SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

7 MAR 2021 Fundado en 1956
Visto: 1330

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Panorámica de la villa de Elda hacia el año 1600 | Dibujo de M.A. Guill Ortega

Finalizaba el Anno Domini MDLXXVI, el virreinato del señor de Elda en el reino de Cerdeña tocaba a su fin (1569-1577). Tiempo durante el cual la baronía de Elda fue gobernada por Isabel de Saa, esposa de don Juan Coloma Pérez Calvillo, señor de Elda, Petrer y Salinas, en el reino de Valencia, a la par que de Malón y Maloncillo, en el reino de Aragón.

El día de Navidad de aquel año de 1576, hoy hace 444 años fue el elegido para la jura de los nuevos cargos municipales del año 1577. Por aquel entonces y siguiendo los fueros del reino de Valencia (= leyes propias), los ayuntamientos (val. consells) de las villas y ciudades del reino estaban integrados por un justicia (= alcalde), unos jurados (= concejales) y el almotacén, como responsable del control de los pesos y medidas, mercancías, etc., además del síndico, designado de forma puntual para solucionar o tramitar cuestiones judiciales de forma puntual.

Dada la importancia y trascendencia de los representantes municipales para la defensa de los intereses y buen gobierno de la comunidad, la jura se producía, con toda solemnidad, en la iglesia de Santa Ana y en una fecha señalada: el día de la Natividad de Jesucristo, como principal día del calendario social del momento.

En aquella ocasión, y al igual que había sucedido desde que el señor de Elda marchara al reino de Cerdeña como virrey y capitán general, la elección de los cargos municipales había sido realizada previamente por Isabel de Saa, como procuradora general del señorío de Elda, Petrer y Salinas, de acuerdo con la opinión de Gaspar Remiro, gobernador y baile general de todo el señorío.

Será este último quien, en cumplimiento de sus funciones administrativas y en representación de la Señoría, les tome juramento durante la celebración de la misa, poco antes de proceder a la lectura del Evangelio. Acto que tuvo lugar delante de la cruz y con la mano derecha sobre el libro de los Cuatro Evangelios, sostenido por Gaspar Remiro. El gobernador les recordará las obligaciones contraídas al jurar defender los intereses de sus vecinos. 

Como podemos apreciar por sus apellidos, todos aquellos eldenses que compusieron la corporación municipal de 1577 eran moriscos o cristianos nuevos. Eldenses que alcanzaban una proporción del casi del 90 % del total de la población de la villa de Elda en ese momento. Y a la que, a pesar de haber iniciado desde instancias oficiales e inquisitoriales el proceso de asimilación social o cultural, como se desprende del uso de nombres cristianos y de apellidos de ascendencia árabe, todavía no se les había impuesto la prohibición de ostentar cargos públicos.

Frente al origen morisco de los munícipes eldenses, destaca que como testigos notariales de aquel juramento aparecen Damián Rico y Alonso Montalvo, dando fe del acto administrativo.

 

Recomendación de Gaspar Remiro, gobernador y baile del señorío de Elda, a los nuevos cargos municipales elegidos para el año 1577

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir