SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 59053
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los mil comparsistas musulmanes han participado en el boato | Jesús Cruces.

El innovador boato de los Moros Musulmanes inició ayer la Entrada Mora, en la que todos los comparsistas participaron formando diferentes bloques en lugar de escuadras, algo que nunca se había hecho en Elda. El negro y el amarillo formaron parte de este boato en el que participaron un millar de personas. Puntual a las seis de la tarde se iniciaba este imponente desfile, momento exacto en el que comenzó a caer unas gotas de lluvia, pero por suerte, el permanente cielo gris respetó la fiesta y solo cayó un chaparrón en el tramo final de Padre Manjón, que mojó solo a una pequeña parte de la comparsa de Contrabandistas, que sin miedo al agua completó el recorrido entre los aplausos del público. Además el viento también se levantó hacia el final del desfile, que tuvo una duración total de unas cinco horas.

Pero antes, y por segundo día consecutivo, el alcalde de Elda, Rubén Alfaro, el presidente de la Junta Central, Pedro García, el presidente de Santa Cecilia, Pedro Maestre, y la edil de Fiestas, Laura Rizo, recibieron a su paso en la tribuna de autoridades a la Asociación Musical Santa Cecilia que encabezaba el desfile y que levantó los aplausos del público.

Los Moros Musulmanes querían "algo que no se hubiera hecho nunca en las fiestas y que superase nuestros anteriores boatos", por ello y por primera vez en los casi 75 años de historia de los Moros y Cristianos en Elda, toda la comparsa formó parte del boato, que duró cerca de cuarenta y cinco minutos y que recreó la Entrada Triunfal del ejército moro a la ciudad tras la victoria, un viaje al pasado para todos.


Las escuadras Marroquíes han llamado la atención por su vistosidad | Jesús Cruces.

Miles de confetis amarillos lanzados desde numerosos balcones acompañaron en su camino a este boato, dejando una bonita imagen a su paso, pues tintó el cielo de amarillo Musulmán

Los Musulmanes crearon hace meses un "Tallerico" para diseñar los trajes y todos los elementos que lucieron los más de mil comparsistas y músicos, pues se han confeccionado a mano. En total se han cosido 2.655 metros de tela y los propios festeros han creado desde escudos guerreros, máscaras de negros, hasta capas, borlas de lana, bolsos de piel o babuchas.

Iniciaban el boato 40 tamborileros, encargados de anunciar la llegada del ejército musulmán y 16 jinetes recordaron que el ejército árabe utilizó desde muy pronto al caballo como animal de guerra. Todos ellos portaban banderas, amarillas, por supuesto, de las divisiones guerreras. El sonido de los tambores a lo lejos creó cierta alerta entre el público, pues creían que eran truenos.   


Las mujeres Realistas han desfilado con elegancia | Jesús Cruces.

El boato se dividió en cinco grandes bloques, con nombres inspirados en las tribus bereberes. Mundhires (jóvenes guerreros de origen bereber, tras años de batallas), Umaras (mujeres organizadoras del territorio en tiempos de guerra, disciplinadas y maestras), Ugilas (capturadas por el enemigo y huidas, estas mujeres guerreras luchan con más fiereza que ningún soldado), Largrawas (o la Guardia Negra, formada por esclavos o mercenarios negros del Senegal), y Salah-Ad- Dines (soldados profesionales y grandes luchadores expertos encargados de proteger a la máxima autoridad). Estos últimos eran los únicos que han lucido los trajes oficiales de la Comparsa. Al frente de cada gran bloque desfilaba un cabo batidor, que hacía ejecutar movimientos a los caballos. Cada uno contaba con dos caballos para no agotar en exceso al animal.

Como no podía ser de otra forma, la música fue una parte esencial de este boato, con piezas de cuatro compositores: Amando Blanquer Ponsada, padre de la música festera con Paco Verdú Any D'Alferes; Saúl Gómez Soler con Caid , una pieza poco utilizada muy peculiar; el eldense Ferrer Ferrán, con Entrada de Elda y Francisco Chico culminó el desfile con Elda Musulmana. Los festeros cantaban a pleno pulmón su canción, emocionando y despertando los aplausos del público. 

El capitán, Elías Poveda, desfiló montado a camello y la abanderada Virginia Lázaro a caballo, representando fielmente como lo hacían los tuaregs.

Tras los Musulmanes, el amarillo dio paso al color rojo. Los capitanes Marroquíes continuaron esta peculiar majestuosa Entrada Mora con elegancia. Así abrieron el camino a sus decenas de escuadras tanto adultas como infantiles. Continuaron los capitanes Realistas derrochando majestuosidad con unos vistosos trajes. Cerró el desfile el verde de las Huestes del Cadí dirigidos por sus capitanes a lomos de sendos caballos. Las tropas moras han vuelto a sorprender al público al lucir vistosos trajes en los que destacaban los adornos dorados, numerosas escuadras de "negros" así como vistosos colores. 

Continuó la marcha el bando cristiano, con Cristianos, Piratas, Estudiantes, Zíngaros y Contrabandistas. Así concluyó el segundo gran desfile que duró en torno a cinco horas en total. 


El Alfaroche Cadi con majestuosidad ha recorrido Elda | Jesús Cruces.

Ayer disfrutaron de este desfile en la tribuna de autoridades junto a Alfaro, el alcalde de Petrer, Alfonso Lacasa, el diputado nacional de Compromís, Joan Baldoví, el alcalde de Pinoso, Lázaro Azorín, el exacalde de Novelda, Mariano Beltrá, el alcalde de Dolores, José Joaquín Hernández, la senadora de Podemos, Vicenta Jiménez, la diputada de Compromís, Cristina Rodríguez, el edil de Turismo de Petrer, David Morcillo. También se encontraban representantes de la corporación municipal, de las fiestas de Moros y Cristianos y de diferentes colectivos de la ciudad. 

Los Moros y Cristianos finalizarán hoy, lunes 5 de junio, tras cuatro intensos días en los que la fiesta se ha adueñado de cada rincón de Elda. El primer acto tendrá lugar a las 10 horas, el Alardo de arcabucería del bando moro anunciará a la ciudadanía la proximidad de la Estafeta y Embajada Cristiana, que arrancará a las 11:30 horas en el Castillo de Embajadas. Los festeros cogerán energía durante el mediodía para disfrutar al máximo del último desfile los Moros y Cristianos de Elda, la Procesión de San Antonio Abad, a las 18:30 horas. Al acabar, se celebrará el traslado de la imagen del Santo a su ermita, pero antes de entrar en ella se disparará una alborada pirotécnica que pondrá fin a las fiestas de Moros y Cristianos de 2017. La ciudad comenzará a prepararse para un año importante, pues en 2019 sus fiestas más multitudinarias celebrarán su 75 aniversario que sin duda será muy especial.


Los festeros han lucido unos maquillajes asombrosos | Jesús Cruces.

La Entrada Mora en imágenes

img_0227
img_0448
img_0515
img_0540
img_0570
img_0584
img_0650
img_0652
img_0657
img_0810
img_0814
img_0817
img_0829
img_0830
img_0833
img_0849
img_0856
img_0863
img_0889
img_0905
img_0934
img_0937
img_0956
img_0977
img_0990
img_1000
img_1004
img_1014
img_1030
img_1046
img_1078
img_1081
img_1097
img_1115
img_1127
img_1140
img_1151
img_1157
 

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir