SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 5297
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Tal día como hoy, pero hace 118 años, el jueves 25 de mayo de 1899, Elda perdía quizás al más grande de todos sus hijos, al insigne tribuno político, orador, historiador y escritor Emilio Castelar. A los 67 años de edad, y estando convaleciente de la dolencia que le aquejaba, falleció en San Pedro del Pinatar (Murcia), en la conocida como “Casa del Reloj”.

Aunque nacido en Cádiz en 1832, desde su infancia adoptó a Elda como pueblo de origen. Innumerables son los escritos salidos de sus manos en los que reconoce su eldensismo, haciendo referencia a “Elda, mi pueblo”.

Con una dilatada carrera política caracterizada por su defensa a ultranza de los principios de democráticos de igualdad, su vida política culmina durante su mandato como presidente del gobierno de la I República, entre septiembre de 1873 y el 2 de enero de 1874.

Como demócrata combatiente luchó por la abolición de la esclavitud en la colonias españolas del Caribe y en su condición de católico practicante defendió la libertad de credos. Frente a las tesis federalistas de Pi y Margall, Castelar defendió una república unitaria, centralista y fuerte, al modelo francés. Su etapa de gobierno se caracterizó por su decidida lucha contra el carlismo y el cantonalismo, así como por los intentos de reforma de la administración de la isla de Cuba. Pensamiento y actuaciones que le granjearon enemigos dentro y fuera del republicanismo.

Plazas, monumentos y calles de muchas ciudades españoles, e incluso la Ciudad de Castelar, en la Argentina, rinden tributo perenne a nuestro paisano. Elda, Madrid, Cádiz y Sevilla albergan monumentos que perpetuán su memoria.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir