SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1084
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Menuda “estrosa” ha hecho el corcón con los muebles en “ca” la “agüela”.

¡Nene, no te sientes en esa silla que está corcá! A ver si te vas a pegar una “culá”.

Con estas tres palabras nos referimos en Elda a lo que en castellano general son el sustantivo carcoma, el verbo carcomer y su forma pronominal carcomerse.

La carcoma es un ’insecto coleóptero del que existen diversas especies, muy pequeño y de color oscuro, cuyas larvas roen y taladran la madera produciendo a veces un ruido perceptible’, según el DLE de la RAE. El verbo carcomer hace referencia a la acción que produce la carcoma cuando ataca la madera. Carcomerse, en su forma pronominal, es el más usado.

Corcón es la adaptación, con n paragógica (final), de la palabra valenciano-catalana corcó ‘carcoma’. Los verbos corcar y corcarse tienen también la misma procedencia (corcar, corcar-se) y corresponden al castellano carcomer, carcomerse.

El DLE de la RAE solo recoge el verbo carcomerse con el significado de ‘llenarse de carcoma’, pero lo circunscribe a Aragón y Murcia, aunque por lo que hemos podido averiguar en la zona murciana sí que emplean corcón y corcarse, pero en Aragón las palabras más usuales con esos significados son quera y querarse, quedando restringidos los términos corcón y corcarse a zonas aragonesas colindantes con territorios catalanohablantes, lo que vendría a demostrar el origen catalán de estos vocablos.

Tanto corcón, como corcar o corcarse, se emplean en poblaciones castellanohablantes de la Comunidad Valenciana como Sax, Villena, Aspe, Orihuela, Villar del Arzobispo, etc., así como en Murcia, tal y como hemos mencionado anteriormente.

Existe una variante de corcón con el mismo significado, corca, también de origen catalán, que hemos documentado en casi todas las poblaciones castellanohablantes anteriormente aludidas e inclusive era usual en Almería hasta el siglo XIX, junto al verbo acorcar, produciéndose, ya en el siglo XX, las formas híbridas corcoma y corcomar al haberse cruzado corca y acorcar con carcoma y carcomer.

Esperamos con esta nueva entrada en el blog #ElhabladeElda, seguir recordando nuestra habla tradicional. ¡Sigamos hablando cagaldero!

 

Acerca del autor

Autores: Antonio Gisbert y María Dolores Marcos

Las casualidades existen, y así es como Antonio Gisbert Pérez y María Dolores Marcos Vila nos hemos conocido. El interés por Elda, sus gentes y costumbres es lo que ha propiciado que, por causalidad, ambos quisiéramos recuperar el habla popular de Elda, esas palabricas cagalderas que escuchábamos desde la cuna y que nos fueron transmitidas por generaciones anteriores de eldenses que amaban su pueblo.Esta huella dejada por nuestros antepasados, bien a través del lenguaje escrito y especialmente del lenguaje oral, transmitida de generación a generación, es una habla que sigue viva, que perdura a través del tiempo.

Sentimos que es nuestro deber y nuestra obligación dejar testimonio del habla de Elda a través de estas publicaciones y querer, sin pretensiones, que la forma de expresarnos en nuestro pueblo siga perdurando en el tiempo y conocida por las generaciones posteriores.Nuestro habla tradicional es una seña de identidad, nos caracteriza como miembros de un mismo colectivo y nos asegura su continuidad a lo largo de nuestra historia futura. Queda pues mucho trabajo, mucha tradición oral por estudiar y divulgar todavía y es nuestro deseo que os sintáis partícipes de este proyecto.

Estáis todos invitados. ¡HABLEMOS CAGALDERO!

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir