SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2965
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

San Antón volvió a su ermita, donde estará hasta el próximo mes de enero | Jesús Cruces.

La imagen de San Antón recorrió las calles el centro de la ciudad para despedirse de Elda hasta el próximo año, cuando vuelvan a celebrarse las fiestas de Moros y Cristianos en su honor. El público se levantó en numerosas ocasiones para aplaudir al santo a su paso y lanzar vivas al patrón de estas fiestas. 

Cientos de festeros acompañaron al santo anacoreta desde las 18:30 horas, cuando su imagen salió del templo de Santa Ana acompañada por el bando moro que estuvo encabezado por las Huestes del Cadí, y seguido de los Moros Musulmanes, Moros Marroquíes y Moros Realistas. A continuación iba el bando cristiano, con los Contrabandistas, Cristianos, Estudiantes, Zíngaros y Piratas por las calles San Francisco, Pedrito Rico, Antonino Vera, José María Pemán, Dahellos, Ortega y Gasset, Nueva y Colón, hasta llegar a la Plaza de la Constitución frente al Castillo de Embajadas, donde algunas de las abanderadas de cada comparsa vertieron lágrimas por el fin de las fiestas. 


Las escuadras desfilaron con solemnidad en este último acto festero | Jesús Cruces.

Los capitanes y abanderadas iban a pie y han desfilado en medio de sus comparsas. Los Piratas portaban la imagen, que iba acompañada por las autoridades con el alcalde Rubén Alfaro a la cabeza, el concejal de Fiestas, Eduardo Vicente, los presidentes de todas las comparsas, así como de la Mayordomía, Liliana Capó, de la Junta Central de Comparsas, Pedro García, y numerosos sacerdotes de la ciudad.

Al concluir la Procesión, los Piratas trasladaron la imagen del Santo hasta su ermita, acompañados de decenas de festeros, donde le dieron tres vueltas y todos cantaron estrofas su himno. Antes de entrar en el templo, se disparó una alborada pirotécnica. A continuación llevaron el estandarte del Santo hasta la sede de la Junta Central en la calle Nueva, acto que puso fin a las fiestas de Moros y Cristianos de Elda de 2016. Una celebración que ha estado marcada por la participación de un 15 por ciento más de festeros, así como por la excelente organización y el brillante desarrollo de los actos.

Finalmente, los festeros acompañaron a sus capitanías hasta sus casas o sedes. Los capitanes y abanderadas mantendrán sus cargos hasta el próximo mes de enero, cuando se celebrará la proclamación de los nuevos representantes de las comparsas en el templo de Santa Ana.


El público se levantó ante la presencia del Santo Anacoreta | Jesús Cruces.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir