SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 904
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los trabajos para asegurar la puerta principal han comenzado hoy | Jesús Cruces.

La iglesia de Santa Ana continúa vallada tras la caída de de cascotes desde sus torres la pasada semana, lo que impide su acceso por la puerta principal, si bien se accede por el lateral, por la calle San Francisco. Con la proximidad de la Media Fiesta de Moros y Cristianos de Elda, que se celebra los días 20 y 21 de enero, los eldenses comienzan a preguntarse si se podrá celebrar en el templo. La parroquia acoge los actos principales de la Media Fiesta,y el párroco de Santa Ana, Juan Agost, ha querido dejar claro que se está actuando para poder garantizar la seguridad y poder abrir las puertas principales de forma inminente.

La Policía Local de Elda, se vio obligada el pasado 2 de enero a acordonar la calle la Iglesia, y cortarla al tráfico de las calles Iglesia y San Francisco por el desprendimiento de unos cascotes a causa del viento. Agost ha indicado que la caída de cascotes no tuvo nada que ver con la realización de la primera fase de las obras que se hizo en la cúpula y que concluyó hace unos meses. El problema reside en las torres, deterioradas por el paso del tiempo y la humedad, pues hacía años que no se actuaba en las mismas. Por ello se acelerará el inicio de la segunda fase, aunque estaban esperando a recaudar más fondos. Agost ya se ha puesto en contacto con la empresa y bien a finales de esta semana o a principios de la próxima se instalará una malla para poder abrir de nuevo la puerta principal de la iglesia. El proyecto no tiene fecha de comienzo pero sí que tendrá una duración de dos meses. 

Las obras consistirán en la rehabilitación de las torres y la fachada principal, se eliminarán humedades y se volverá a pintar para evitar filtraciones. Tras esta actuación, cuyo presupuesto todavía no se ha concretado superará los 40.000 euros. Cuando concluya esta actuación solo quedará pendiente una tercera fase en la que se rehabilitarán las fachadas laterales para eliminar humedades y volver a pintarlas. 

Agost ha asegurad que, aunque es cierto que la parroquia no lucirá igual durante la Media Fiesta, pues la malla deslucirá algo los actos, se podrán celebrar con total normalidad.

Por su parte, tanto la presidenta de la Mayordomía de San Antón, Liliana Capó, y el presidente de la Junta de Comparsas de Moros y Cristianos, Pedro García, se han mostrado tranquilos, ya que Agost les ha asegurado que durante la Media Fiesta, que se celebrará los días 20 y 21 de enero, los actos se podrán celebrar en la parroquia con total normalidad. 

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir