Imprimir
Visto: 903
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Cuando empecé a trabajar con los padres de los adolescentes, me resultaba muy complicado explicarles qué estaba ocurriendo física y emocionalmente con sus hijos, sin caer en un lenguaje lleno de tecnicismos y "palabros", que lejos de hacerme entender demostraba mi torpeza para conectar con ellos, cuando estaban pasándolo tan mal.

Entonces decidí utilizar un ejemplo de la naturaleza para facilitar la comprensión, en concreto la transformación del gusano de seda:

En este punto los padres tenemos una labor importantísima, pues debemos animarlos a que no tengan miedo a cometer errores, quizás comentándoles alguna de nuestras “batallitas” en las que probamos algo una y otra vez y siempre nos salió mal hasta que un día todo cambió y empezó a salir mejor para acabar perfecto.

También se les puede recordar  que cuando ellos estaban aprendiendo a andar, primero se cayeron muchas veces, pero vosotros siempre estabais cerca animándolos a que lo intentaran una vez más, hasta que lograron mantenerse y andar cada vez más deprisa hasta hoy que deben de volar…

 

Mi próximo artículo se titulará: “Sueños Calientes”

Este artículo también ha sido publicado en http://www.adiccionesadolescentes.com