Imprimir
Visto: 4639
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Por orden gubernamental y el mismo día en todos los pueblos del territorio español bajo gobierno de la República, el 22 de mayo de 1938 se procedió a dar a conocer a todos los vecinos la propuesta del gobierno conocida como “Los 13 puntos de Negrín”.

Para darlos a conocer a todos los eldenses se convocó en la plaza de la República (act. Plaza de la Constitución) un sesión pública en la que se leyó la declaración del principios del gobierno. Acto al que fueron convocados todos los vecinos mediante un bando de Manuel Bellot Orgilés, presidente del Consejo Municipal de Elda (act. alcalde):

SOLEMNE SESIÓN EXTRAORDINARIA DEL 
CONSEJO MUNICIPAL DE LA CIUDAD DE ELDA


Mañana domingo, veintidós del actual, el Consejo Municipal de mi Presidencia celebrará en la Plaza de la República, a las 12 horas de la mañana  -hora oficial-  sesión extraordinaria con el fin de aprobar y dar a conocer al pueblo eldense la trascendental Declaración de Principios aprobada y publicada por el Gobierno de Unión Nacional, genuina representación de la España leal.

A tan solemne acto, me es grato convocar a todos los vecinos de esta ciudad, residentes y pueblo en general, para que con su asistencia cooperen al máximo realce del acto, confirmando el alto espíritu cívico de la ciudad de Elda, siempre liberal y progresiva. Por el Gobierno de Unión Nacional, que cuenta con las máximas asistencias del pueblo español; por nuestro Ejército Popular, generoso en el sacrificio, de heroísmo sin igual; por la República que todos anhelamos y por nuestra España, que no renuncia a su grandeza histórica ni a su fecundo provenir ni a su independencia, CONCURRID TODOS A ESTA SESIÓN. 

Elda, 21 de mayo de 1938. 

El Presidente del Consejo Municipal: MANUEL BELLOT".

Exposición programática del gobierno presidido por el socialista Juan Negrín que pretendió buscar apoyos internacionales para finalizar la Guerra Civil mediante una paz negociada. Programa conciliador rechazado de plano por el general Franco que, tras el éxito militar de la ofensiva de Aragón, se supo próximo a ganar la guerra e imponer sus condiciones.