SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2759
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen actual del edificio San Cristóbal

Siguiendo la fructífera estela del cooperativismo eldense como solución más adecuada para la construcción de vivienda obrera digna, en marzo de 1973 otra iniciativa alcanzaba su objetivo. Fundada en 1969, la Cooperativa “San Cristóbal” promovió la construcción de un gran edificio destinado en principio a los taxistas eldenses, de  ahí su nombre como patrón de los conductores. Iniciativa que pronto se abrió al público en general, hasta completar los 128 cooperativistas.

Un sábado 17 de marzo de 1973, hoy hace 47 años, con asistencia de autoridades locales, provinciales y  nacionales, se inauguraba el conocido como Edificio San Cristóbal, construido en la manzana delimitada por las calles San Crispín, San Ignacio de Loyola, Maestro Ramón Gorgé y Hernán Cortes. Edificio que en aquel momento ocupó el tercer puesto del pódium de edificios más altos de Elda, detrás de la Torre Dos de Mayo y del edifico Elda.

La primera piedra había sido colocada tres años antes, un 15 de marzo de 1970, dando inicio las obras en mayo de ese año. Y todo ello gracias a la idea, iniciativa y empuje de Jesús Rico Rico, que fuera presidente de la cooperativa y verdadera alma mater del edificio.

Financiado con la cuota de los cooperativistas, el crédito de la Caja Postal de Ahorros y el apoyo de la Obra Sindical de Cooperación, el coste económico de su construcción ascendió a los 55.790.226 de pesetas. Además de la planta baja con locales comerciales y planta sótano con 60 plazas para aparcamiento de vehículos, el edifico San Cristóbal tiene 14 plantas con un total de 128 viviendas, con unas superficies entre 112 y 120 m², dotadas de 4 habitaciones, salón comedor, cocina, baño, aseo, galería y terraza.

El edificio San Cristóbal a medio construir en julio de 1971.

La ceremonia de inauguración estuvo presidida por Juan Verdú Picó, teniente alcalde del ayuntamiento de Elda, en representación del alcalde, contando con la asistencia entre otros de Francisco de la Caballería García, director nacional de la Obra Sindical de Cooperación; Alfonso Vázquez Frailes, presidente de la Unión Nacional de Cooperativas de Viviendas; Adolfo García Ibán, delegado provincial de Sindicatos; Sergio Campos Ferrer, delegado provincial de la Vivienda; Juan Manero Carratalá, director provincial  de la obra Sindical de Cooperación; Miguel Ortuño Zamora, delegado comarcal de Sindicatos; amén de autoridades municipales y por supuesto de Jesús Rico Rico, presidente de la cooperativa y la mayoría de los 128 socios cooperativista.

Acorde con el espíritu y los modos de la época, el nuevo edificio “San Cristóbal” fue bendecido por don José Mª García Bernabé, cura párroco de iglesia de Santa Ana.

Tras la correspondientes intervenciones y alocuciones de unos cargo y otros, todas encaminadas a ensalzar las ventajas del cooperativismo, se procedió a servir un vino de honor con el que agasajar a tan nutrido grupo de autoridades provinciales y nacionales desplazadas hasta Elda para este nuevo hito del desarrollo urbano eldense.

El edifico San Cristóbal tras su finalización en marzo de 1973
[Dentro noticias] serlicoop coronavirus

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir