SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 623
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Esta semana hemos conocido la brillante puesta en escena de los cursos que, según afirman, se implantan por primera vez en la Universidad de Alicante. Unos cursos, afirman, pioneros en España sobre diseño y tecnología.

Nada que objetar a esta nueva experiencia y colaboración con la Universidad de Alicante. Pero es momento de recordar que en el año 1996 y durante cuatro años, el Museo del Calzado de Elda puso en marcha unos cursos de 250 horas de duración, de las cuales 142 estaban destinadas a prácticas en empresas de calzado. Los cursos se realizaron en los aularios de la Universidad de Alicante y las prácticas en empresas de Elda, Petrer y Elche. Esos cursos estaban promovidos por FUNDEUN (Fundación Universidad y Empresa) y lo impartían un total de 12 profesores, todos con titulaciones adecuadas a las materias a impartir: desde diseñadores en ejercicio, ingenieros y economistas trabajando en fábricas de calzado, marroquinería y confección, hasta técnicos en moda.

Los cursos se impartieron durante cuatro años y el éxito a través de encuestas realizadas por los alumnos, fue rotundo.

En esta ocasión la Universidad  de Alicante impartirá ese otro tipo de cursos en Elda, si bien no será la primera experiencia. El Museo del Calzado ya fue el pionero en 1996 aunque, con mayor modestia y menos espectacularidad en su "puesta de largo".

Comentarios  

+2 #2 José María Amat Amer 15-02-2018 10:03
El inicio del "comentario añadido" realizado por el firmante, Cesar Orgilés, descalifica el contenido y cualquier comentario de réplica...."Así somos los de Elda, aunque vivamos en Alicante. Defendemos nuestra pequeña parcela y que nada crezca a nuestro alrededor".
Tras esa malintencionada introducción, ya no merece la pena entrar apenas en el contenido, está claro las intenciones perversas que el firmante pretende, descalificando en el plano personal, cuestiones que nada o poco tienen que ver con el asunto de que se trata.
Los eldenses, a los que genéricamente se refiere, son personas que se levantan cada día tratando de justificar, con la auditoría de su gestión, la continuidad en su trabajo; muchos de esos eldenses, a los que usted menosprecia, no les han regalado nada y han tenido y tienen que buscar su futuro por sí solos, con entrega y valor; algunos eldenses a los que, según sus palabras, intentan que nada crezca a su alrededor, realizan una gestión y trabajo escrupuloso y digno. Muchos cobran sueldos de miseria, mientras otros profesionales reciben sueldos millonarios, en parte con dinero público, por gestiones nunca auditadas y resultados inciertos; esos vecinos de Elda, que solo pernoctan en la ciudad, pero que cada día se levantan para buscar un trabajo fuera de ella, comprueban con tristeza y desesperanza que hace más de 30 años Elda tenía casi cincuenta y ocho mil habitantes y ahora pronto perderá los míticos cincuenta mil.
Mis "lágrimas de cocodrilo" son auténticas, aunque muchos, cegados por el lodo de la envidia o el barro de la ambición, no las distinga. Sr. Orgilés lloro por Elda, por mi ciudad, por ver lo que fuimos y lo que somos, por la falta de empuje para intentar al menos salir de esta situación, que nos lleva cada día con mayor fuerza a la vulgaridad y la pobreza.
El juicio de la historia será inmisericorde, a todos se nos juzgará, unos por lo que hicieron y otros por lo que, con poder y medios, fueron incapaces de hacer.
-3 #1 César Orgilés 14-02-2018 17:18
Así somos los de Elda, aunque vivamos en Alicante. Defendamos nuestra pequeña parcela y que nada crezca a nuestro alrededor. A algunos, sin embargo, nos gustaría que hubiera muchas iniciativas formativas, porque lo importante no somos las organizaciones ni las personas, sino las empresas y el sector calzado que, precisamente en estos momentos, tiene un importante déficit de profesionales a todos los niveles.
Es fácil auto-concederse medallas, pero la realidad es tozuda e internet es gran testigo de esa realidad. No es lo mismo hacer un curso de calzado “en” la Universidad, en Alicante, que la Universidad implante “un curso propio, con una titulación propia” a celebrar en Elda. Porque cuando Fundeun (no la Universidad) montó en 1996 un curso de calzado, que no tenía ningún reconocimiento público (¿cuántos créditos se obtenían al hacer el curso?) se decía que en tres años se crearía una diplomatura. Tal vez duró muy poco la iniciativa y no dio tiempo.
Las lágrimas de cocodrilo por el supuesto perjuicio al Museo del Calzado tampoco cuelan, porque el Museo lleva solo un año haciendo un curso, que poco tiene que ver con lo que ahora se pone en marcha. En la provincia hay decenas de cursos sobre calzado y el del Museo debe ser de los últimos. Por supuesto, no hay que olvidar los cursos que la Torreta y el Sixto marco llevan haciendo desde hace muchísimos años.
Solo INESCOP, estuvo impartiendo gratuitamente, desde 1987, 21 ediciones en Elche y 18 en Elda de su Diploma sobre “Tecnología Diseño y Moda de Calzado” que suponían unas 950 horas lectivas por curso (el de FUNDEUN creo que eran 250 horas totales). Desde 2013, se viene impartiendo, también gratuitamente, un Certificado Oficial de Profesionalidad de Patronaje de calzado y Marroquinería de 790 horas, reconocido por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Nunca nos hemos quejado de que surgieran otras iniciativas, aunque lamentablemente algunas han tenido muy corto recorrido.
Las comparaciones pueden ser odiosas, pero muchas veces son necesarias. Compárese la fecha de inicio de cada iniciativa, su duración en el tiempo, el número de horas lectivas y la oficialidad de las titulaciones obtenidas, para darse cuenta de la importancia de cada una y la inexplicable pataleta por la nueva iniciativa.
El título de Experto Universitario que se ha aprobado, con 500 horas de carga de trabajo, o 20 créditos oficiales, incorpora los últimos avances en tecnología de calzado incluyendo todo lo relativo a la nueva revolución industrial o Industria conectada 4.0. Si nuestro Sector tiene futuro, y debe tenerlo, deberá incorporar las ventajas de la tecnología digital. Tenemos los principales mimbres para ello pues en nuestra ciudad se desarrollan las herramientas mas avanzadas del mundo.
:sad

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José María Amat

José María Amat Amer, es un apasionado del calzado. Como ingeniero técnico, el destino lo encaminó hacia la industria de su ciudad. Como profesor de Tecnología del Calzado, llego a conocer investigando, la industria del calzado. Publicando algunos libros sobre tecnología, artesanía y desarrollo social; siempre con el calzado como única premisa. El Museo del Calzado fue una de las realizaciones que le llevó a pasar de técnico a un apasionado del zapato. Con la mejor de las intenciones, y siempre con la pretensión de prestigiar la industria y el calzado de la ciudad de Elda, colabora en este blog para crear más amigos con inquietudes similares.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir