SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2411
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Imagen de Pablo Aguilar, invidente, y Urko Carmona, que no tiene una pierna, escalando | Jesús Cruces.

El montañismo no tiene barreras, ayer mismo lo demostró por segundo año consecutivo Cuentamontes, entidad que organizó la subida al Cid, montaña que luce imponente ante el Valle del Vinalopó, para ocho personas con diversidad funcional.  El grupo se dividió en dos: uno subió por una de sus sendas y el otro por la cara norte de la montaña, escalando la vía Ferrata, a base de fuerza, voluntad y valentía. En este grupo se encontraba el escalador con un solo pie, Urko Carmona, y un invidente total, Javier Aguilar, quienes escalaron con maestría por la empinada pared hasta la cumbre.

Son muchas las personas que a diario, sobre todo el fin de semana, suben hasta la cima de la montaña que corona el valle para disfrutar de una jornada deportiva y unas vistas únicas: por un lado, toda la provincia hasta la costa; y por el otro, el valle a sus pies. Por ello, desde Cuentamontes han querido demostrar que la montaña no tiene barreras y que si se quiere, se puede. Así Cuentamontes ha cumplido el sueño de ocho personas, cuatro de ellas con diferentes problemas visuales y otras cuatro con movilidad reducida, de ascender esta emblemática cima en las segundas Jornadas de Montañismo Inclusivo. La actividad ha sido todo un éxito, pues la participación se ha duplicado respecto al año pasado, cuando subieron el monte Bolón de Elda, pasando de 70 a más de 130 personas.

Si el año pasado fueron cinco las personas con discapacidad las que subieron a Bolón, este año la cifra ha alcanzado los ocho. Esto ha sido posible gracias a la ayuda de los voluntarios del Grupo de Rescate de Intervención en Montaña, GREIM, de la Guardia Civil, de la Escuela Valenciana de Alta Montaña, Pandetrave de la federación castellanoleonesa y de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Martí que altruistamente ayudaron a cumplir este gran reto con éxito. También se contó con la colaboración de Bomberos -fueron en helicóptero-, Cruz Roja, Protección Civil y el grupo de Vallada Caza Retos


Aguilar sube con la ayuda de su guía | Jesús Cruces.

Una decena de personas escalaron hasta la cima a través de la conocida vía Ferrata, una de las más duras de la zona. En esta subida participaron Urko Carmona, triple campeón de España de escalada con una pierna, y el invidente total Javier Aguilar, que se guiaba con las manos. Con un esfuerzo casi titánico, subieron con más soltura y seguridad que algunos de sus acompañantes, prueba de que a veces las barreras las pone la mente y no el cuerpo. Metro a metro fueron subiendo hasta llegar a la cumbre, y con cada paso demostraron que lo más importante es la ilusión. En esta actividad también se pudo ver al alcalde de Elda, Rubén Alfaro, que subía la vía Ferrata por segunda vez.

La actividad duró más de cinco horas de la mañana de ayer domingo. Tanto la subida como la bajada a pie hasta la cumbre del Cid fue lenta pero segura, pues una media de cinco personas tiraban de cada una de las cinco sillas joelette -con dos barras delante y dos detrás y una única rueda central como punto de apoyo- en las que se trasladaron a las personas con movilidad reducida. Entre ellas también subieron cuatro personas con diferentes grados de ceguera ayudadas cada una de ellas por dos guías a través de una barra de dirección.

La concentración era máxima y se reflejaba en las caras de los voluntarios, pues las pequeñas y grandes piedras que se encontraban por el camino les hacian dar algún tropezón, pero subiendo en cadena y dándose apoyo en grupo consiguieron subir con seguridad. Durante todo el tramo bromearon y se mostraron felices de ayudar a cumplir uno de los sueños que estas personas hasta hace poco creían inalcanzable.


Foto de grupo en lo alto de la montaña | Jesús Cruces.

 Así alcanzaron la cumbre de la imponente montaña tras un esfuerzo hercúleo, en total llegaron a la cima más de un centenar de personas, prueba de que esta actividad de Cuentamontes se está arraigando en el valle. Entre ellos se encontraba la alcaldesa de Petrer, Irene Navarro, y los ediles María Salud Sánchez, David Morcillo y Consolación Freire.

El objetivo está sobradamente cumplido, pues era demostrar que es cuestión de voluntad, explica el presidente de Cuentamontes, Juan Manuel Maestre, quien ha asegurado que está feliz por el resultado. “Este año se han contabilizado unas 150 personas, estoy muy satisfecho porque hemos demostrado que se puede, esto es un escaparate, la ciudadanía debe entender que hay gente que nos necesita y que tenemos que ayudar. El altruismo no es más que una palabra, quizá hasta soy egoísta, porque lo hago porque me siento muy bien ayudando”. Así espera que el montañismo inclusivo en el valle no se quede en una actividad anual sino se haga a lo largo de todo el año, que las familias y amigos suban a las montañas de la zona sin dejar abajo a sus seres queridos con diversidad funcional. Por ello donarán sillas joelette y guías a los parques de montaña para que la ciudadanía los pueda usar, también han formado en ello a 30 personas.

La iniciativa de esta actividad partió del grupo Cuentamontes, con Juan Manuel Maestre a la cabeza y del Ayuntamiento de Elda, con Rubén Alfaro como principal promotor, coincidiendo con el Día Internacional de la Discapacidad, que se celebra hoy 3 de diciembre. Alfaro en la cima del Cid dijo que fue un día magnífico de convivencia que disfrutaron todos, “en esta ocasión dos personas, Urko y Javier, nos han enseñado la capacidad de superación del ser humano al escalar El Cid. Es un día para poner de manifiesto que la montaña es accesible si se quiere”.

Por último, Urko Carmona, indicó que esta actividad es muy bonita “porque demostramos que los límites nos los ponemos nosotros, animo a la gente a que disfrute de la montaña, que es inclusiva”. Admite que el mayor problema de la sociedad respecto a los límites están en la cabeza: “Las personas son todas iguales, con distintos matices, se han de normalizar las diferentes discapacidades y afrontar cualquier reto. Por ello animo a todos a disfrutar de lo que les gusta, adaptándose a sus capacidades, y a las instituciones les pido que apoyen esta normalización, que además de eliminar barreras físicas se han de eliminar las mentales”, ha concluido.

Valle de Elda quiere agradecer la ayuda prestada por los miembros de Guardia Civil y Cruz Roja a sus trabajadores para poder cubrir esta actividad. 

 

La jornada en imágenes

img_0498
img_0610
img_0615
img_0675
img_0721
img_0756
img_0762
img_0770
img_0788
img_0823
img_0882
img_0892
img_0896
img_0905
img_0954
img_0977
img_1003
img_1005
img_1006
img_1007
img_1008
img_1045
img_1052
img_1074
img_3971

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir