SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

5 DIC 2020 Fundado en 1956
Visto: 1117

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hoy día 25 de octubre  celebramos el día de los Santos Patronos de los Zapateros y con ellos, los diferentes oficios de la Industria del Calzado Universal.

Sin embargo este año esa festividad viene empañada por la tragedia que aflige a la humanidad, debido a esa plaga sin control que se extiende sin que, a fecha de hoy, podamos ver un atisbo de esperanza, ante el esfuerzo de miles de científicos que trabajan sin descanso por conseguir una vacuna que remedie esta pandemia terrible y dañina en todos los órdenes.

La historia nos recuerda que el mundo sufrió muchas plagas desde tiempos muy lejanos, asolando comunidades enteras y diezmando la población mundial.

Quizás es momento para hablar de las pandemias que padecieron los ciudadanos de Roma y La Galia, lugares en los que vivieron los patronos de nuestra profesión.

Fue en tiempos de Cayo Avidio Casio quien mandó quemar ciudades enteras,  ante una leyenda de un legionario que al saquear un santuario de Apolo encontrando un cofre cerrado. El legionario liberando un "misterioso vapor que se extendió por todo el orbe", originando la que se conocería como peste antonina.

Según Galeno  las fiebres y vómitos provocados por la pandemia fueron tomados como algo natural. Pero a estos síntomas se sumaron otros, como la tos combinada con úlceras en la garganta, o "negros sarpullidos que envolvían a las víctimas". 

En 248 Roma celebraba su milésimo cumpleaños con grandes festejos y juegos que parecía querían hacer olvidar aquellos trágicos momentos que dejaban secuelas en todos los Continentes.

La peste Cipriana, por Cipriano de quien la peste toma el nombre, era obispo de Cartago a mediados de aquel siglo, y sus escritos aportan testimonio de lo que ocurrió. También  Dionisio, obispo de Alejandría, sitúa el origen del brote en 249.

Desde Egipto saltó a Roma y, en diversas oleadas, inundó el imperio durante quince años.

Hoy, más que nunca, debemos encomendarnos a nuestro Patronos San Crispín y San Crispiniano para rogar que el mundo pueda vivir de nuevo en la normalidad, con la salud restablecida que es el origen de la riqueza en el trabajo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José María Amat

José María Amat Amer, es un apasionado del calzado. Como ingeniero técnico, el destino lo encaminó hacia la industria de su ciudad. Como profesor de Tecnología del Calzado, llego a conocer investigando, la industria del calzado. Publicando algunos libros sobre tecnología, artesanía y desarrollo social; siempre con el calzado como única premisa. El Museo del Calzado fue una de las realizaciones que le llevó a pasar de técnico a un apasionado del zapato. Con la mejor de las intenciones, y siempre con la pretensión de prestigiar la industria y el calzado de la ciudad de Elda, colabora en este blog para crear más amigos con inquietudes similares.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir