viernes, 27 de enero de 2023

La Legión en el Castillo de Elda

Gabriel Segura
17 diciembre 2022
664
La Legión en el Castillo de Elda

La dimisión del general Miguel Primo de Rivera el 28 de enero de 1930 y su exilio voluntario en París dio por finalizada la dictadura con su nombre conocida. Período de siete años (1923-1930) en el que estuvieron suspendidas las garantías constitucionales y que tuvo continuidad, con la complicidad de Alfonso XIII, en la conocida como “dictablanda” (1930-1931) de los gobiernos del general Berenguer y el posterior del almirante Aznar. A lo largo de 1930 se fueron acumulando todos los síntomas que anunciaban que no sería posible la vuelta a la situación anterior a 1923, porque la Monarquía estaba aislada. 

La firma del Pacto de San Sebastián (agosto de 1930) que aglutinó a todas las fuerzas republicanas y al que se adhieren intelectuales de gran prestigio, así como la falta de habilidad política del general Berenguer manifestada por J. Ortega y Gasset en su artículo periodístico “El error Berenguer” prepararon un primer asalto contra la Monarquía que cristalizó parcialmente en el pronunciamiento militar de Jaca, al mando de los capitanes Fermín Galán y Angel García Hernández el 12 de diciembre de 1930. El ya sabido fracaso del mismo y la represión posterior con el fusilamiento exprés de ambos militares el día 14 de diciembre provocó una gran conmoción en todo el país, despertando sentimientos antimonárquicos que se extendieron como la pólvora.

La indignación popular en algunos puntos de España llegó a preocupar seriamente al gobierno que movilizó fuerzas militares para prevenir y reprimir desórdenes. Así las tropas de la Legión que iban destinadas a Madrid, estando en la estación de Alcázar de San Juan recibieron orden de cambiar de destino y dirigirse hacia Alicante y Valencia. Según recoge la prensa de aquellos momentos las protestas por el fusilamiento de los capitanes Galán y García se generalizaron en Alicante Elche, Villena, Novelda, Aspe, Callosa de Segura, Orihuela y Elda.

Miembros de la Legión en la década de los años 20.

El 17 de diciembre, en el viaje desde Alcázar de San Juan a Alicante, el tráfico ferroviario fue interrumpido durante unas horas a la altura de Elda, pues la vía había sido cortada para evitar la llegada de fuerzas del orden público a la ciudad. Mientras parte de las tropas de la VI Bandera de la Legión restablecían la circulación ferroviaria y continuaban el viaje hacia Alicante, una compañía al mando del comandante Giménez se dirigió hacia la ciudad para evitar que el ambiente prorrepublicano acaba convirtiéndose en un motín o sublevación que se extendiera al resto de poblaciones.

En Elda, los legionarios pronto tomaron posiciones, estableciendo su base en la explanada del antiguo patio de armas del castillo, como punto de control de la población y del puente de la Estación. Aun siendo recibidos por la población sin hostilidad ninguna, según testimonio del propio comandante, procedieron a establecer retenes en Telégrafos y Teléfonos para poder estar comunicados con el mando superior y mantener el orden público. Dado que el contingente de legionarios fue respetado, cesando las manifestaciones y gritos prorrepublicanos, la VI Bandera permaneció en Elda hasta la noche del 23 de diciembre, siendo reemplazados por soldados de infantería del Batallón de Cazadores de Tarifa nº 5, acuartelado en Alicante. Compañía que estuvo varios días alojada en la vieja posada de la calle Antonio Maura. Tiempo durante el cual practicaron el registro y clausura preventiva del Círculo Republicano, así como de las sedes sindicalistas y socialista, realizando varias detenciones.

Vista panorámica del castillo de Elda y del puente de la Estación. Años 40 del siglo XX.

Gabriel Segura
Gabriel Segura
Acerca del autor

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Leer más

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, desactiva el bloqueador de anuncios o añade www.valledeelda.com a la lista de autorizados para seguir navegando por nuestra web.

Volver a cargar

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar