SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 554
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 

El ser humano desde el mismo nacimiento necesita ayuda para subsistir, además tenemos el periodo de crianza más largo de todos los seres vivos.

Pero esta ayuda es especialmente importante en las enfermedades mentales y en las adicciones. En ambos casos el enfermo no es consciente de su enfermedad y en muchas ocasiones se niega a ser tratado.

Recuerdo el caso de un menor que fumaba porros y que comentaba que era muy afortunado pues a las 12 de la noche se comunicaba con Dios a través de su ordenador. El problema no estaba únicamente en el interlocutor, sino que además ese ordenador se encontraba apagado y, como contaban los padres entre lágrimas, ni siquiera había en casa Internet.

Cuando se le proponía al hijo un tratamiento, lo rechazaba pues entendía que se le estaba intentando alejar de Dios, además alegaba que él no hacía daño a nadie pues solo necesitaba algún porrito y sus conversaciones para ser feliz.

Hubo que trabajar mucho, sobre todo con la familia, primero intentando que asimilaran que su hijo aunque estaba enfermo, afortunadamente tenía tratamiento. Pero para que lo iniciara hacía falta ayudar a los padres hasta conseguir vencer las resistencias del menor.

Quizás pueda parecer un caso extraño, pero hay numerosas investigaciones que avalan que un consumidor habitual de: alcohol, cocaína, porros, etc, que lleve tiempo tomando estas sustancias, tiene más de un 60% de posibilidades de desarrollar una enfermedad mental.

Los profesionales sanitarios sabemos que es imprescindible trabajar, apoyar y nunca abandonar a las familias, pues son ellos los que pasan las 24 horas del día con el enfermo, son ellos los que mantienen viva la esperanza de la recuperación, son ellos los que el resto de su vida acompañarán a la persona.

Los sanitarios iremos, vendremos y hasta nos jubilaremos, pero la familia siempre estará ahí.
Sirva este sencillo artículo como un pequeño homenaje a todas esas madres, padres, esposas, esposos y hermanos que tienen en casa a una persona con una enfermedad adictiva o mental.

No quiero despedirme sin recordarles que el 10 de octubre se celebra el día mundial de la salud mental.

Un beso y un abrazo muy fuerte para todos ellos.

Este artículo también lo podéis encontrar en el blog http://www.adiccionesadolescentes.es 

Mi próximo artículo se titulará:

“Las drogas en los colegios”

Gracias al trabajo de Sara Cremades González (Maestra y filóloga), podemos tener este artículo en ingles:

 

 

Does he/she need help?

Human being needs help since he is born in order to survive, in addition to having one of the longer upbringing periods of all living beings.

But this help is especially important in the mental illnesses and in the cases of addictions. In both cases the patient is unconscious of his or her illness and often will deny treatment.

I remember the case of an under aged kid who was addicted to smoking joints. He would say he was very lucky because at 12 o’clock every night he could communicate with God through his computer. The problem wasn’t only in the interlocutor, but also the computer was off and, as his parents told us while crying, the house didn’t even have Internet.

When we proposed the treatment to the kid, he thought we wanted to separate him from God; so, he refused the treatment. Moreover, he claimed that he wasn’t damaging anyone, given that he only needed some joints and his conversations to remain happy.

We had to work a lot, above all with his family. First assuring the family that their son could be treated even though he was ill. We worked with the parents to defeat the resistances with the kid for treatment.

It might seem strange, but there is research that suggests that regular consumers of alcohol, cocaine, joints, etc., have more than a 60% probability of developing a mental disease.

The experts in health care know that it is absolutely crucial to work and support the families, since they are the ones that are with the patients 24 hours a day, who hope for the recovery, and who will be with that person for the rest of their lives. The nurses will try to do our best, but the families will always be there.

I hope this simple article serves as a tribute to all those mothers, fathers, husbands, wives and siblings who are supporting a person with such addictive or mental disease.

With this, I would like to remind you that October the 10th we celebrate the World Day of Mental Health.

Best wishes for all of them.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José José Gil

Me llamo José José Gil (J.J.) y soy Enfermero de la Unidad de Conductas Adictivas de Elda. Reconozco que soy un apasionado de mi trabajo y como profesional y padre llevo muchos años investigando las ADICCIONES ADOLESCENTES.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir