SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 546
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Archivados los serios problemas vividos durante los meses de abril y mayo últimos, el inicio de la nueva temporada en el Teatro de la Zarzuela de Madrid llega dentro de la tranquilidad más absoluta, y con el optimismo propio de haber ganado, de momento, una batalla que estaba ya perdida y sin visos de reversión. Gracias al inesperado cambio de gobierno de la nación se produjo el milagro, quedando todo como estaba antes del 8 de marzo fatídico. No se puede, sin embargo, cantar victoria del todo, todavía, a la vista de los últimos acontecimientos que afectan directamente a varios ministros del gabinete liderado por Pedro Sánchez.

Y será el próximo jueves, 4 de octubre, cuando la temporada 2018-2019 arranque con el retorno a su escenario de uno de los títulos más celebrados de nuestra lírica: Katiuska, con música de Pablo Sorozábal.

Repite La Zarzuela abriendo temporada con una obra procedente y estrenada en otro teatro. En concreto el Arriaga de Bilbao, el 20 de septiembre de 2008. Desde entonces hasta ahora este mismo montaje, coproducido por varios teatros españoles, se ha visto en Oviedo, Valladolid, Valencia y en el Español de Madrid.

Se repite la historia un año después, ya que en 2017 la apertura de la temporada lo fue con otra obra estrenada en el Châtelet de París en 2006. En concreto la opereta El cantor de México. Tanto esta como Katiuska cuentan con la dirección escénica de Emilio Sagi, director artístico que fue de La Zarzuela, del Arriaga y entre uno y otro del Real de Madrid. La escenografía de las dos recae en Daniel Bianco, director actual de La Zarzuela.

Elegir producciones procedentes de otros teatros, bien para inaugurar temporada o para dentro del transcurso de la misma, no ha sido habitual en el Teatro de la Zarzuela, hasta hace bien poco.Y es este un aspecto muy interesante y conveniente, sobre todo por el ahorro de costes, siempre y cuando las que se "alquilen" o coproduzcan con otros teatros sean de calidad. Y haberlas, haylas. Bien patente quedó hace un par de temporadas con el montaje "radiofónico" conjuntando La viejecita y los cantables de Chateau Margaux, que en Madrid se había presentado anteriormente en los Teatros del Canal, en otra coproducción del Arriaga, Campoamor de Oviedo y Festival Grec de Barcelona,.

Dentro de las escasas producciones que se crean en España aptas por su calidad para ser vistas en el coliseo madrileño, en realidad hay más de las que pueda parecer. Ahí están esperando ser desempolvadas las que presentó el Teatro Español de Madrid hace algunos años: La eterna canción, Las de Caín, Black el payaso y Adiós a la bohemia, todas excelentes. O las más recientes de los Teatros del Canal, como El caserío o La malquerida, entre otras. Y ¿por qué no? Las óperas españolas recuperadas por el Teatro Real -el mismo que pretende "internacionalizar" la lírica española- que no se han repuesto al cabo de casi veinte años: La Dolores, Margarita la tornera, La vida breve, además de las allí estrenadas en los últimos veinte años. Y el Real como La Zarzuela son propiedad del estado.

Y aunque el público se retrajo en las primeras funciones de El cantor de México, crítica y espectadores coincidieron en que ha sido una de las mejores producciones escénicas vistas en La Zarzuela en la época actual.

Aunque resulte extraño, esta opereta, estrenada por Luis Mariano en París en 1951, nunca se había representado en España. Si era conocida fue gracias a la película que protagonizó el tenor irunés en 1956, siendo algunas de sus canciones grandes éxitos que gozaron del fervor popular. Hasta podríamos decir que la llegada a Madrid de esta nueva producción de El Cantor de México, tras haberse estrenado en París en 2006, debió producirse mucho antes.

 

Una Katiuska "mutilada"

Sin embargo, la "Katiuska" que alzará el telón el día 4 ya no condensa tanta unanimidad sobre sus excelencias, entre el público y la crítica.

A la vista de lo que se publicó tras su estreno bilbaíno, la producción escénica fue saludada de modo muy favorable por los críticos en general. No ocurrió lo mismo entre el público, donde la diversidad de opiniones podemos decir que inclinó la balanza en favor de quienes desaprueban que no se respeten las creaciones originales, o no les gustó ver un escenario con la posada enmarcada en oro y montones de hierro quemado delante y detrás. Más aún si como en este caso, aparte de la poda en los diálogos, se suprimen hasta tres personajes actorales secundarios y todos los comprimarios.

Antxón Zubikarai, en la revista Ópera Actual de noviembre de 2008, significa "...una interpretación músico-teatral muy poco frecuente gracias a la acertada dirección escénica de Emilio Sagi y la impecable conducción musical de David Giménez Carreras (...) pudo apreciarse la inmensa labor realizada por Sagi, así como la contundente escenografía de Daniel Bianco...".

Por su parte, Cristopher Webber, en su portal web zarzuela.net, no solo elogió la representación a la que asistió en Bilbao, septiembre de 2008. Reiteró sus alabanzas en su crítica sobre la edición en DVD, publicada a principios de 2010. Artículos ambos traducidos al español por el musicólogo Ignacio Jassa Haro.

De sus representaciones en el Palau de les Arts de Valencia, en diciembre de 2015, Jorge de Frutos escribió en la revista de cultura y ocio BEAT Valencia "El público pudo disfrutar de la obra en una versión reducida en sus partes habladas (cosa de agradecer)...". El titular del artículo ya es de por sí significativo "Del conflicto a la ensoñación".

 

Se presenta tal cual se estrenó

Según mis informaciones presentar Katiuska en La Zarzuela, y para abrir temporada, no ha conllevado variación alguna en la concepción original de esta producción dirigida por Sagi. Parece ser que se representará tal cual se estrenó en Bilbao (1).

Y digo esto porque dicha versión, revisada y dirigida por Emilio Sagi, siguiendo la línea de los últimos tiempos de ir cortando aquí, recortando allá y puliendo por acullá, ha sobrepasado la habitual reducción de diálogos hablados, pues junto a los comprimarios se suprimen hasta tres de sus personajes secundarios: Conde Iván y el matrimonio de revolucionarios comunistas formado por Miska y Koska. En realidad no todos son tan secundarios. El Conde Iván, personaje actoral, creado cuando se modificó el segundo acto, tiene mucha más presencia e intervenciones habladas que el Príncipe Sergio. Así las cosas el octeto previo al final del primer acto, queda reducido a un quinteto.

Con todo, la mayoría del público que asista a La Zarzuela no lo echará en falta, pues aún siendo Katiuska una obra de las que podemos considerar como más populares, no se encuentra, sin embargo, entre las que más suelen representarse en los últimos años. En La Zarzuela no se ha visto desde el verano de 1981.

La contrapartida a esta reducción del texto hablado y supresión de personajes, la encontramos al presentar una mayor agilidad en el desarrollo argumental y la belleza visual de la concepción escénica.

La poda de diálogos motiva que algunos números musicales se enlacen, dando lugar a escenas casi operísticas.

De tal modo una obra que completa tiene una duración aproximada 104 minutos, con un equilibrio entre lo hablado y cantado, se queda en poco más de 70 minutos, ocupando la parte musical unos 52. La partitura se mantiene íntegra, excepto la versión orquestal de la marcha "Cosacos de Kazán", que suele interpretarse como preludio del segundo acto. Algo que aquí no existe, pues la producción se ofrece como acto único, sin descanso.

 

37 años sin verse en La Zarzuela

Fue en el mes de julio de 1981 la última vez que Katiuska pudo verse en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. En aquella ocasión abrió el ciclo veraniego de la Compañía Lírica Española de Antonio Amengual. Eran otros tiempos, donde La Zarzuela cedía su espacio a compañías privadas itinerantes.

La de Amengual se había constituido en 1974. Al año siguiente ya presentó su producción de Katiuska en La Zarzuela, donde tan solo en dos ocasiones se había visto desde que acabó la guerra. La primera en 1962, a cargo de la compañía del maestro Mendoza-Lassalle, y en 1967 por la de José de Luna.

En todos los casos el número de representaciones se reducía a una semana, en sesiones de tarde y noche.

La primera vez que Katiuska subió a este escenario fue en marzo de 1933, dos años después de su estreno en Barcelona. No obstante, en Madrid se había presentado el año anterior, el 11 de mayo en el Teatro Rialto, ya en su versión definitiva vista por vez primera en Zaragoza.

 

Carlos Álvarez y Ainhoa Arteta entre los protagonistas

El aspecto que consideramos más destacado de esta primera producción de la temporada en La Zarzuela es el de las voces. Cantantes españoles dedicados a la ópera, y cuyas carreras se desarrollan en teatros muy importantes del ámbito internacional, prestan su concurso al género y teatro que casi les vio nacer como artistas (2).

Carlos Álvarez, Jorge de León, Ainhoa Arteta, Rocío Ignacio, Angel Ódena, Maite Alberola y Alejandro del Cerro, compartirán escenario con veteranos de dilatada y exitosa trayectoria, tales como Milagros Martín, Amelia Font, Enrique Baquerizo, Antonio Torres y Emilio Sánchez. Algunos de ellos ya participaron en las funciones del Arriaga y están presentes en la grabación videográfica.

Me llama la atención, particularmente, la presencia de Jorge de León y Alejandro del Cerro, quienes se reparten las catorce funciones ejerciendo de Príncipe Sergio. Un papel este que si bien dispone del "bombón" de toda la partitura "Es delicada flor..." no cuenta con ningún otro momento brillante para el tenor. Ni romanzas, ni dúos. Tras su aparición de lucimiento en el concertante del primer acto, se despide con una frase brevísima, para reaparecer en el concertante final, donde interviene con otras seis frases muy cortas.

Y aun cuando en algunas grabaciones discográficas se antepone el nombre del tenor al del barítono -el verdadero primer protagonista masculino de la obra- su presencia tanto escénica como cantada es incluso inferior a la de los personajes cómicos.

Contar con estos nombres y voces para rol tan escueto eleva, sin duda, la categoría del Teatro de la Zarzuela, al confeccionar sus repartos.

Por su trayectoria mediática -más que por la de cantante- destaca la presencia de Ainhoa Arteta, quien se vestirá de Katiuska solo en las dos primeras funciones. Las doce restantes se las reparten Rocío Ignacio y Maite Alberola.

Angel Ódena alternará como Pedro Stakoff con Carlos Álvarez. El primero es un barítono muy habitual cada temporada en el Teatro de la Zarzuela, mientras que Álvarez -el más internacional de nuestros barítonos durante los últimos 25 años- volverá a protagonizar una obra en escena, tras su debut en este mismo escenario en 1991, con La del manojo de rosas. En las últimas temporadas el barítono malagueño ha cantado La marchenera y La tempestad, pero en versión de concierto. Su deseo, expresado públicamente, de poder interpretar una zarzuela completa lo verá cumplido ahora, con siete de las catorce funciones programadas. ¡Qué maravilloso hubiera sido disfrutar de su arte en la producción de Maruxa de la temporada pasada!

Sin duda su presencia en esta producción avala el prestigio artístico que el Teatro de la Zarzuela se ha granjeado en los últimos años.

Lo mismo podríamos decir de Jorge de León, tenor canario que comparte con su paisano Celso Albelo, y el jerezano Ismael Jordi, el cetro de los tenores españoles más solicitados actualmente en los primeros teatros operísticos del mundo.

 

El estreno se emite por facebook.live

Novedad importante de este inicio de temporada es que la función de estreno, la del jueves día 4 a las 8,00 de la tarde, se podrá seguir a través de facebook.live, con acceso gratuito.

Quizá sea esta una de las consecuencias positivas para el público en general, derivada del apoyo prestado a las movilizaciones llevadas a cabo por los empleados del Teatro de la Zarzuela, como consecuencia de su anunciada absorción por el Teatro Real.

De hecho, la última función de la temporada pasada ya se emitió por facebook, con una audiencia que rebasó todas las previsiones, lo cual, sin duda, habrá ayudado a repetir la experiencia.

Se pudo ver y escuchar la divertida comedia musical, revista u opereta -como se prefiera llamarla- 24 Horas mintiendo, en una producción espectacular. El portal web del teatro la mantuvo durante algunos días. Actualmente se puede localizar en youtube y en alguna otra página especializada, como por ejemplo Lanuevazarzuela.

 

Katiuska abrió nuevos caminos a la lírica española

Katiuska fue la primera zarzuela a la que puso música Pablo Sorozábal, cuando todavía estaba en Alemania, donde vivió alrededor de diez años. Aun siendo su debut dentro del género, el músico vasco ya evidenció una personalidad y carácter poco habituales. En lugar de poner música al primer libreto que se le ofreciera, a sus libretistas Emilio González del Castillo y Manuel Martí Alonso -el primero de ellos muy bien situado dentro del teatro lírico- se permitió exigirles que no quería una obra al uso. Es decir, no queria una zarzuela de ambiente rural español, que es lo que mandaba por entonces -La parranda, en Murcia, La del soto del parral y La picarona, en Segovia, El cantar del arriero, en Zamora, La pícara molinera, en Asturias, La fama del tartanero, en Cádiz, La rosa del azafrán, en La Mancha...-. De ahí que el argumento se centrase durante la revolución rusa, cuando el pueblo obligó a emigrar a la burguesía y la nobleza, desarrollándose toda la acción en una posada fronteriza, entre Rusia y Ucrania.

Y aunque no es una obra de enredo propia de las operetas vienesas o parisinas, sus ritmos diversos sí la acercan. El vals "Rusita, rusa divina", la marcha "Cosacos de Kazán", el modernísimo baile americano foxtrot "A París me voy", junto a las danzas de inconfundible sabor soviético como la del "Ucraniano de mi amor", o las segundas partes del dúo "Por San Vladimiro de la alegre romería..." y de la romanza del barítono "La mujer rusa no es juguete de placer...", junto a otros pasajes corales que evocan a Los remeros del Volga.

Pero Katiuska, en su estreno el 28 de enero de 1931, en el Teatro Victoria de Barcelona, presentó otra novedad nunca dada en el mundillo de la zarzuela española. La obra se grabó antes de ser estrenada, en concreto durante el mes de diciembre de 1930, pudiendo escucharla el público cuando salía de la representación, por medio de altavoces instalados al efecto en el vestíbulo del teatro. Hasta el mes de febrero no se puso a la venta. En principio fueron cinco discos. En marzo se añadieron otros dos, que contenían los fragmentos modificados. El álbum definitivo de siete discos tenía un precio de 78 pesetas. ¡Inalcanzable para cualquier trabajador de la época, que además debía disponer de un gramófono!

78 pesetas de 1931 equivaldrían hoy en día a unos 115 euros. Pero ¿quién disponía en 1931 de 78 pesetas para caprichos o aficiones en España?

Este álbum de siete discos de los de pizarra, cuya velocidad era de 75 revoluciones por minuto, -verdadero tesoro para coleccionistas- fue reeditado en disco compacto en 1998, por el sello Blue Moon Serie Lírica, pudiendo adquirirse por 12 euros.

Y es un verdadero tesoro, porque encierra las versiones originales del foxtrot "Canta saxofón", convertido después en "A París me voy", la delicada romanza "Balalaika", transformada en "Noche hermosa", o parte del concertante final, cuyo canto a la tierra del barítono fue igualmente modificado en su texto. Además el CD incluye la romanza inicial del barítono "Canto a la patria", que no se modificó, simplemente quedó suprimida, y nunca se interpreta. Quizá porque tras la guerra cantar alabanzas a la patria rusa aquí en España debió estar prohibido.

De hecho la obra se tituló en principio Katiuska o la Rusia roja, nombre que derivó posteriormente en Katiuska, la mujer rusa.

Llámese como se quiera, lo cierto es que la zarzuela española iniciaba un periodo de renovación, que tuvo en el propio Sorozábal a su más firme adalid. Baste recordar que poco después estrenó La isla de las perlas, obra que se desarrolla en las Islas Hawai, a la que siguió La del manojo de rosas, con un mecánico de coches y motos y un aviador (piloto de aviación) de protagonistas. Su modernización del género siguió después de la guerra, con títulos como Don Manolito, cuyo primer acto se desarrolla en la estación de esquí de Navacerrada, y donde el deporte en general y el fútbol en particular relegan a los toros.

Y es que Sorozábal además de ser un gran compositor gozaba de una preparación teatral muy notable, fruto de sus años de estudio en Alemania, la cual fue quedando patente conforme avanzaba su carrera.

 

Un segundo acto renovado

Fruto de su visión de futuro, y producto de su carácter inconformista, el segundo acto de Katiuska fue modificado, tras la noche de su estreno, por imperativo del propio Sorozábal a sus colaboradores.

La obra original, dividida en dos actos, ubica el segundo en un cabaret de París, donde nobles rusos, de los que que han conseguido huir, trabajan como chóferes, camareros, camareras, bailarinas. Tras el entusiasmo que despertó en el público el primer acto, no ocurrió igual en el segundo.

Por ello, y sin apenas dormir aquella noche tras la función, Sorozábal y sus colaboradores estuvieron reunidos hasta las seis de la madrugada en una cafetería que estaba abierta las 24 horas del día. Se volvieron a reunir al mediodía planteándoles el músico la necesidad de renovar dicho segundo acto. Esto era algo nada habitual en la zarzuela, pero muy propio de las mejores óperas. El mismísimo Verdi las retocaba, las veces que hiciera falta.

A Sorozábal le acabó de convencer que era necesario hacer algo, la opinión del limpiabotas que le atendió en la misma cafetería, poco antes de desayunar con sus colaboradores, los libretistas. Y esa opinión de personaje tan humilde, pero gran conocedor del género, como todo habitual del "gallinero" en los teatros, imperó a la hora de proceder a la renovación.

Según relata Sorozábal en sus memorias, tras la función del segundo día, y de madrugada, se pusieron manos a la obra. Cuando el segundo acto estuvo acabado ya se habían dado unas cuarenta representaciones de la obra original. No especifica el maestro si fueron cuarenta días, pues igual había función del mismo título tarde y noche.

Sí dice que una pareja de novios, amigos de Marcos Redondo, protagonista del estreno, acudían a diario ocupando siempre las butacas centrales de la primera fila. Tras las representaciones barcelonesas, Katiuska se presentó en Zaragoza. Y allí estaban los señores de la "Katiuskitis" el día del debut.

 

 

1*

En 2009 se lanzó al mercado en formato DVD una de las representaciones del Teatro Arriaga de Bilbao de septiembre de 2008.

En esta grabación se produjo una circunstancia muy curiosa, con un "cortar y pegar" en el audio al final de la romanza La mujer rusa. Justo donde el barítono dice "... y el honrar a las mujeres y el honrar a las mujeres..." aquí se corta la grabación en vivo y se añade el agudo de la que registró en disco, en 1968, Manuel Ausensi: "...siempre fue deber..." y en lo ultimo "... de honor" se funde la voz de Ausensi con la de Ódena.

Puedo asegurar que algunos meses después de haber salido al mercado la grabación, el mismo barítono tarraconense desconocía tal circunstancia.

En opinión de personas presentes en la función donde se registró la grabación, ese agudo final Ódena lo dio sin problema alguno, con limpieza y su potencia habitual.

 

2*

En el terreno operístico Ainhoa Arteta (Tolosa, Guipúzcoa) ha actuado recientemente en Nápoles. Durante la temporada que comienza está prevista su presencia en el Liceo de Barcelona, el Palacio Euskalduna de Bilbao y la ópera de Tel Aviv, entre otras muchas actuaciones, mayormente en concierto.

Maite Alberola (Valencia) acaba de cantar Aída en Italia, y tras su Katiuska le espera Turandot en el Real de Madrid.

Por su parte Rocío Ignacio (Sevilla) viajará al Cervantes de Málaga y Génova. En 2016 debutó en la ópera del emirato árabe de Dubai, siendo la primera soprano española que ha cantado en este país, uno de los mayores emporios de los "petrodólares".

Carlos Álvarez (Málaga) ha actuado recientemente en Viena y Torino. Su agenda, repleta, continuará tras Madrid en Londres, Barcelona, Viena de nuevo y Tokio.

Angel Ódena (Tarragona) protagonizará varias óperas en Oviedo, Pamplona y el Real de Madrid, así como La tabernera del puerto en Sevilla.

A Jorge de León (Santa Cruz de Tenerife) cuyas actuaciones más recientes le han llevado a Viena, Milán y Tokio, le esperan en Berlín, Hamburgo, Liceo de Barcelona y Génova.

Igualmente densa es la agenda del director musical Andrés García Calvo (Madrid). Viena, la ciudad alemana de Chemintz con varias producciones, Barcelona y París, son algunos de los lugares que visitará esta temporada.

Tampoco descansará mucho, que digamos, el regista ovetense Emilio Sagi. De entre su más que apretado calendario, destacamos la presencia de sus producciones en Lituania, Bolonia, Toulouse, Nápoles y el Palau de les Arts de Valencia.

Como se puede apreciar la calidad de los intérpretes y directores que presenta la Katiuska del Teatro de la Zarzuela no tiene nada que envidiar a los elencos de los teatros de ópera más importantes.

 

Fonografía-Discografía.

1930 – Sello Regal.

Marcos Redondo, Felisa Herrero y Amparo Albiach.

Coro y orquesta dirigidos por Pablo Sorozábal.

Contiene los cantables originales de la obra antes de ser modificado su segundo acto.

1932 – Sello Odeón.

Angeles Ottein, Lura Nieto, Marcos Redondo, Enriqueta Serrano, Augusto Gonzalo, Angel de León, José Acuaviva y Luis Bori.

Orquesta y coros dirigidos por Pablo Sorozábal, Concordio Gelabert, Antonio Capdevila y Miguel Puri.

1998 – Reedición -

Estas grabaciones y algún otro fragmento registrado en 1931, se han reeditado conjuntamente en formato CD por el sello BlueMoon Lírica.

1958- Sello Hispavox.

Pilar Lorengar, Renato Césari, Alfredo Kraus, Enriqueta Serrano, Manuel Gas, Selica Pérez Carpio, Francisco Maroto, Ana María Fernández, Francisco Maroto y José Marín.

Coro Cantores de Madrid. Director José Perera.

Orquesta de Conciertos de Madrid. Director Pablo Sorozábal.

1967-Sello Columbia.

Ana Higueras Aragón, Antonio Blancas, Julián Molina, Conchita Laya, Luis Frutos, Alicia de la Victoria, Ramón Regidor y Adelardo Curros.

Coro Cantores de Madrid. Director José Perera.

Orquesta Sinfónica. Director Pablo Sorozábal.

1968-Sello Columbia.

Doble disco LP, con los mismos cantantes, que incluye los diálogos interpretados por actores:

Ana María Vidal, Vicente Haro, Fernando Guillén, Julita Trujillo, Antonio Martelo, Maria Luisa Arias, Paquito Cano, Alfonso del Real, Manuel Dicenta, Florinda Chico, Modesto Blanch, Andrés García Martí, Salvador Castelló, Joaquín Molina y José Carpena.

1969-Sello Zafiro.

Isabel Penagos, Manuel Ausensi, Julio Julián, Alicia de la Victoria, Luis Frutos, Carmen Rodríguez Aragón, Eduardo Fuentes y Juan del Castillo.

Coro Cantores de Madrid. Director José Perera.

Orquesta Sinfónica. Director Pablo Sorozábal.

 

Filmografía.

1995. Producciones José Luis Moreno. Miramón Mendi.

Representación del Teatro Calderón de Madrid.

Carmen Rodríguez, Carlos Mariño, Amelia Font, Pepa Rosado, Rafael Lledó, Enrique del Portal, Pedro Pablo Juárez, Pepe Ruiz, Nacho esteban, Antonia Pantoja y Santiago Muriente.

Orquesta y coro del Teatro Calderón de Madrid. Director José Antonio Irastorza.

 

2009. Fundación de La Zarzuela Española.

Representación del Teatro Arriaga de Bilbao. Septiembre de 2008.

Maite Alberola, Ángel Ódena, Milagros Martín, Enrique Baquerizo, Trinidad Iglesias, Mikeldi Atxalandabaso, Jon Plazaola y Lander Iglesias.

Sociedad Coral de Bilbao. Orquesta Sinfónica de Bilbao. Director David Jiménez Carreras.

Director de escena Emilio Sagi.

Escenografía Daniel Bianco.

Vestuario Pepa Ojanguren.

Iluminación Eduardo Bravo.

Coreografía Nuria Castejón.

Producción del Teatro Arriaga de Bilbao en coproducción con:

Teatro Español de Madrid. Teatro Campoamor de Oviedo y Teatro Calderón de Valladolid.

 

Datos extraídos de:

Historia del Teatro de la Zarzuela de Madrid.

Emilio García Carretero. Fundación La Zarzuela Española.

Volumen II. 2004. Volumen III. 2005.

Pablo Sorozábal Mi vida y mi obra.

Fundación Banco Exterior. Madrid 1986.

KATIUSKA La mujer rusa.

Cuadernillo de la reedición en CD de las grabaciones originales de los años 1930-1931-1932. BLUE MOON -SERIE- LÍRICA. 1998.

J.Colina y Antonio Massísimo.

Medios periodísticos y páginas web citadas en el artículo.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Elías Bernabé Pérez

Simplemente aficionado a la música clásica, tradicional, ópera y zarzuela. Como zarzuelista realizó programas en Radio Elda durante más de 25 años, siendo asiduo conferenciante de las Aulas de la 3ª Edad de Elda. Ha impartido conferencias en el Club Información, Ámbito Cultural de El Corte Inglés, CaixaGalicia en Ferrol, Casino de Monóvar y ADOC de Elda.

Ha sido presentador-mantenedor de un gran número de galas, conciertos y homenajes a personajes del mundo lírico, en Petrer, Elda, Murcia, Abarán y Alicante. Pertenece a la Asociación Pro Género Lírico Español, con sede en Madrid. En ella participó activamente en su proyecto, no fructificado, de crear una Federación Nacional de Zarzuela de Agrupaciones de Aficionados.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir