SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Parque Municipal de Bomberos, en la calle Maestro Ramón Gorgé.

Conocida es de sobra la política emprendida durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) para combatir el paro obrero y el estancamiento de la economía del país, mediante el intervencionismo económico del Estado y el fomento de la obra pública. Aquel periodo de siete años de gobierno, epílogo de la monarquía de Alfonso XIII, supuso para Elda la construcción de diversos edificios que vinieron a dotar a la ciudad de una serie de infraestructuras y servicios públicos de los que carecía hasta entonces, tanto en el aspecto sanitario, educativo y de la seguridad como de las comunicaciones.

Al tan deseado y necesitado puente de la Estación, inaugurado en septiembre de 1927, se le sumó en los últimos años de gobierno primoriverista un conjunto de diversos edificios que fueron inaugurados apresuradamente un 9 de febrero de 1930, a los escasos 10 días de la dimisión del general y de su exilio en París.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hoy hace 455 años, un 8 de febrero de 1563, los moriscos de todo el reino de Valencia, entre ellos los del condado de Elda, integrado por las villas de Elda y de Petrer, fueron desarmados ante el temor de las autoridades de la Monarquía Hispánica a posibles revueltas o a que dicha minoría cultural, a la que se tenía por criptomusulmana, actuara de “quinta columna” en caso de un ataque o desembarco de tropas turcas en las costa mediterránea.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Roberto García Blanes, alcalde de Elda (1979-1995).

Hoy hace 3 años, un 3 de febrero de 2015, y tras una larga enfermedad y una dilatada ausencia social, fallecía Roberto García Blanes, primera alcalde de Elda tras la recuperación de las libertades democráticas.

Siendo la candidatura del Partido Socialista Obrero Español la mas votada en las elecciones municipales del 3 de abril de 1979, con 8.273 votos (10 concejales), Roberto García Blanes fue elegido alcalde en el primer pleno del nuevo ayuntamiento democrático, que tuvo lugar un histórico 19 de abril de ese mismo año, a las 11:00 h de la mañana. El candidato y cabeza de lista del PSOE obtuvo 15 votos frente a los 10 de votos de Hipólito Pérez González, candidato de la UCD.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En ocasiones la historia está llena de casualidades y curiosidades. Una de ellas en lo tocante a Elda fue que los tres alcaldes que tuvimos, o mejor dicho los tres presidentes que tuvo el Consejo Municipal de Elda, tuvieron el mismo nombre: Manuel Bellot Orgilés (1936-1938), Manuel Vera Rico (1938-1939) y Manuel Alberola Castelló (1939).

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen de José Martínez González en 1956.

Tras el convulso mandato del falangista José Mª Batllés Juan al frente del Ayuntamiento de Elda (1940-1943), y su destitución por el gobernador civil de la provincia, el 28 de enero de 1943, hoy hace 75 años, accedía a la alcaldía de Elda el empresario José Martínez González. Aquella corporación municipal, designada por el Gobierno Civil estuvo integrada por Miguel López Mora, como primer teniente alcalde; Julio Beneit Navarro, como segundo; y Antonio Porta Rausa, como tercer teniente alcalde. Figuraban como gestores: José Vera Millán, Joaquín Guijarro Pujalte, Juan José Amat Pérez, Maximiliano Aguado Bernabé, Francisco Juan Amat; Rafael Gras Anaya, José Arráez Verdú, Gabriel González Vera y Pedro Bellot Escandell. Sin embargo, la toma de posesión efectiva del nuevo alcalde no tuvo lugar hasta el 3 de febrero por hallarse de viaje de negocios.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
De izquierda a derecha: Asunción Casáñez, Antonio García Miralles, Pedro Rico Rico, Luis Mira Belmonte y Manuel Alfaro.

A los escasos dos meses del fallecimiento del general Franco y presagiando los nuevos tiempos democráticos que se avecinaban, el 25 de enero de 1976 se firmó el acta de reconstitución de la Agrupación Socialista de Elda.

Hoy hace 42 años, diecinueve eldenses firmaron aquel documento por le cual el PSOE volvía a estar presente en nuestra ciudad. De aquellos diecinueve, ocho eran antiguos militantes de la década de los años treinta, uno de los cuales Diego Iñíguez, había llegado a ser consejero anarquista en el Consejo Municipal de Elda durante la Guerra Civil.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen actual de la bandera de 1883 | Jesús Cruces.

Lejos quedan los recuerdos de aquella pequeña villa agrícola, de apenas 4.328 habitantes, que empezaba el año 1877 y que se preparaba para la celebración de la festividad de San Antón y las posteriores fiestas de Moros y Cristianos.

Conocido es como, tras la celebración del día de San Antón, el 17 de enero, se procedía durante los tres días siguientes, pero especialmente los dos primeros a la celebración de esta festividad. Un testigo anónimo, pero bajo cuya pluma adivinamos descubrir al erudito Lamberto Amat y Sempere, nos legó una crónica periodística de excepcional belleza e enorme interés histórico y festero, que, sin mas palabras, ahora reproducimos íntegramente para deleite de festeros y amantes de la historia de Elda:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En un viaje cargado de simbolismo republicano, el presidente de la República, Niceto Alcalá-Zamora, visitó Elda un sábado 16 de enero de 1932 para proceder a la colocación de la primera piedra del monumento que la ciudad de Elda iba a erigir al eminente tribuno eldense, Emilio Castelar, con motivo del centenario de su nacimiento.

Desde Alicante, y pasando previamente por Monforte del Cid, Alcalá-Zamora llegó a Elda sobre las 10:20 horas, donde le esperaba una intensa agenda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Panorámica de Elda nevada en 1957.

Solo los más mayores se acordaban vagamente de la gran nevada de 1926, pero todos los eldenses guardaban fresco el recuerdo de las nevadas de 1957 y 1958 que tiñeron de blanco las calles y tejados de la ciudad. Pero nadie podía imaginar en la madrugada del día 11 de enero, de hace 58 años, lo que sucedería que sucedería a partir de las 11 de la mañana.

El lunes, 11 de enero de 1960, cayó sobre Elda la mayor nevada de todo el siglo XX. La mañana amaneció lluviosa y pronto se advirtió que entre la llovizna iban mezclados copos de nieve. Hacia las once, los copos de nieve arreciaron y la lluvia se tornó en solo nieve … A mediodía, la nevada roló a ventisca que soplaba con fuerza, dificultando el tránsito de personas y vehículos por las calles.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen de uno de los primeros ángeles del cementerio | Jesús Cruces.

A finales del siglo XIX el pequeño cementerio municipal situado en el cruce de la carretera nacional con el camino de Petrel ya se había quedado pequeño para aquella villa agrícola que,  gracias a la industria del calzado, estaba transformándose en ciudad.

La saturación del primer camposanto municipal eldense llevó al ayuntamiento a adquirir unos terrenos a las afueras de la villa, en un lugar apartado, bien comunicado y aireado. A tal fin, el 21 de junio de 1902 y siendo alcalde el médico Manuel Beltrán Aravid, el ayuntamiento adquirió unas parcelas junto a la carretera de Ocaña y la rambla de Anchurieta (o de Puça) por valor de 3.750 pesetas; siendo adjudicada la construcción del nuevo cementerio a Antonio Vicedo Navarro, de Petrer, por un valor de 14.646 pesetas y según plano proyectado por Pedro León Navarro, maestro de obras.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir