SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 357
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Según los últimos resultados de la encuesta EDADES, los adolescentes tienen el primer consumo de alcohol y tabaco antes de cumplir los 14 años y de Cánnabis antes de los 15.

 Está confirmado científicamente que a edades más tempranas hay mayor potencial de destrucción y adicción.

La codicia de algunos adultos, a los que no les importa la vida de nuestros hijos mientras ellos se llenen los bolsillos, y las hormonas de los adolescentes que les lanzan a experimentar nuevas sensaciones, van a facilitar su consumo.

Pero la pregunta más importante es:

¿Por qué se enganchan unos y otros no?

 Hay factores favorecedores:

  • La genética.- Hay personas con una increíble facilidad para “engancharse” a cualquier sustancia.
  • La familia.- Si alguno de los padres, hermanos, abuelos, etc.. consume, va a dar pie para que lo haga el menor.
  • La hipocresía social.- Que por un lado legisla con sentido común, basándose en estudios serios y luego socialmente minimiza el efecto destructivo.
  • La facilidad para conseguir la sustancia.- A pesar de los esfuerzos de la Justicia y los cuerpos de seguridad.
  • Los amigos.- Pues aunque los elige el adolescente, el que haya consumidores dentro del grupo lógicamente favorecerá el que acaben probando alguna sustancia.
  • Pero el más importante y desconocido, es saber que es un síntoma que va a marcar la diferencia entre la experimentación y la adicción, síntoma de algo traumático que les ha ocurrido siendo muy jóvenes, y que no han sabido o podido superar convirtiéndose  en un “disparador” que les acompañará el resto de sus vidas.

 Alguna de las causas que pueden producir este trauma son:

  • Pérdida de un ser querido: padres, abuelos, hermanos, etc.
  • Acoso escolar o bullying.
  • Malos tratos familiares.
  • Percepción de abandono: desinterés de los padres, acogimiento, adopción, etc.
  • Haber sido víctima de tocamientos, agresión sexual o violación.
  • Haberse visto involucrado en un accidente de coche, caída, etc

Para ayudar a estos niños no sólo tenemos que intervenir con la sustancia, sino también con el “disparador" que ha facilitado ese enganche. Si lo ignoramos estaremos condenados a la recaída.

Honradamente he de confesarles, que a veces es imposible conocer este “disparador” pues está tan hundido por el dolor en la mente, que es imposible encontrarlo para tratarlo.

No somos conscientes de la gravedad de las adicciones (alcohol, tabaco, cánnabis, apuestas, tecnología, etc.), pues son un arma cargada con la que juegan y experimentan los más jóvenes, que en cualquier momento se les puede disparar sin que los padres nos demos cuenta del destrozo que puede haberse causado.

 Como padre y profesional, les sugiero que ante cualquier sospecha de que algo no esté bien en la vida de sus hijos, acudan al sistema sanitario, con la misma naturalidad que lo hacen cuando tienen fiebre o dolor.

 Una temprana valoración e intervención puede evitar una vida de esclavitud, desesperación y desgracias.

Este artículo también lo podéis encontrar en el blog http://www.adiccionesadolescentes.es

 

 

 

Mi próximo artículo se titulará:

“¿FORTNITE, JUEGO O PROBLEMA?”

Gracias al trabajo de Sara Cremades González (Maestra y filóloga), podemos tener este artículo en ingles:

Why do teenagers take drugs?

 

        According to the last results taken from EDADES survey, teenagers start consuming alcohol and tobacco before they are 14 and Cannabis before 15.

        It is scientifically proven that the earlier they start the more potential of destruction and addiction they will have.      

        The greed of some adults, who do not care about our children’s lives as long as they earn money and the teenager’s hormones that make them experiment new sensations facilitate the consume.

        But the most important question is:

        Why some of them get become addicted and others don’t?

Some factors help:

  • Genetics.- Some people become addicted very easily to any substance.
  • Family.- If some of the relatives (parents, siblings, grandparents, etc.) consume, it will be much easier for the teenager to do it.
  • The social hypocrisy.- On the one hand, it legislates with common sense, based on researches, but, on the other hand, it minimizes the destructive effects.
  • The easiness of getting the substance.- Despite the efforts from Justice and Police.
  • Friends.- Even though the teenager chooses them, if there are consumers in the group, this will favor their consumerism.
  • But the most relevant and unknown reason is knowing that it is a symptom that will make the difference between experimentation and addiction, symptom of something traumatic that happened to them when being young, and that they have not being able to overcome, becoming a “trigger” that will accompany them for the rest of their lives.

Some of the causes that can produce this trauma are:

  • Loss of a relative: parents, grandparents, siblings, etc.
  • Bullying
  • Perception of neglect: parents lack of interest, adoption, etc.
  • Being a victim of abuse or rape.
  • Having an accident or a drop.

 

In order to help these children we not only have to intervene with the substance, but also with the “trigger” that has favor the addiction. If we ignore this, we will be condemned to a relapse.

    Honestly, I have to admit that sometimes it is impossible to know this “trigger”, since it is so sunk by the pain that it is very difficult to treat.

We are not really conscious of the gravity of addictions (alcohol, tobacco, cannabis, technologies, bets, etc), inasmuch they are a weapon with which young people play and experiment, and in any moment this weapon can be shoot without parents knowing the destructive effects that this can cause.

As father and professional that I am, I advice you that, if there is any suspicion that something is wrong in your children’s lives, please go to the healthcare system, as you do when they have pain or temperature.

An early outlook or intervention can avoid a life of slavery, misfortune and hopelessness.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José José Gil

Me llamo José José Gil (J.J.) y soy Enfermero de la Unidad de Conductas Adictivas de Elda. Reconozco que soy un apasionado de mi trabajo y como profesional y padre llevo muchos años investigando las ADICCIONES ADOLESCENTES.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir