SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2218
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La bendición de las banderas festeras se ha hecho ante los tres santos en el altar.

La iglesia de Santa Ana acogió ayer un momento histórico para la ciudad, Fiestas Mayores y Moros y Cristianos se dieron la mano y por primera vez las imágenes la Virgen de la Salud y el Cristo del Buen Suceso, y San Antón compartieron el altar mayor con  motivo del 75 aniversario de las fiestas de la cruz y la media luna. Una vez más las calles de Elda se llenaron de colorido gracias a los trajes festeros y del olor a pólvora. Aunque el cielo amenazó lluvia durante toda la tarde, no fue hasta que la imagen entró a su ermita de nuevo cuando cayeron sobre Elda unas gotas.

Para conmemorar esta efeméride, los Moros y Cristianos escribieron un nuevo capítulo de su historia cuando las banderas de las nueve comparsas y de la Junta Central recibieron la bendición de los Santos Patronos, como ocurriese hace 75 años con motivo de la recuperación de la fiesta. Tanto la imagen de San Antón como la ermita fueron decorados con espliego, planta que desprende el aroma característico de las Fiestas Mayores de Elda, que este año celebran 415 años. Precisamente, la presencia de las imágenes de los Patronos se ha alargado en el nuevo trono tras el novenario para este acto.

La pólvora fue sin duda la protagonista de la tarde de ayer, pues abrió y cerró el acto que han denominado De las banderas, pese a todos los problemas que está generando el elevado coste del material explosivo, que asciende a 48,50 euros el kilo. De hecho, dispararon unos 150 tiradores de los 300 que se esperaban, y los arcabuceros de la comparsa Piratas decidieron no tirar en señal de protesta ante lo que toda la fiesta considera un “precio abusivo”.

San Antón salía a media tarde de su ermita con una salva de arcabucería atronadora y el aplauso de los asistentes. Seguidamente comenzó el traslado del patrón festero hasta Santa Ana con un alardo que avisaba a la ciudad de que se avecinaba un momento que pasará a la historia, seguían las abanderadas y los presidentes junto a la Fanfarria Zíngara, también con trajes oficiales. Continuaba el patrón, portado a hombros por la Mayordomía de San Antón, y cerraban la comitiva los cargos festeros y municipales y la AMCE Santa Cecilia, que está en cada acto importante de la ciudad.


La imagen entró a su ermita en una salva de arcabucería.

En torno a las 19 horas se produjo el esperado encuentro de las tres imágenes, la Virgen de la Salud desde lo alto del nuevo trono, el Cristo  a sus pies y San Antón se reunieron en Santa Ana. Entonces comenzó una misa, presidida por el sacerdote Ginés Pardo, quien recordó que justo hace 75 años los Santos Patronos ya bendijeron esta fiesta que se ha convertido en la más multitudinaria de la ciudad.  

El presidente de la Mayordomía, David Guardiola, afirmó que los pioneros de la fiesta se sintieron movidos a recuperar los Moros y Cristianos en tiempos difíciles y se recordó a los primeros comparsistas que en la parroquia vieron bendecir las primeras banderas. Además se rindió homenaje a la Mayordomía “que ha hecho un papel fundamental en los orígenes de la fiesta y en el esfuerzo de trasladar los valores del santo a la vida eldense”, según el presidente de la Junta Central, Pedro García. El reconocimiento lo recibieron todos los que han sido presidentes de esta entidad: Antonio Barceló, Miguel Ángel Escribá, José Garrigós, José Javier Santa, Liliana Capó y David Guardiola. La misa concluyó en un emotivo silencio con la bendición por parte del párroco de Santa Ana, Juan Agost, de las banderas de las nueve comisiones y la Junta Central.

El santo se trasladó entonces a una abarrotada Plaza de la Constitución, al espacio que normalmente ocupa durante las fiestas el castillo de Embajadas, y allí volvió a sonar el Idella, interpretado por la AMCE Santa Cecilia y cantada por cientos de eldenses a pleno pulmón. De fondo, en las ventanas del Ayuntamiento los presidentes ondeaban las banderas de las comparsas.Una vez concluyó el himno de la fiesta se procedió a un minuto de arcabuería en la calle Colón. El acto concluyó con el traslado de la imagen de vuelta a su ermita arropada por los festeros y eldenses. San Antón entró como salió, con la interpretación de “A San Antón” y una salva de arcabucería.

La tarde en imágenes

img_9063
img_9089
img_9115
img_9162
img_9302
img_9322
img_9337
img_9403
img_9418
img_9443
img_9468
img_9497
img_9507
img_9576
img_9592
img_9596
img_9638
img_9667
img_9670
img_9710

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir