SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2785
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Leía hace unos días en el blog DidàcTIK de Josep Miquel Arroyo la pregunta de si tenía futuro ser docente de personas adultas. La respuesta dada en la misma entrada era un "Rotundamente sí". La afirmación me lleva hoy a reflexionar sobre una formación no siempre considerada con la importancia que se le debería atribuir por parte de la sociedad y su relación con el aprendizaje a lo largo de la vida.

Hay factores de diversos tipos que sitúan a la formación de personas adultas en una posición clave. El primero es el envejecimiento de la población, que aumenta el número de personas adultas dispuestas a aprender, más si el desarrollo vertiginoso de los conocimientos y su transmisión a través de la tecnología actual y futura empujan a una formación continua en el ámbito de cualquier ocupación profesional. Tanto la adecuación a un mercado de trabajo cambiante como la búsqueda de una mejora de la calidad de vida y el enriquecimiento personal en dimensiones como la emocional o la de las relaciones personales (habilidades comunicativas, de liderazgo, de trabajo en equipo, idiomas...) son argumentos nada desdeñables en relación con unas prometedoras perspectivas para la educación en esta etapa que, manifiestamente, tiende a alargarse.

El alargamiento, esa casi plasticidad, es algo bastante consustancial a este tipo de formación. Ese quizás sea uno de los motivos para la vinculación histórica entre educación para adultos y educación permanente o aprendizaje a lo largo de toda la vida (lifelong learning) La perspectiva de una vida cada vez más extensa y más diversa en cuanto a sus experiencias y relaciones en el seno de una modernidad líquida ha contribuido a la evolución de la última, a actualizarla, pese a tratarse de un concepto creado hace décadas y a convertirla en el nuevo paradigma de los sistemas de educación y aprendizaje del siglo XXI.

De hecho, el concepto de aprendizaje a lo largo de la vida trasciende el de aprendizaje o educación en la adultez, restringido a ella y se convierte en un continuo donde las fronteras establecidas por la edad no tienen sentido. Tampoco aquellas diferenciaciones entre aspectos formales, no formales e informales. Los aprendizajes significativos podrán tener lugar más allá de la escolarización, del sistema educativo y sus instituciones en una apertura sin precedentes. Desaparecen así pues las líneas, más bien las brechas un tanto artificiales, entre periodos y entre contextos de aprendizaje.

No sé si nos creemos del todo esta realidad que se impone. Es como si el concepto de aprendizaje permanente hubiera entrado a formar parte de nuestro discurso, como si intuyéramos su importancia y, no obstante, como si no pudiéramos desvincularnos de la (¿falsa?) seguridad de una tradición que no responde al nuevo modelo y que se hace necesario variar. Se trata de un cambio enormemente complejo que cuestiona la naturaleza de nuestro sistema escolar, de su uniformidad, de clasificaciones convencionales cuyos contornos sobre cómo, dónde, qué y por qué, para qué y con qué aprendemos parecen difuminarse.

Nos adentramos en un panorama un tanto confuso, los mismos términos que se utilizan para etiquetarlo se interpretan en ocasiones de forma problemática con lo que se contribuye a aumentar los recelos ante ellos. Probablemente necesitemos ahondar en un diálogo imprescindible con nuestras propias insuficiencias a la hora de aprender para la vida y en la vida, un diálogo no exento de retos: la apertura, la descentralización, la preservación de la igualdad de oportunidades, el sostenimiento económico y jurídico del nuevo modelo, la adecuación de los principios pedagógicos pero, sobre todo, me atrevería a decir, la participación del conjunto de la sociedad, más allá de las instituciones, en hacer realidad un aprendizaje a lo largo de la vida.

 

Para saber más.

ARROYO BAENA, Josep Miquel. Blog DidàcTIK "Té futur ser professor d'adults" 

CIDEC Aprendizaje a lo largo de la vida. (Cuaderno de trabajo 36) 

TORRES, Rosa María. Observatorio: Mitos y metas de la educación para todos (1990-2015)

UNESCO (2015) Foro mundial sobre educación 2015. El aprendizaje a lo largo de toda la vida. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Jesús María "Pitxu" García

Jesús María "Pitxu" García Sáenz (Vitoria-Gasteiz, 1970) es doctor en Filosofía y Letras (sección Filología Hispánica) por la Universidad de Deusto. Como profesor de Secundaria ha trabajado en el IES Azorín de Petrer y en el CEFIRE de Elda, en la asesoría de plurilingüismo y en las de referencia sobre programas europeos y coeducación.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir