SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista de la casa consistorial eldense y de la plaza de la República.

Un lunes 13 de marzo de 1939, a escasos 18 días del final de la Guerra Civil, el Consejo Municipal de Elda (act. Ayuntamiento) celebró la que sería la última sesión del gobierno municipal republicano antes del 1 de abril.

Presidida por Manuel Alberola Castelló, presidente del consejo, al pleno asistieron José Ruano López y Angel Maestre Martínez, por la UGT; Antonio Parra García y José María Soler Vicedo, por el Partido Sindicalista; Natalia Tendero Gil, por el Partico Comunista; Diego Iñíguez Martínez, por la CNT; y José Aracil Garrigós y Pedro Sirvent Verdú, por Izquierda Republicana.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El coronel Segismundo Casado lee el 5 de marzo de 1939 su manifiesto contra Negrín en los micrófonos de Unión Radio, justificando la sublevación contra el gobierno de la República.

La sublevación del coronel Casado durante la tarde-noche del domingo 5 de marzo de 1939 contra el presidente del gobierno de la República, Juan Negrín, precipitó los acontecimientos dentro del bando republicano y obligó al presidente del gobierno, a los pocos ministros que le acompañaban y a destacados dirigentes del Partido Comunista a abandonar España. A lo largo del lunes día 6 de marzo, varios aviones, en sucesivos vuelos y a diferentes horas, despegaron desde el aeródromo del Hondón, en Monóvar, con dirección a Orán y a Toulouse.

Tras la caída de Cataluña en manos de las tropas sublevadas (enero-febrero, 1939), y tras un periplo por las ciudades de Alicante, Valencia, Madrid y Albacete para entrevistarse con los mandos militares y políticos de la “Zona Centro”, único territorio bajo control republicano y así evaluar las posibilidades de resistencia, Negrín decidió trasladar lo que quedaba del aparato de gobierno republicano a Elda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un 28 de febrero de 1939, hoy hace 80 años, después de que Juan Negrín, como presidente del gobierno de la República , con algunos de sus ministros regresara al palacete del Poblet después de la visita al gobierno civil alicantino, tuvo lugar la primera de las reuniones del consejo de ministros de la República celebrada en lka Posición Yuste.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
De izquierda a derecha: Los eldenses Gerardo Pérez Busquier, director de orquesta; José Mª Pérez Busquier, tenor; Pedrito Rico, cantante; y Evelio Esteve, tenor en la recepción ofrecida por el ayuntamiento de Elda el día 9 septiembre de 1971 donde se homenajeó y reconoció a los grandes artistas eldenses, junto a Antonio Gades, ausente en el acto.

Un miércoles 19 de febrero de 1930 nacía en Elda José Mª Pérez Busquier, el mayor de cuatro hermanos (José Mª, Gerardo, Helios y Magdalena), en el seno de una familia zapatera. A los seis años, la familia Pérez Busquier deja Elda y se traslada a Valencia en busca de mayores oportunidades. Con tan solo 8 años, José Mª empezó sus estudios musicales que posteriormente continuaron en el Conservatorio Superior de Música de Valencia, donde curso estudios de violín, llegando a obtener en 1952 un premio extraordinario en dicho instrumento.

En sus años de juventud y al frente de un grupo musical recorrió muchos países europeos, recalando en Italia, donde llegó a participar en la película El Soltero, con Xavier Cugat, Abbe Lane y Alberto Sordi. Etapa en la que se relacionó con las grandes figuras de la canción ligera europea del momento, caos de Gilbert Becaud, George Breasens o Edith Piaf.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El príncipe don Juan Carlos de Borbón durante su visita a Ibi, el miércoles 17 de febrero de 1965.

Formando parte de un recorrido oficial por los centros industriales de diversas provincias españolas, el entonces príncipe don Juan Carlos visitó Elda el martes 16 de febrero de 1965. Procedente de Almansa y Villena, donde había girado visita por la mañana, el por entonces heredero de los derechos dinásticos a la Corona de España llegó a Elda acompañado del gobernador civil, don Felipe Arche Hermosa, y de un reducido séquito oficial del que formaba parte el director general de industrias textiles, señor don Luis Vericat.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Francisco Sogorb en el momento de su juramento como alcalde de Elda. De pie, de izquierda a derecha: Camilo Valor Gómez, Regino Pérez Marhuenda, Pedro Pérez Marhuenda, José Amat Jover, José María Marí, Juan Verdú Picó, Antonio Porta Vera y Manuel Soriano Antón. De rodillas: Francisco Sogorb Gómez | Carlson.

El domingo 1 de febrero de 1976, un nuevo alcalde juraba su cargo como nuevo alcalde-presidente del Excmo. Ayuntamiento de Elda. Un joven concejal, elegido en votación entre los concejales de la corporación eldense, venía a sustituir a Antonio Porta Vera, alcalde durante los últimos 17 años (1959-1976).

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un miércoles 30 de enero de 1822, hoy hace 197 años, el rey Fernando VII ratificaba la decisión de las Cortes de dividir España en distritos administrativos, denominados provincias, para mejorar la relación de los ciudadanos con el Gobierno y el Estado, creando una única división administrativa común para las actividades administrativas, gubernativas, fiscales, judiciales y económicas, según criterios de igualdad jurídica, unidad y eficacia.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un martes 26 de enero de 1638 fallecía en el palacio señorial de Elda doña Guiomar Fernández de Espinosa, condesa consorte de Elda.

De origen castellano, nacida en Burgos, casó en 1613 con Juan Coloma y Enríquez, heredero del condado de Elda, cuya titularidad alcanzó en 1619 tras el fallecimiento de don Antonio Coloma, II conde de Elda (1586-1619).

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un triste martes de hace 62 años la ciudad de Elda perdía, sin saberlo, al que se le puede considerar el primer arqueólogo eldense: don Antonio Sempere Rico.

Poco conocemos de su vida, menos de su formación académica u orientación pedagógica, pero al menos conocemos su obra y su interés por los restos arqueológicos más antiguos de Elda.

Maestro de formación y de vocación, le encontramos entre la plantilla de los docentes de las primeras promociones del entonces Grupo Escolar “Emilio Castelar”, popularmente conocido como Escuelas Nuevas, y actualmente como colegio “Padre Manjón”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista panorámica del castillo de Elda, en 1897 | Fotógrafo: O. Vaillard

Desde que en 1848 el palacio señorial de Elda fuese vendido por el Estado en pública subasta para pagar las costas del pleito de reversión a la Corona de la Villa de Elda, establecido en 1815 y que se alargó hasta 1841, la fortaleza eldense fue cambiando de manos. Si bien al principio sus propietarios velaron por su integridad, a partir de 1866 fue utilizado como cantera de materiales de construcción para diversas obras públicas y privadas.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir