SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

26 OCT 2020 Fundado en 1956
Visto: 938

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Lamberto Amat Sempere (1820-1893).

Un 18 de septiembre de 1820, hace precisamente 200 años, nacía en Elda Lamberto Amat y Sempere. Afortunadamente, su nombre rotula una de las calles de nuestra ciudad, mediante la cual se le rinde tributo y recuerdo perenne. Sirvan estas líneas para honrar su memoria al tiempo que descubrir a muchos la figura de este eldense, cuya obra escrita se convirtió en piedra angular sobre la que partieron todos los estudios históricos sobre nuestra ciudad.

Hijo de José Amat Amat y de María Sempere Vidal, familia acomodada y pudiente de la entonces villa de Elda. Su padre llegó a ser secretario primero y alcalde en varias ocasiones entre 1837 y 1847. Periodo de diez años en el que el joven Lamberto ejerció de secretario municipal. Hecho que le permitió entrar en contacto con el Archivo Municipal, donde entre papeles, legajos y pergaminos conoció de primera mano la historia de Elda. Información complementada con el Archivo Parroquial de Santa Ana, puesto a su disposición por el sacerdote Gonzalo Sempere Juan, cura párroco de la citada iglesia eldense.

Villa de Elda en 1858.

A pesar de haber llegado a ser el mayor terrateniente de la villa y una de las rentas más importantes, Lamberto Amat fue un hombre culto, preocupado por el saber y por las cosas de su pueblo. Numerosas son sus obras literarias, estudios genealógicos y artículos periodísticos, pero su obra capital y la que le otorga un sitio privilegiado entre historiadores, cronistas y eruditos locales fue la que tituló “Elda. Su antigüedad, su historia. Personas de estirpe regia que habitaron su alcázar; edificios públicos, sus obras; lo que fue antes esta población y lo que es ahora; su huerta y producciones; industria de su vecinos, etc.”. Obra en dos volúmenes, finalizado el primero den 1873 y el segundo en 1875, que recoge un sinfín de datos no solo históricos, sino también económicos, urbanísticos, religiosos y en los que sus silencios explícitos también son indicativos de su posicionamiento político y económico como principal defensor de la agricultura eldense. Aquella pequeña villa “cuasi medieval”, su feraz huerta, el castillo palacio de los condes, el convento franciscano, la antigua y barroca iglesia de Santa Ana, las ermitas, la primitiva fiesta de los Moros y Cristianos, etc. son descritas minuciosamente por Lamberto Amat. Gracias a él podemos conocer con todo lujo de detalles cómo fue la Elda prezapatera, cómo eran aquellos monumentos hoy en día desaparecidos.

La obra de Lamberto Amat y Sempere todavía es de obligada consulta y referencia para muchos de los estudios históricos sobre la Elda pretérita. Por todo ello, a don Lamberto Amat, aún sin haberlo llegado a ser de forma oficial, se le debe considerar el primer cronista de Elda, al tiempo que, con todos los honores, el padre de la historia eldense.

Portadas del manuscrito original de la historia de Elda, de Lamberto Amat.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir