada de 682 vecinos (unos 3.000 habitantes), le tocaba aportar 4’58 hombres, con arreglo a un criterio de proporcionalidad de 1 soldado por cada 156 vecinos.

Será un lunes, 10 de abril de 1775, ahora hace 245 años, cuando Andrés Sempere y Juan, alcalde de la villa eldense, ordena la confección del primer alistamiento de los mozos disponibles para el servicio de Armas, entre los 17 y 36 años, con indicación de su profesión, edad y nombre de los padres.

Fueron 216 los jóvenes censados, predominando los jornaleros (120), seguido de los labradores (57), tratantes (8), estudiantes (5), zapateros (3), escribientes (3), oficiales de tejedor (2), carreteros (2), oficial de cirujano (1), carpintero (1), oficial de carpintero (1), oficial de herrero (1) y un tejedor, no dejando constancia el resto.

Dos días más tarde, el miércoles, 12 de abril los mozos eldenses fueron citados en el ayuntamiento para realizar su tallaje. Trámite para el que se constituyó un tribunal compuesto por los médicos titulares de la villa Antonio García y Roque Amat y los maestros cirujanos Francisco Pinos y Francisco Ager. Fueron medidos un total de 194 mozos, habiendo 22 ausencias. De los mozos tallados, 86 no alcanzaron la estatura de la ordenanza.

Una semana más tarde, se realizó el primer sorteo municipal del cupo de 4 reclutas entre los 44 mozos declarados finalmente aptos para el servicio militar. Estos 4 jóvenes eldenses fueron: Pedro Juan Sarrió, Joaquín Carpio Micó, Vicente Oriente Meseguer y Pedro Jover García.

Tras cuestiones burocráticas como la asignación de un soldado más a la villa, ausencia de mozos, exención de otros etc., al final los mozos entregados en el Regimiento de Infantería de la Princesa fueron:

  • Joaquín Carpio Micó, hijo de Gabriel y de Ignacia, de 20 años.
  • Vicente Oriente Meseguer, hijo de Francisco y de Rosa, de 23 años.
  • Pedro Jover García, hijo de Thomás y de Úrsula, de 19 años.
  • Vicente Gil Guill, hijo de Thomás y de Ysabel, de 17 años.
  • Agustín Santo Sánchez, hijo de Salvador y Francisca, de 21 años.

Vaya esta crónica eldense en homenaje a aquellos primeros jóvenes que pasaron a la historia de nuestro pueblo por ser los primeros quintos de Elda.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir