SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 6505
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Desde la supresión en 1892 del Hospital Provincial de Distrito para su conversión en Manicomio Provincial, Elda carecía de un lugar de atención sanitaria adecuado. Desde 1906, bajo la alcaldía de José Joaquín González Amat, se inician las gestiones para dotar a Elda de un Hospital. Tras barajar y descartar diversas ubicaciones, el proyectó cristalizó en su construcción en unos terrenos adquiridos en agosto de 1906, situados a la carretera nacional y frente al citado centro psiquiátrico.

Bajo planos del arquitecto Enrique Sánchez Sedeño, en abril de 1907 la obra fue adjudicada por un valor de 14.524’25 pesetas. La primera piedra fue colocada, tal día como hoy, un 27 de mayo, pero del año 1907,  a las 17:30 h., en un acto solemne presidido por autoridades y fuerzas vivas de la población, con gran asistencia de público en general, amenizado por la banda municipal de música.

Tal y como nos relata Alberto Navarro, cronista oficial de la ciudad, en la piedra inaugural se colocó una cajita de cinc que contenía una moneda de cinco pesetas de plata con la efigie de Alfonso XIII, una de cobre de diez céntimos, otra pieza de cinco y otra de dos pesetas de plata, junto con periódicos de entonces y un acta de este acontecimiento.

Entregada la obra en octubre de 1907, el Hospital Municipal de Elda empezó a prestar su servicio en marzo de 1908, quedando atendido desde el primer momento por la Hermanas Carmelitas, de Orihuela.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir