SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2718
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

¡Por fin ha llegado! Hoy toca pizza, no sé qué tendrá pero a todo el mundo le gusta, desde los más pequeños a los más mayores. Existen infinidad de maneras diferentes de preparar la base para pizza, esta es una de las más fáciles. Por supuesto, después podéis cubrirla con vuestros ingredientes preferidos. 

En casa nos encanta la pizza casera.

Ingredientes:

  • 200 gramos de agua.
  • 75 gramos de aceite de oliva virgen extra.
  • 20 gramos de levadura fresca.
  • 400 gramos de harina.
  • 1 cucharadita de sal.

Con estas cantidades os saldrán dos pizzas grandes.

Comenzaremos calentando el horno a máxima potencia 250º.

Elaboración con Thermomix:

  • Poner en el vaso el agua, el aceite y la levadura. Programar 2 minutos 37º velocidad 2.
  • A continuación verter la harina y después la sal. Programar 1 minuto, vaso cerrado, velocidad espiga.
  • Dejar levar dentro del vaso tapado, sobre algo más de media hora.
  • Pasado este tiempo sacar del vaso y sobre una superficie enharinada y con las manos untadas de aceite, amasar ligeramente, dividir la masa en dos e ir formando la pizza estirando con las manos o un rodillo, dándole forma redondeada. Poner sobre un papel sulfurizado para que nos sea más fácil pasarla luego a la bandeja de horno.

 

Elaboración tradicional:

  • Diluir en el agua templada la levadura y el aceite.
  • Añadir la harina poco a poco y por último la sal.
  • Amasar sobre una superficie enharinada, con las manos untadas de aceite, hasta que veamos que ya no se pega y se maneja bien. Formamos una bola y la dejamos levar en un bol tapada con un paño algo más de media hora. Conviene que la dejemos en un lugar resguardado.
  • Pasado este tiempo volvemos a amasar ligeramente, dividir la masa en dos e ir formando la pizza estirando con las manos o un rodillo dándole forma redondeada. Poner sobre un papel sulfurizado para que nos sea más fácil pasarla luego a la bandeja de horno.

 

Ahora solo queda poner sobre la base de pizza, una capa de tomate frito, ingredientes a nuestro gusto, y queso, mucho queso. Podéis aderezarla con orégano o hierbas provenzales.

Meter en el horno y bajar la potencia a 225º, hornear hasta que esté doradita.

Como veréis en las fotos, yo las he hecho distintas, una es de verduras: cebolla, espárragos, tomates cherry (las cuales he horneado antes unos minutos para que queden más tiernas y pierdan un poco de agua antes de ponerlas sobre la pizza), aceitunas negras y anchoas. Y la otra, la he hecho de bacón, anchoas, huevo y rodajas de queso fresco mozzarella.

¡Espero que las disfrutéis!

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autora: Mª Carmen Azorín Ricote

He sido administrativa en el sector gráfico y actualmente soy propietaria del gastroblog Rico, no, ¡Ricote! Me apasiona la cocina tradicional, al igual que me fascina la cocina más evolucionada y moderna, pero siempre buscando como fin la sencillez y el buen gusto. Con este blog me gustaría transmitiros y contagiaros la pasión por este mundo tan ilimitado como es la cocina.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir