SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 477
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Alzado del proyecto del arquitecto Vicente Valls Gadea para el grupo escolar de Elda, hoy colegio Padre Manjón.

A escasos días del final de la dictadura del general Primo de Rivera, Elda iniciaba el principio del fin de un acuciante problema social que arrastraba varias décadas: la falta de infraestructuras educativas públicas.

Un domingo, 9 de febrero de 1930, hoy hace 90 años, se colocaba la primera piedra de las Escuelas Graduadas, hoy colegio Padre Manjón. Sobre terrenos agrícolas adquiridos en 1928 por el ayuntamiento gracias al préstamo económico de 30.000 pesetas del empresario Rodolfo Guarinos Vera, con proyecto del arquitecto alcoyano Vicente Valls Gadea y con la financiación de la Caja de Previsión Social del Reino de Valencia, el ayuntamiento de Elda acometió la construcción del tan anhelado grupo escolar para niños y niñas que viniera a paliar el déficit de plazas escolares públicas en Elda.

Ante el atípico fin de la dictadura de Primo de Rivera, la incertidumbre política impidió la asistencia de personalidades al acto de la colocación de la primera piedra. Ceremonia que  estuvo presidida por el obispo de Orihuela, Francisco Javier Irastorza Loinaz  y por el alcalde Francisco Alonso Rico, contando con la asistencia del cura párroco don Luis Abad Navarro, concejales del ayuntamiento y gran afluencia de público, acompañado el séquito oficial por la banda de música.

Tras la colocación de la primera piedra, el día 12 de febrero, el pleno municipal del ayuntamiento eldense acordó denominar como “Emilio Castelar” a dicho grupo escolar; si bien meses más tarde, una nueva corporación municipal, presidida por Joaquín Coronel Rico acordará optar por la denominación de “Juan Sempere y Guarinos” para el mismo centro. Aunque el advenimiento de la República, en abril de 1931, permitió que fuera el nombre inicial el que recibiera el colegio para su inauguración un histórico 7 de septiembre de 1932, contando para tal acto con la presencia de don Miguel de Unamuno, quien previamente había asistido a la inauguración del monumento a Emilio Castelar, en conmemoración del centenario de su nacimiento.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir