SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 256
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cartel anunciador del recital con motivo del Día Mundial de la poesía en Elda.

Desde 1999, cada 21 de marzo se celebra el Día Mundial de la poesía. Un momento siempre propicio al encuentro de lectores y curiosos alrededor de poemas y poetas que, más allá de lenguas y culturas, comparten emociones, sinsabores y anhelos. Un momento importante pues para evocar la importancia, el valor de las traducciones y las traductoras y traductores para que los versos hayan sorteado fuertes y fronteras por los siglos de los siglos sin mayor problema.

Este año en Elda, el pasado jueves 21, en los Salones Princesa y promovido por la Asociación de escritores Gramática Parda, un nutrido grupo de lectores y poetas recitaron poemas propios y de otros creadores en un acto que terminó mostrando a la poesía en su doble vertiente de íntima expresión del propio sentir y prueba de la diversidad de voces que la surcan.

Poema Alzheimer del libro Por amor al arte.

En mi breve intervención leí un poema mío, Alzheimer, recogido en el brevísimo Por amor al arte, publicado el año pasado por la Universidad de Alicante. Libro que cuenta con la particularidad de haber servido para ser traducido al francés por el alumnado del Taller de Traducción Literaria Colectiva de dicha Universidad. En una experiencia conjunta de la que guardo uno de los recuerdos más gratos de mi ya prolongada relación con la poesía.

Bajo el aliento de este día, aprovecho ahora para recomendar Descendimiento, el nuevo libro de poemas de Ada Salas, una poeta imprescindible y necesaria en el panorama poético actual. Cacereña de 1965, ha publicado en poesía Arte y memoria del inocente (1988, Universidad de Extremadura, Premio “Juan Manuel Rozas”); Variaciones en blanco (1994, Hiperión, Premio “Hiperión”); La sed (1997, Hiperión); Lugar de la derrota (2003, Hiperión); Esto no es el silencio (2008, Hiperión, Premio “Ciudad de Córdoba”); No duerme el animal (2009, Hiperión), que recoge la casi totalidad de su obra hasta ese momento y Limbo y otros poemas (Pre-Textos, 2013). En 2016 publicó la antología Escribir y borrar, que incluye además una selección de su obra ensayística, entre la que cabe destacar el libro de prosas acerca de la escritura poética Alguien aquí (Hiperión, 2005) y El margen, el error, la tachadura (de la metáfora y otros asuntos más o menos poéticos) (Diputación de Badajoz, Premio de ensayo “Fernando Pérez”, 2011). Junto con Juan Abeleira ha traducido A la Misteriosa y Las tinieblas de Robert Desnos (Hiperión). Tres de sus libros han sido traducidos al sueco, y una antología de todos ellos, al italiano.

Descendimiento, el nuevo poemario de Ada Salas, leyendo sus poemas a la derecha.

Una poeta en cuya obra reflexión y emoción van de su mano rigurosa y exigente hasta hacer del poema un lugar propicio para la revelación. Y en este sentido, en Descendimiento, libro que es mucho más que un diálogo con el conocido cuadro del pintor flamenco del siglo XV Rogier Van der Weiden, “más que a una conmoción contemplativa, asistimos a una implicación emocional que, en correspondencia dramática con el lienzo, “alimenta” la “fascinación” de una voz poética “que hace / de gozne / entre dentro / y fuera”, en palabras de Antonio Ortega en el suplemento Babelia . Para quien esté interesado en escuchar a Ada Salas recitando los poemas del libro, puede hacerlo en este enlace.

Para terminar, no sin antes recomendar que lean poesía siempre que puedan, estos dos breves poemas de Ada Salas, de su libro La sed (1997), tan emblemáticos de su modo de entender la poesía y el poema:


Hay libros que se escriben sobre la carne misma.
Son esas cicatrices que nos hablan
y sangran
cuando el tiempo se rinde a su derrota
un puñado de signos que apenas
comprendemos

y eran el beso intacto de la vida.

Fue canto este dolor.
Tiene cuerpo
y caído
lo que fuera el poema. Oscura
vocación de profecía.

Rafael Carcelén

Ada Salas firmando ejemplares tras la lectura del nuevo poemario.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Rafael Carcelén

Además de disfrutar como maestro de escuela, me encanta escribir. Y leer. Y subir los montes alicantinos. Y jugar al ajedrez. Y… siempre me sigue apeteciendo aprender. Y segregar lo que aprendo -lo que vivo, lo que siento- en artículos, poemas y aforismos como éste: “¿Es imaginable la felicidad en un grano de pimienta?”

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir