Imprimir
Visto: 6580

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Las piscinas municipales no han abierto todavía hasta que se pase a la Fase 2.

Los baños en las piscinas son una de las formas preferidas para evadir el intenso calor cada verano, pero la crisis del coronavirus deja en espera tanto la decisión de abrir como su nuevo funcionamiento. Dependiendo de los requisitos que exija el gobierno, algunas podrán abrir con limitaciones y otras mantenerse cerradas, aunque se trabaja para que esto no ocurra, ya que las autoridades estudian cómo adaptarse a las circunstancias.

El problema reside en que, al no conocerse las condiciones con las que deben abrirse, aún no se sabe si las piscinas municipales de Elda y Petrer podrán cumplir la normativa, así como en las del Centro Excursionista Eldense y del Club de Campo. Todo apunta a que tanto fuera como dentro del agua la población deberá mantener a dos metros de distancia, así como que la capacidad será menor y el uso de los vestuarios cambiará, aunque hasta que el Gobierno no anuncie las medidas oficiales, no hay nada seguro. La cuestión será cómo mantener las distancias, puesto que en el agua el cloro desactiva el virus

“La intención es abrir las piscinas San Crispín claro, pero depende de las condiciones que pidan, y de si tenemos la capacidad para habilitar las instalaciones y de contratar al personal que se pida”, explica el concejal de Deportes de Elda, Fernando Gómez que es prudente en estos momentos complicados y afirma que hasta que no tenga conocimiento de cómo actuar en la fase 2, a la que ya han llegado algunas provincias, no puede tomar ninguna decisión al respecto.

También desconocen en el Centro Excursionista Eldense cuándo podrán abrir: “Queremos que sea cuanto antes, esperamos las medidas que se concreten porque salen recomendaciones de las distintas asociaciones pero de momento no sabemos cuáles van a ser los protocolos oficiales”, explica el presidente del Centro Excursionista Eldense, Rogelio García.

En Petrer, la concejala de Deportes, Patricia Martínez, tiene previsto reunirse en dos semanas con los gestores de la piscina municipal para valorar la fecha de apertura y las medidas que tomarán una vez entren en la siguiente fase. Una de las opciones que valora es no abrir los vestuarios si tuviesen aforo "porque pueden formarse colas de gente y no valdría la pena". Sin embargo, Martínez no puede asegurar nada puesto que “todo sigue en el aire”.

El Club de Campo de Elda sí tiene previsto abrir y, según el director deportivo, Paco Torres, será a finales de junio. “Al ser un club pequeño no hay problema para su reapertura pero tenemos que acotar unas zonas para cada persona o grupo de personas que vayan juntas”. También dice que el problema tendrá que ver con los cursos de verano porque “son muchos niños los que se inscriben y tendremos que reducir el número de participantes”.

Paco Torres afirma que ya han reabierto parte de las instalaciones como el gimnasio o las pistas de tenis, con sus correspondientes medidas de seguridad, y que ahora trabajan para la apertura de las piscinas. Para ello van a seguir los protocolos de desinfección que les indica la empresa que gestiona la piscina del Club de Campo así como las recomendaciones del Ministerio de Sanidad.

Entre los protocolos de desinfección que estipula la empresa de gestión de la piscina del Club de Campo se encuentra la utilización de generadores de ozono, termómetros o alfombrillas de desinfección de calzado y el control de acceso a las instalaciones, entre otros. En cuanto a las recomendaciones del Ministerio de Sanidad establecen la distancia mínima de dos metros, ventilación en espacios cerrados y mayor limpieza y desinfección del mobiliario. También un control en la desinfección de manos y calzado de los usuarios.


Las medidas de seguridad se tomarán sobre todo en las zonas comunes.

Etiquetas