SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

7 MAR 2021 Fundado en 1956
Visto: 582

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Olga Peiró en el capítulo “La mujer de negro”, en la primera temporada de la serie televisiva Curro Jiménez.

Poco o muy poco sabemos de una eldense casi olvidada, cuya vida se desarrolló sobre las tablas de los escenarios teatrales, cinematográficos y televisivos españoles entre los años 1935 y 1993. Olga Peiró fue su nombre artístico.

Olga Bellido Peiró nació en Elda un 17 de febrero de 1915, hoy hace 106 años, en la calle Juan Rico, nº 9. Sus padres fueron José Mª Bellido Calvo y Antonia Peiró Navarro, naturales de Onil pero afincados en Elda, donde trabajaban en la industria del calzado. La joven Olga pronto destacó por sus dotes escénicas, pues con tan solo 20 años, ya la encontramos debutando en Madrid, en marzo de 1935, en la compañía de Celia Gámez con la revista “Los Inseparables”.

Durante la Guerra Civil retornó a su pueblo, donde se implicó de forma directa en la dinamización cultural y social de aquella Elda de retarguardia. Así, con los niños y niñas de las Escuelas “Emilio Castelar” (actual colegio Padre Manjón) pone en escena obras de teatro o pasajes de temas musicales muy conocidos, como Goyescas; la del Soto del Parral; el Pichi, de las Leandras; Horchatera valenciana o el Danubio Azul. Al tiempo que también interpreta diversos papeles y dirigía diferentes obras en el Teatro Castelar.

Terminada la Guerra Civil se abre camino en el panorama escénico del teatro español como la perfecta actriz de reparto. Reinicia su carrera participando en una de las primeras películas rodadas tras el final de la guerra: “La tonta del bote”, estrenada en diciembre de 1939 y de la que no se conserva ninguna copia. Pero no fue el cine la faceta escénica preferida de Olga Peiró, sino el teatro. Entre 1940 y 1993 participó en un total de 95 obras teatrales representadas por toda España, trabajando durante décadas junto a los principales actores y directores del país.

Escena de la película “El taxi de los conflictos” en la que se ve a Olga Peiró junto al actor Juanito Navarro.

La llegada de la televisión le permitió trasladar su arte a la pequeña pantalla, iniciando así su presencia televisiva en 1965 con la obra “Las mojigangas del señor director” en el programa Estudio 3. Presencia que se mantuvo en la década de los años 60 y 70 con participación en teatro televisado o diversas series televisivas, como fue la serie Curro Jiménez, en 1976; siendo su última aparición en algunos capítulos de la serie “Segunda enseñanza” en 1986.

Como actriz de teatro, y a pesar de su temprano debut cinematográfico, no fue el Séptimo Arte campo de expansión profesional. Aparte de aquella producción de 1939, solo participó en otras tres películas más: Los pedigüeños (1961), Bochorno (1963) y El taxi de los conflictos (1969).

Olga Peiró fue esa magnífica actriz de reparto, siempre en papeles secundarios, pero siempre necesaria y presente en la escena teatral española durante casi 60 años, y a la que muchos de los grandes de la escena española debieron su primera oportunidad, caso del actor Arturo Fernández quien fue recomendado por la eldense para su primera función de teatro, iniciando así su carrera profesional.

El mismo Alfredo Landa, en una entrevista biográfica sobre su trayectoria profesional,  hablaba así de la eldense: “No ha habido recambio para las actrices de aquella generación: las Muñoz Sampedro, las Prendes, las García Ortega, la misma Olga Peiró. Salían al escenario y era como si estuvieran en la sala de estar de su casa.”

Sin lugar a duda alguna, Elda está en deuda con una de sus hijas más ilustres. Desde estas líneas no podemos más que lamentar el olvido ciudadano y la desmemoria oficial para con nuestra paisana y actriz Olga Bellido Peiró. Su ausencia en el callejero eldense es un tremendo agravio comparativo, si relacionamos su proyección artística y trayectoria profesional  con los escasos o casi nulos méritos de algunas de las personas a las que, en marzo de 2020, se les concedió el honor de intitular con su nombre diversas calles de Elda.

Cartel anunciador de la película “El taxi de los conflictos” (1969).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir