SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1121
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Portadas de libros para los más pequeños.

Seguro que si hurgáis en vuestra memoria encontraréis alguna historia imborrable que marcó vuestra infancia en un verano especial o simplemente os enganchó a la lectura o quizás, sin más, os hizo pasar unos ratos inolvidables leyendo sin parar. Tal vez por eso, acabado el curso, padres y madres quisiéramos que nuestros hijos e hijas disfrutasen de la lectura con un libro interesante -en el campo o en la playa- que les permita ante todo distraerse, aprender y, ante todo, disfrutar.

Lo que propongo en esta entrada es un breve listado de recomendaciones, clasificadas por edades, de algunas de las últimas novedades y varios clásicos reeditados en literatura infantil y juvenil.

Para los que no superan los cuatro años, el libro Nosotros, de Héctor Dexet, que edita Patio, es un buen ejemplo para descubrir jugando los elementos básicos de nuestro cuerpo. Publicado en Mr. Momo, Blue y el secreto de las lágrimas, de Narci Gómez e ilustraciones de María Bullón, nos propone una bella historia para conocer el origen salado de nuestras lágrimas. Kalandraka reedita Saltamontes va de viaje, de Arnold Lobel y traducción de Pablo Lizcano, en la que el insecto vivirá aventuras fabulosas con gusanos, moscas o mariposas en una travesía llena de aprendizajes.

Libros para menores de ocho años.

Para quienes rondan los seis- siete años, Maeva edita Gatos blancos, gatos negros, de Anna Cerasoli, con ilustraciones preciosas de A.L. Cantone, y que les ayudará a afianzar los conceptos de cantidad con una buena dosis de actividades al final. La reedición de una preciosa historia: El viento de marzo, una fábula de 1957, de Inez Rice, editada por Alba, y con las magistrales ilustraciones de Vladimir Bobri. Bruño edita El Grúfalo, de Julia Donaldson, un animal tan simpático como curioso. Narval nos trae La merienda  del parque del cuentacuentos Pablo Albo, con ilustraciones de Cecilia Moreno: un álbum de imágenes geométricas que estimula la imaginación hasta límites insospechados. Nube ocho nos sorprende con Las princesas más valientes, de Dolores Brown y Sonja Wimmer, que nos muestra a las heroínas del día a día. Como sorprendente es Caperucienta, Blancadurmiente… y que no te lo cuenten, de Rosario Naranjo y Ana Rodríguez, editado en Mr. Momo, una historia donde los roles cambian sin cesar. Muy recomendable es la tierna historia de Irene la valiente, de William Steig que publica Blackie Books. Esta misma editorial reedita Tristán encoge, escrito en 1971 por Florence Parry Heide, con prólogo de David Trueba.

Para lectores entre 8 y 12 años.

De 8 a 12 años, Los protectores, libro con el que Roberto Santiago obtuvo el premio Barco de Vapor en 2017. Otro premiado, en este caso Pedro Mañas, que ha obtenido el XV premio Anaya de Literatura infantil y juvenil, con Apestoso tío Muffin, una historia divertida, llena de valores, y que no deja indiferente al lector. Por su parte, editado en Nube Ocho, Juana Cortés Amunárriz, prosigue con SuperPaco y los niños poseídos, las aventuras de este superhéroe ya muy conocido pero siempre desternillante. En Los días pequeños, de ediciones Narval, Pep Bruno narra historias mínimas de un pueblo mínimo pero en ningún caso insustancial. Para los amantes de los dinosaurios, la editorial Kalandraka les ofrece un Inventario ilustrado de dinosaurios insustituible y fascinante. Giovanna Zoboli nos propone una secuencia de ilustraciones mágica y magistral, llena de ironía y reflexión, en Profesión: Cocodrilo, de ediciones Pípala. Para mayores de 10 años, la editorial Nórdica nos ofrece Los Bandídez, de la finlandesa Siri Kolu, en traducción de Luisa Gutiérrez: la convivencia con unos bandidos más que extravagantes. También Nórdica nos trae Corazones de gofre, de María Parr, en torno a una amistad inolvidable. Recomendables también los Cuentos y leyendas de América Latina, de Gloria Cecilia Díaz y Estelí Meza, editados por Anaya.

Para 12 años y más.

A partir de 12 años, la editorial Roca ofrece la reedición de El reloj mecánico, un cuento  repleto de fantasía del archipremiado Philip Pullman. Nórdica nos propone otro clásico, Cuentos de la selva, del uruguayo Horacio Quiroga e ilustraciones de Antonio Santos, donde sus animales se comportan como auténticos humanos. Igualmente en Nórdica, Mujeres de ciencia, de Rachel Ignotofsky, nos ofrece un recorrido por las biografías de 50 mujeres científicas importantes.  La puerta del bosque, de Melissa Albert, en RBA, entremezclando misterio y fantasía, es muy apropiado para lectores menos infantiles. Cuando una china nacida en Antequera se siente andaluza, lo que se produce es Gazpacho agridulce, novela de Quan Zhou Wu, publicada en Astiberri. Maeva nos ofrece Supersorda, de Cece Bell, con el que obtuvo el premio Will Eisner en la categoría de mejor escritor e ilustrador en 2017. Y para lectores ya duchos, la editorial Milenio propone Sweet Sixteen, de Annelise Heurtier, una historia basada en hechos reales de 1957, en torno a la segregación racial que padecieron 9 chicos negros. Mi hermano persigue dinosaurios, de Giacomo Mazzariol, nos cuenta la tierna historia de Gio, un niño increíble con síndrome de Down.

Comentarios  

0 #1 Rosario Naranjo 20-06-2018 11:39
Muchas gracias por recomendar Caperucienta, Blancadurmiente ... y que no te lo cuenten como lectura para este verano y un gran abrazo.
Rosario y Ana.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Rafael Carcelén

Además de disfrutar como maestro de escuela, me encanta escribir. Y leer. Y subir los montes alicantinos. Y jugar al ajedrez. Y… siempre me sigue apeteciendo aprender. Y segregar lo que aprendo -lo que vivo, lo que siento- en artículos, poemas y aforismos como éste: “¿Es imaginable la felicidad en un grano de pimienta?”

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir