SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 551
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Este año el Día Mundial del Teatro se celebra en Elda por la puerta grande. Será el próximo viernes 27 de marzo, en el Castelar, a las 21:30 horas, con la representación de “Los Días de la Nieve”, escrita por Alberto Conejero, dirigida por Chema del Barco e interpretada y producida por la actriz Rosario Pardo.

Los Días de la Nieve es una propuesta que ningún buen aficionado al teatro, y público en general, debería de perderse. Una obra íntima, llena de sentimiento y verdad, que atrapa emocionalmente al espectador por su sencilla y a la vez cuidada puesta en escena, por la riqueza y poesía que desprende el texto y por el trabajo de orfebrería teatral que realiza Rosario Pardo al encarnar a Josefina Manresa, viuda del poeta oriolano Miguel Hernández. La labor de Rosario Pardo es admirable, a través de ella, de su voz, gestos, cuerpo y miradas, la figura de Josefina Manresa se nos hace presente rememorando parte de sus vivencias. Los Días de la Nieve, candidata en los pasados Premios Max a mejor actriz, autoría teatral y espectáculo revelación, es una gran obra de teatro, vista en la pasada muestra de autores contemporáneos de Alicante y en Villena, y que ahora recala merecidamente en Elda. Un texto evocador, valiente, necesario, íntimo, bello, en un montaje de limpia dirección que busca potenciar la palabra del autor y el espléndido trabajo de la actriz Rosario Pardo.

Tuve la suerte de conocer personalmente a Rosario Pardo al término de la representación de esta obra en Villena. Fue un encuentro breve que sirvió para descubrir de inmediato a una mujer inteligente, de fácil trato y conversación, cercana, accesible y con ideas muy claras en torno a la cultura y el teatro. Le propuse una pequeña entrevista que aceptó de inmediato y desde aquí quiero agradecerle la deferencia al contestar todas y cada una de las cuestiones que le fui planteando.

Si dedican unos minutos a leerla descubrirán algo más de una actriz conocida del gran público por sus apariciones en televisión y que, a la vez, es una mujer comprometida con su profesión y el entorno que la rodea.

¿Cómo surge en Rosario Pardo la vocación de ser actriz?

La vocación de actriz creo que me viene de muy pequeña, recuerdo que desde siempre me ha gustado actuar, cantar y “hacer así barbaridades”, desde pequeña tengo el recuerdo de disfrazarme y sobre todo el de cantar, cantaba mucho de pequeña.

Tras cuarenta años de profesión, ¿qué es para ti el teatro? ¿Podrías vivir como actriz sin subirte a un escenario, sin sentir “el veneno del teatro”?

El teatro para mí es una forma de vida, una forma de vivir, de entender incluso el tiempo libre; cuando no tengo textos que estudiar o repasar ya lo estoy echando de menos. Y el escenario es esa comunicación con el público tan necesaria y tan emotiva por otro lado. Posiblemente ya no creo que pudiera vivir de otra manera, pero sí es verdad que echo también en falta tener tiempo para otras cosas (más lectura, más escritura), incluso tener ocio fuera de los horarios del teatro o de la televisión.

Estudiaste Filología Hispánica en la Universidad de Granada y tienes un Máster de logopedia por la Universidad de Murcia, ¿por qué elegiste esas carreras? ¿Consideras necesario para un actor/actriz formarse en otras disciplinas académicas?  ¿Te han ayudado esos estudios universitarios en tu carrera profesional?

Creo que, como mucha gente que nos hemos dedicado después al arte, de joven no tenía claro que me quería dedicar a la interpretación. Esa carrera la elegí porque de alguna manera me gustaba, me gustaba la Lengua y la Literatura, aunque también me gustaba la Historia (la Arqueología podría ser mi vocación frustrada). Y la posibilidad de hacer Letras era también la posibilidad de seguir teniendo amistad con los escritores porque en esos momentos tenía una pandilla bastante grande de escritores. Creo que para ser actriz cuanto más sepas, a nivel universitario o de oficios, es mucho mejor porque luego todos tus conocimientos previos te van a ayudar sobre el escenario. En concreto la carrera de Hispánicas me ha ayudado a enfrentarme a los textos y hacer un buen análisis de los mismos. Todo sirve. Y los actores en ese sentido tendrían que ser lo más multidisciplinares posible.

¿Cómo llega el texto de Los Días de la Nieve a tus manos y por qué te lanzas a producirlo con tu propia compañía?

Los Días de la Nieve fue un encargo que se le hizo a su autor, Alberto Conejero. Quería hacer un homenaje tanto a Miguel Hernández como a su pareja Josefina Manresa y formé un grupo con gente de Jaén para realizar el mismo. Alberto Conejero, quien también es jienense, se cruzó en el camino y se le encargó el texto. La primera vez que lo leí me encantó, me pareció un texto perfecto del que no se iba a quitar ni una coma.

¿Puedes hablarnos de cómo fue el proceso de ensayos, el ir descubriendo paso a paso el personaje de Josefina Manresa, el dejarse guiar por Chema del Barco a la hora de ir construyendo y componiendo tu interpretación?

Con Chema ha habido una relación primero de amistad. Él es actor también y eso ayuda enormemente pues él sabe y comprende el sufrimiento y la búsqueda que se ha de realizar para llegar al final del camino. Hablamos mucho del texto y el trabajo fue muy tranquilo, buscando pequeñas ideas que me ayudaran a retener el texto. Yo fui aportando también ideas y propuestas. Llegamos a trabajar incluso en una habitación con la máquina de coser como si fuera la misma casa de la protagonista.

Tras ver la obra los espectadores salen conmovidos y emocionados, ¿tienes tú también esa sensación?

De esta obra todo el mundo sale muy conmovido porque creo que hablamos de cosas que conocemos, hablamos de las familias y todos hemos tenido una abuela, una madre, una tía o una vecina que han sufrido las consecuencias de la guerra y de la posguerra. Y la vida de Josefina, tan desgraciada, con tanta muerte y tanta pobreza, hace que la gente al final se quede enganchada. Yo también salgo bastante conmovida siempre que hago la función porque es una obra que a mí me agarra mucho, me dejo arrastrar por el sentimiento de Josefina y creo que eso es lo que también llega al público. Yo lo siento muy adentro, cuando lloro, lloro, y cuando río, río, y eso es lo más importante en el teatro, tener esa verdad que es la que llega al público y la que hace que sea creíble.

¿Qué le pedirías, o incluso demandarías, a los gobernantes políticos y representantes públicos en relación a las artes escénicas y la cultura y general?

Les pediría lo de siempre, que la cultura es lo más importante que hay que tener en un país, mucho más importante que el dinero, porque la gente tiene que tener la cabeza llena de ideas, de esperanzas, de cosas que te ayuden a vivir. No se le da a la cultura la importancia que tiene porque realmente no se cuantifica, es algo que parece ser que no da dinero inmediato con lo cual no se la tiene en cuenta. Hablamos de España porque en otros países la cultura es muy importante. Y los políticos no se dan cuenta de que la cultura también puede dar dinero, creo que es una “estupidez española”.

¿Crees que el teatro debería de ser asignatura obligada en la enseñanza primaria y secundaria obligatoria?

En el bachillerato hay que introducir no solo la disciplina del teatro sino también música, buenas clases de literatura, de lectura y de comprensión lectora porque al final los jóvenes no saben ni leer ni escribir. Y es también muy importante que reciban una buena crítica de la televisión como de internet, una buena crítica que les ayude a pensar. Y danza, y filosofía. Creo que todo eso que hemos alejado de nuestra enseñanza no es bueno y estamos construyendo un país donde los niños no piensan y donde se cree que el dinero es lo que nos lleva a la felicidad. Debería de haber un cambio formal en el bachillerato porque el bachillerato memorístico no sirve para nada, tan solo para frustrar a muchos jóvenes y para hacer adultos estúpidos que no piensan.

Actriz, escritora, directora y productora, seguro que siempre con la mente puesta en nuevos proyectos y desafíos. ¿Puedes contarnos alguno de ellos?

Ahora ando liada con un próximo proyecto que versará sobre la Argentinita, una figura olvidada y tan importante para la danza española y que hizo un triangulo interesantísimo con Ignacio Sánchez Mejías y con Federico García Lorca, una mujer casi desconocida y que sirvió de base para la danza en este país. Sobre ella quiero hacer una obra de teatro y también posiblemente un documental.

Terminamos con un breve cuestionario

  • Una película... Parásitos es una película impresionante tanto por su guion como por el concepto de cómo contar una película. Magistral. (Nota del autor: la entrevista fue realizada antes de que dicha película ganara en la última edición de los Oscar).
  • Una obra de teatro que siempre recordarás… El Rey Lear que hice por toda la isla de Canarias en los campos de lucha.
  • Una canción… Cualquier canción de los Jackson Five, que siempre me hacen bailar.
  • Un libro... He leído muchísimo durante toda mi vida y sería complicado elegir uno solo, pero puestos a hacerlo Cien Años de Soledad, quizá porque me impresionó mucho de joven y lo leí cuatro o cinco veces seguidas.
  • Rosario Pardo se define con estas tres palabras... Soy una persona muy curiosa, honesta y crítica.
  • Un actor… Antonio de la Torre, todo lo que le he visto me ha gustado y lo hace muy bien.
  • Una actriz… Meryl Streep, una de las actrices que más me gusta ver trabajar.
  • Personaje masculino de teatro que te gustaría interpretar… El Rey Lear.
  • Personaje femenino de teatro que te gustaría interpretar… Isabel La Católica, creo que todavía no se ha escrito una obra que realmente defina al personaje, una mujer que en mi opinión es terrorífica, astuta y manipuladora, y nunca se la ha visto desde ese punto de vista.
  • Sigues algún ritual antes de salir a escena… No tengo un ritual especial para salir a escena. Suelo calentar un poco la voz y escucho música; en el caso de la función que interpreto ahora, música que me lleve de alguna manera a ponerme triste para poder salir en situación y poder llorar con facilidad.
  • Después de la función sueles… Me voy a cenar tranquilamente con el técnico de la función y con algún amigo que haya asistido al teatro, cena, charla y relax.
  • Comida y bebida favoritas… Me encantan las verduras y los huevos fritos me vuelven loca. Y como bebida vino y agua.
  • Crees que el público se acostumbrará alguna vez a no usar el móvil en el teatro, silenciarlo, evitar las toses con estruendo, pelar caramelos a destiempo... Cuando el público de teatro se tome la representación como lo que es realmente, una iniciación a la comunicación que requiere un silencio y una concentración, se dejarán de hacer esas cosas. Una tos a veces no se puede evitar, pero el uso de los móviles durante una representación me parece nefasto, no puedo soportarlo.
  • Un lugar del mundo para perderte durante una semana… El mundo es grandísimo y me perdería una semana en cualquier sitio donde hubiera una cierta tranquilidad y poco ruido. Cualquier parte del Mediterráneo, Italia, Francia, muchas partes de España o de América. Y “si ya te pones muy tonta” pues una semanita en Islandia.
  • Prefieres ser la buena o la mala de la función… A mí me suelen gustar los papeles de mala porque tienen mucha más enjundia, pero últimamente me ofrecen papeles de buena. Me toca ya hacer de mala.
  • Aquel momento “tierra, trágame” sobre el escenario… No suelo tenerlos porque soy bastante ordenada y procuro que nada se me olvide. Pero sí recuerdo alguna vez haberme despistado en el escenario y no recordar si he llegado a decir parte el texto, pero han sido muy pocas.
  • Ese momento mágico y especial sobre el escenario que nunca olvidarás… He tenido muchos, creo que en cada función hay un momento que es mágico. Hay muchos momentos en “Los Días de la Nieve” en los que sé que el público está conmigo y esa es la magia del teatro.
  • Quieres añadir algo más… hacerte esa pregunta que no te he realizado o nunca te han hecho y contestarla... Creo que ha sido una entrevista completa, pero sí que me gustaría animar a todos los que escriben en blogs de teatro para seguir en la brecha y ayudar al público y espectadores para que conozcan el teatro, que les guste e interese, que se enamoren del teatro, que el teatro sea imprescindible en la vida de cada uno. Eso es lo fundamental. Y un beso muy grande. Y gracias por esta entrevista.

En Elda, en el año 2020, el Día Mundial del Teatro lleva nombre de mujer, en letras mayúsculas. El de Rosario Pardo. Una oportunidad imprescindible la de poder brindar con ella por el futuro de las artes escénicas. No se pierdan “Los Días de la Nieve”. Acudan a disfrutar de Rosario Pardo. No se arrepentirán. Gracias Rosario por tu forma de ser, por tu compromiso, por tu arte.

Como ayer, como hoy, como los días y tiempos que vendrán…

Larga vida al Teatro.

Imagen de la actriz en el papel de Josefina Marnresa.
[Dentro noticias] serlicoop coronavirus

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Álvaro Amat

Me llamo Álvaro Amat. Soy Licenciado en Derecho. Toda mi vida laboral he estado vinculado a la Administración de Justicia. Soy un apasionado de las artes escénicas en general. He estudiado el teatro de nuestra localidad durante años coleccionando programas de mano. He participado en cursos y talleres de teatro, y he colaborado con distintas entidades y asociaciones locales en la dirección escénica de eventos y espectáculos. El teatro forma parte de mi vida y a través de este blog me gustaría que los lectores sintieran que el Teatro es una de las piezas básicas en la cultura de un país. ¡Gracias!

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir