Imprimir
Visto: 3475
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista del Manicomio Provincial de Elda, antiguo convento franciscano de Nª Sra. de los Ángeles.

Un 31 de marzo de 1941, hace 78 años, se inició el derribo del edifico del Manicomio Provincial de Alicante, situado en lo alto de una pequeña loma en lo que hoy es el barrio eldense de la Virgen de la Cabeza.

Meses antes, en septiembre de 1939, a los escasos cinco meses de la finalización de la guerra, y después de muchos años de promesas y proyectos por parte de la Diputación Provincial, el manicomio de Elda fue trasladado a la pedanía de la Santa Faz, en San Juan de Alicante. Desde entonces el edificio de Elda permaneció cerrado y sin uso, a la espera de saber qué hacer o a qué destinarlo. El infausto recuerdo de las penalidades pasadas por los enfermos psíquicos allí recluidos, en especial durante los años de restricción en plena guerra, fue clave a la hora de decidir su futuro.

Aquel edificio, integrante del patrimonio histórico cultural de los eldenses, fue primero convento franciscano de Nª Sra. de los Ángeles. Construido a partir de 1564 por don Juan Coloma, III señor Coloma de la baronía de Elda y futuro conde de Elda, estuvo habitado por frailes observantes de la Orden de San Francisco hasta 1836. Posteriormente, en 1862 fue acondicionado como Hospital Provincial de distrito para la atención de los más pobres de la comarca. Uso que tuvo hasta 1892, cuando fue convertido en manicomio provincial.

Las obras de demolición, proyectadas por la Diputación Provincial de Alicante, no tuvieron en cuenta ni el interés histórico ni cultural del edificio, ni la posible reutilización para otro uso por parte del Ayuntamiento. Derribo realizado contra la opinión de la gestora municipal que por entonces presidía el ayuntamiento eldense, que protestó ante la presidencia de la Diputación, pero sin conseguir paralizar las obras.

Varios fueron los proyectos pensados para aquellos terrenos sobre los cuales siglos atrás se levantó el convento franciscano. Uno de ellos fue el de construir allí una Escuela de Formación Profesional de Calzado. Proyecto desestimado que fue sustituido por el de promoción oficial de viviendas. Para lo cual el 21 de septiembre de 1947 la Diputación cedió al ayuntamiento eldense los terrenos necesarios para la construcción del futuro barrio Virgen de la Cabeza, cuyas viviendas fueron entregadas a sus propietarios un 26 de febrero de 1960.