SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 605
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

“¡Qué bonica es esta cagarnera y qué bien canta!”

Traemos un pajarico que en castellano general es conocido como jilguero o colorín, pero en Elda lo llamamos cagarnera. La palabra valenciana cagarnera como la murciana cavernera son variantes del catalán general cadernera, que a su vez se originó por una metátesis (cambio en el orden de los sonidos) de cardenera, que probablemente viene de una forma latina *carduelaria, derivada de carduelis influida por el verbo cagar, según el DCVB (Diccionari Català-Valencià-Balear). La Gran Enciclopèdia Catalana dice sobre su etimología que puede deberse a una probable síncopa y disimilación de *carderinera, derivada de card 'cardo' por la costumbre de esta ave de picotear las semillas de esta planta.

En otros pueblos castellanohablantes  encontramos también la voz cagarnera, incluidas zonas del Bajo Aragón. Hemos documentado que existe, además, la variante carganera.

Su nombre científico es Carduelis carduelis. Es un ave que pertenece al orden de los paseriformes, de la familia Península Ibérica, de unos 12 cm, que posee un canto inconfundible y agradable, además de unos colores llamativos, por ello es un pájaro muy apreciado para criar en cautiverio.

Cuando están en libertad suelen formar bandadas espectaculares en otoño, su época migratoria, desplazándose hasta el norte de África en busca de una climatología más suave y con mejor ambiente para alimentarse.

Bueno, ya conocemos el origen de la palabra cagarnera, que aún seguimos utilizando en Elda.

Acerca del autor

Autores: Antonio Gisbert y María Dolores Marcos

Las casualidades existen, y así es como Antonio Gisbert Pérez y María Dolores Marcos Vila nos hemos conocido. El interés por Elda, sus gentes y costumbres es lo que ha propiciado que, por causalidad, ambos quisiéramos recuperar el habla popular de Elda, esas palabricas cagalderas que escuchábamos desde la cuna y que nos fueron transmitidas por generaciones anteriores de eldenses que amaban su pueblo.Esta huella dejada por nuestros antepasados, bien a través del lenguaje escrito y especialmente del lenguaje oral, transmitida de generación a generación, es una habla que sigue viva, que perdura a través del tiempo.

Sentimos que es nuestro deber y nuestra obligación dejar testimonio del habla de Elda a través de estas publicaciones y querer, sin pretensiones, que la forma de expresarnos en nuestro pueblo siga perdurando en el tiempo y conocida por las generaciones posteriores.Nuestro habla tradicional es una seña de identidad, nos caracteriza como miembros de un mismo colectivo y nos asegura su continuidad a lo largo de nuestra historia futura. Queda pues mucho trabajo, mucha tradición oral por estudiar y divulgar todavía y es nuestro deseo que os sintáis partícipes de este proyecto.

Estáis todos invitados. ¡HABLEMOS CAGALDERO!

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir