SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

11 JUL 2020 Fundado en 1956
[Blogs arriba corto] #ConNuestroComercio
Visto: 1061

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
SS.MM. Amadeo I y Mª Victoria, reyes de España (1870-1873)

Como ya indicábamos en la crónica del 14 de marzo de 2018, ese mismo día pero de 1871, el tren que conducía al rey Amadeo de Saboya de visita oficial a Alicante pasó por la estación de Elda. El flamante nuevo monarca elegido por las Cortes Españolas el 16 de noviembre de 1870 viajaba a Alicante a recoger a su esposa, la reina Mª Victoria, procedente de Italia. Los reyes estuvieron en la capital de provincia hasta el 18 de marzo,  día que emprendieron el regreso por ferrocarril hacia Aranjuez.

Sin embargo, en el viaje de vuelta y a diferencia de los casos de Novelda y de Mónovar, el convoy real no realizó parada en la estación de Elda, donde esperaban las autoridades de Elda y de Petrer, encabezadas por sus respectivos alcaldes para saludar y agasajar a la pareja real.

Cuestiones técnicas como la longitud del convoy y la excesiva pendiente en curva del trazado de la vía férrea aconsejaron que, para disgusto de autoridades y vecinos de ambos pueblos, no se parase en Elda. Sin embargo, en los 875 metros que distaban entre la estación y la boca del túnel de la Torreta, el tren regio tuvo que frenar ante un incidente provocado por Manuel Sempere y Amat, vecino de Elda, que fue golpeado por el tren, ocasionándole únicamente rasguños y contusiones. Tras ser atendido y curado por los médicos del Rey, el convoy prosiguió su camino hacia Madrid.

Antigua estación de ferrocarril de Elda, demolida en 1932.

A la llegada a Aranjuez el día 19 de marzo, y antes de emprender viaje a la Corte, el rey hace llamar a José Pastor de la Roca, a la sazón cronista oficial de la provincia de Alicante que le acompañaba en el viaje de regreso, para que fuera testigo del telegrama que el mismo monarca dictaba en persona al duque de Tetuán, mayordomo mayor de Su Majestad y con destino al alcalde de Elda, José Sempere y Guilló. Telegrama que decía así:

“El Mayordomo de SS.MM. al Alcalde de Elda: -SS.MM. estiman mucho los obsequios tributados en esa estación por los vecinos del pueblo, sintiendo no haber podido detenerse, pues el Ingeniero manifestó ser espuesto, por la curva y pendiente, en razón de los muchos coches que trae el tren real.- SS.MM. desean saber si una persona que se arrojó del tren, ha recibido herida grave, y cuál es su estado.-Contestación de ese parte al Mayordomo mayor de SS.MM en Aranjuez, y al diputado Santonja en Villena.- El duque de Tetuán.

El poco aprecio de los eldenses hacia lo antiguo y los papeles viejos del Archivo Municipal nos ha privado de conservar la respuesta del alcalde eldense al mayordomo de palacio, pues estamos seguros de que la hubo dada la afiliación amadeista de José Sempere y Guilló, como miembro del partido progresista-democrático. Pero si que sabemos que aquel interés por el eldense accidentado por parte del primer monarca español nombrado por un parlamento, tuvo correspondencia en la reina Mª Victoria, quién días más tarde hizo un donativo de 500 pesetas  destinados a los pobres de Elda y otro a los de Petrer.

Vista de la embocadura meridional del túnel de la Torreta.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir