SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 6433
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Cientos de personas llenaron un año más la "calle del Marqués" | Jesús Cruces.

La "Embajá de la calle del Marqués", se celebró ayer con una gran afluencia de público en su lugar de origen, la calle Méndez Núñez. Cientos de personas no dudaron en arropar este singular y divertido acto que hace reír a niños y mayores. La calle estuvo abarrotada de público y al ser un espacio más reducido que la calle Colón, acogió a un menor número de personas.

Este acto es una parodia a las Embajadas Cristiana y Mora, donde el Grupo Humorístico de la "Embajá" representa el enfrentamiento entre los dos embajadores por conseguir Elda. En esta 15ª edición se han tratado temas como las conexiones a la luz ilegales que se producen en el barrio Almafrá; la visita de la Legión Fundación Tercio de Extranjeros por el 25 aniversario del Cristo del Buen Amor, que "más que tercio podían ser quintos" debido a su edad; la bajada con luces LED desde Bolón; del amplio perímetro de seguridad que se colocó en torno a Santa Ana durante las fiestas de septiembre para el lanzamiento de la tradicional palmera con caña e incluso del característico cohete que toda Elda escucha cuando marca el Barcelona FC.


Una vez más decenas de personas participaron en este acto | Jesús Cruces.

Por supuesto, durante la "Embajá" se habló sobre la vuelta de este acto a su lugar de origen, y "la hostia tan grande" que les dio la Junta Central de Comparsas al votar por mayoría en contra de su inclusión como acto oficial de las fiestas. Este grupo lamentó, en tono de humor eso sí, que "tras 15 años pensando que ayudábamos a la fiesta, la Comisión y la Junta Central nos han tirado un cubo de agua fría, pero no importa, seguiremos siendo un acto alternativo a la fiesta, seremos un tallerico clandestino de los Moros y Cristianos".

La "calle del Marqués" se llenó de cientos de eldenses que rieron y disfrutaron durante cerca de media hora con el singular humor de este acto, que no teme hablar de los  temas más controvertidos de la actualidad local. 


El público aplaudiendo al final de la Embajá | Jesús Cruces.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir