SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1740
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
López describió las singularidades del retablo, a sus espaldas | Jesús Cruces.

La parroquia de la Inmaculada de Elda acogió ayer una conferencia a cargo del historiador de arte Víctor Manuel López Arenas, dentro del ciclo Art en valor, quien descubrió a los eldenses las singularidades del Retablo de la Inmaculada Concepción, obra de Arcadi Blasco. Al acto acudió cerca de medio centenar de personas que pudieron conocer en profundidad tanto la obra como la vida del artista y escultor alicantino.

López ofreció a los asistentes una clase magistral del arte contemporáneo religioso europeo y español de los siglos XIX y XX, siglos en los que se promovió la renovación artística de las iglesias. El conferenciante recalcó la importancia que supone para Elda contar con este retablo, pues es la única obra religiosa que creó Arcadio Blasco en la Provincia de Alicante. 

El Retablo de la Inmaculada de la Concepción fue creado en 1959 y está conformado por nueve paneles en los que el escultor detalla los sucesos más importantes de la vida de la Virgen, como son el anunciamiento o el nacimiento de Jesús. Víctor López relató que Blasco decidió elaborar el retablo gracias a la amistad que le unía con el párroco de la iglesia de la Inmaculada por aquel entonces, Joaquín Martínez Valls, quien decidió modernizar la iglesia.

Esta actividad, que ha sido impulsada en la ciudad por el Centro de Estudios Locales del Vinalopó, CEL, fue organizada por el instituto Juan Gil-Albert. En este acto también participaron el director del Museo del Calzado y cronista de Elda, Gabriel Segura; el director del instituto Juan Gil-Albert, José Ferrándiz; y la directora de la sección de arte del centro, Juana María Balsalobre.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir