SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2928
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Tras más de 150 años de abandono, el 13 de mayo de 1985 dieron comienzo las obras de restauración de una de las torres circulares del castillo de Elda.

Desde que un fatídico 15 de noviembre de 1848 el gobierno de España subastara públicamente el palacio de Elda, el castillo había sido abandonado a su suerte y al interés de unos y otros particulares, conociendo solo largos periodos de abandono y actuaciones de demolición y derribo de torres y murallas. Período que hizo que la fortaleza eldense cayera, durante mas de un siglo, en el mas absoluto olvido, e incluso desprecio por parte de responsables municipales y ciudadanía en general.

La llegada de los ayuntamientos democráticos en 1979 permitió revertir esta situación secular. Así en 1985 se abrió una nueva etapa en la recuperación del castillo de Elda. Promovida por el Ayuntamiento de Elda presidido por Roberto García Blanes y en el que Juan Rodríguez Campillo, miembro de la Sección de Arqueología del Centro Excursionista Eldense, ostentaba la Concejalía de Patrimonio Histórico, la actuación contó con la financiación de la Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana.

Bajo proyecto y dirección del arquitecto José Ivars Pérez y con un presupuesto de ejecución de 4 millones de pesetas, el 13 de junio de 1985 dio comienzo las obras de restauración de una de las dos torres circulares de sillería que, en el pasado, fueron el emblema caracterizador de la fortaleza eldense.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir