SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2519
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El domingo 5 de junio de 1927 Elda se regocijaba por la inauguración de un nuevo espacio deportivo en la ciudad: el nuevo “Trinquete Eldense” donde los aficionados al juego de la pelota podía echar sus partidas, así como contemplar torneos entre los grandes jugadores de la región.

La tradición del juego de la pelota valenciana en Elda cabe retrotraerla al siglo XVIII, cuando hacia 1786, en el reparto del impuesto sobre el consumo de sal, se documenta la calle Trinquete en el nomenclátor del callejero eldense. Topónimo que correlaciona, de forma directa, este espacio urbano con el juego de la pelota en él. 

Fue bajo la alcaldía de Pablo Maestre Sirvent, cuando la compañía Belló, ante la creciente demanda de este juego, construye a sus expensas un trinquete para su explotación comercial. Las partidas inaugurales contaron con los mejores jugadores del momento, siendo protagonizadas por  los famosos  “Rovellet” de Denia, “Chato”, de Pedreguer y Mariano, de Ondara contra “El Maestro” de Castalla, “Llonco II” de Burjassot y “Fusteret” de la Llosa, ganando los primeros. 

El Trinquete Eldense estaba situado en la prolongación de la calle San Roque,  junto a lo que posteriormente fue el grupo escolar “Ramón Nocedal”.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir