SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 11116
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La confluencia entre las calles Juan Carlos I y Jardines era un ir y venir de pasacalles | Jesús Cruces.

Elda disfrutó ayer de su última noche de Moros y Cristianos. Miles de festeros tomaron las calles de la ciudad para aprovechar al máximo las últimas horas de fiesta, en una jornada en la que olvidan el cansancio acumulado tras cuatro intensos días dedicados en cuerpo y alma a sus Moros y Cristianos para no desperdiciar ni un solo minuto. Las últimas horas nocturnas de los Moros y Cristianos cada año son por y para los eldenses, pues los visitantes se marchan y solo quedan los festeros, que ataviados con prendas de las nueve comparsas oficiales disfrutan en la calle y cuartelillos hasta el amanecer de la noche final.

Con el paso de los años los eldenses están arraigando una tradición en su última noche festera: los cuartelillos contratan a bandas musicales para realizar pasacalles por el centro de la ciudad, invitando a todo aquel que se encuentran a unirse a ellos para bailar y disfrutar. Tal fue el número de bandas en las calles que en la confluencia entre las calles Juan Carlos I y Jardines, o en la Plaza de la Constitución, frente al Castillo de Embajadas, los festeros tenían que cederse el turno, de modo que esperaban bailando y cantando melodías como La Campanera o incluso el pasodoble Idella, para no interrumpirse los unos a los otros y poniendo de manifiesto la fraternidad que existe entre ellos.


El "Asalto al Castillo" del cuartelillo La Caverna congregó a cientos de personas | Jesús Cruces.

Un ejemplo fue el cuartelillo "La Caverna", que acompañados por cientos de amigos, conocidos e invitados realizaron su ya tradicional pasacalles desde su sede, situada en la calle Príncipe de Asturias, hasta el Castillo de Embajadas. Bajo el título "Asalto al Castillo" fueron avanzado en esta singular actividad en la que contaban, además de con una banda, con su estandarte y con sus propios capitán y abanderada. En su recorrido recrearon las Entradas Mora y Cristiana y ya a las puertas del Castillo, el Idella A San Antón.

Parece que la noche del domingo es la de las tradiciones, pues un año más los Musulmanes se reunieron en una gran verbena en el jardín del Casino Eldense para disfrutar junto a todos aquellos ciudadanos que quisieron acompañarles en una gran fiesta ambientada por DJ Pepino and Crawford.

Los cuartelillos también acogieron sus propias actuaciones musicales, como Ziros en la calle Campoamor, que disfrutó de la actuación del grupo eldense Superhits.

Una despedida de soltera diferente

Las fiestas de Moros y Cristianos cada año atraen a más gente, prueba de ello es que este año un grupo de 14 amigas han decidido festejar la despedida de soltera de Tamara Cabarro, una joven calasparreña que se casará en una semanas. Cabarro no dudó en escoger Elda para disfrutar al máximo de su despedida en el mejor ambiente posible, asegura que "nunca he sido de cosas típicas, no creo que me pudiesen haber organizado una mejor despedida, estoy encantada, pues están siendo dos días estupendos".

Este grupo de amigas llegó a Elda el sábado por la mañana y se marchó en la noche de ayer, unas 36 horas en las que pudieron disfrutar de todos los actos y tradiciones eldenses como unas más, pues Cabarro afirma que "el cuartelillo de la escuadra Matamoros nos ha recibido con los brazos abiertos, incluso nos han dejado ropa festera para que podamos integrarnos al máximo en la fiesta, no podría pedir más". 


Un grupo de 14 amigas de Calasparra disfrutaron en Elda de una particular despedida de soltera | Jesús Cruces.

La última noche en imágenes

 

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir