SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 643
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El grupo cultural de montaña Cuentamontes creó en 2013 una sección de montañismo inclusivo para que las personas con alguna discapacidad física puedan subir a la montaña. La principal dificultad era conseguir una silla especial denominada “joëlette”, con una sola rueda central, debido a su elevado coste. La obra social de Caixapetrer entregó a Cuentamontes el pasado viernes la primera silla de este tipo que existe en la zona.

El director de Caixapetrer, Miguel Ángel Erades, hizo entrega de la silla “joëlette” a Juan  Manuel Maestre, presidente de Cuentamontes, en un acto que se celebró en el salón de actos de la entidad en Petrer.

Para llevar esta silla se necesitan varios voluntarios, que deben realizar un gran esfuerzo físico. Juan Manuel Maestre explicó la necesidad de que surjan voluntarios que quieran ayudar a personas con discapacidad para subir a la montaña. Por otra parte, las dos ascensiones de montañismo inclusivo que Cuentamontes ha organizado en Elda y Petrer, han llevado a sus miembros a descubrir que las personas que discapacidad tienen mucho que enseñar sobre superación, por ello, entre sus objetivos figura sensibilizar a la sociedad de que las barreras no existen en realidad. Con este objetivo, así como el de buscar voluntarios, Cuentamontes presentó en el mismo acto celebrado en el salón de actos de Caixapetrer el libro titulado Cordabarras y Sherpajoëlettes. Una aproximación al montañismo inclusivo, escrito por cinco autores, todos ellos voluntarios de Elda, Petrer y de otros lugares de España. La edición del libro está a cargo de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Petrer.

La sección de montañismo inclusivo de Cuentamontes comenzó a gestarse en 2013 y ha organizado dos ascensiones en Elda y Petrer, una a Bolón y otra al Cid, donde colaboraron voluntarios de la Universidad Católica de Murcia y del Club Pandetrave de León, que llevaron las sillas “joëlette” y las barras de dirección para personas invidentes.

En el acto se presentó el documental “¡Valió la pena!”, sobre esta ascensión al Cid.

Juan Manuel Maestre dio las gracias a las personas que ha acompañado al monte y que sufren alguna discapacidad porque “nos han enseñado los auténticos valores de superación que siempre han estado en los montañeros”. Algunos de ellos estuvieron presentes en este acto.

Maestre indicó que cederán la silla será a quien la necesite, de hecho ya se la han pedido para una ascensión al Teide. También indicó que han organizado un curso de una jornada de duración para las personas que quieran ser voluntarios de la sección de montañismo inclusivo de Cuentamontes.

[Dentro noticias] serlicoop coronavirus

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir