SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 797
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La actualmente denominada Asociación Cultural Compañía Lírica Alicantina, que nació como Peña Lírica en febrero de 1969, conmemora con una gran gala lírica su 50 aniversario, este viernes 3 de mayo, en el Teatro Principal de Alicante. El mismo que les estuvo vetado en su propia ciudad, en su misma casa -salvo para actos benéficos promovidos por otras asociaciones- hasta la llegada en 2015 de Paco Sanguino como director artístico del bello coliseo alicantino.

La Peña nació como consecuencia de un homenaje tributado al eminente barítono cordobés Marcos Redondo,  el 18 de enero de 1969, en el Teatro de los Hermanos Maristas de Alicante. Un buen número de quienes en él participaron decidieron crear una agrupación local para  representar zarzuela.

Son ya cincuenta años los que llevan trabajando en favor del género lírico español. En sus inicios sus integrantes abonaban una cuota mensual, que desapareció al cabo del tiempo.

El número de representaciones llevadas a cabo a lo largo de este medio siglo supera el millar entre antologías y obras completas.

Aun tratándose de un grupo de aficionados hubo años donde llegaron a ofrecer hasta 36 representaciones. Los fines de semana los tenían completos de viernes a domingo, en verano mayormente.

Podemos asegurar que fue la agrupación más solicitada por los diferentes ayuntamientos que se acogían al convenio anual que les ofrecía la Diputación Provincial mediante un programa en el que figuraban otras corales alicantinas.

Y es que el feudo más importante de la Peña no ha sido solo Alicante capital, pues un gran número de pueblos de nuestra provincia, saben de sus producciones. En la época dorada, finales del siglo XX principios del XXI, cuando la Obra Social de la CAM, ya desaparecida, y la Diputación Provincial propiciaban la lírica española, llevaron la zarzuela tanto a núcleos pequeños, cuya economía de sus ayuntamientos no les permitía poder contratar este tipo de espectáculos,  como a otros de mayor demografía. A modo de ejemplo desde Beniarrés a Orihuela y desde Vergel a Pinoso, pasando por Cañada, Petrer, y muchos más.

Para desarrollar su intensa labor de difusión de la zarzuela por toda la provincia, contaron durante algunos años con el apoyo incondicional de los responsables de la Obra Social de la CAM y de Miguel Valor,  por aquel entonces Diputado Provincial de Cultura.

Cuando llegó la crisis económica de 2008 se acabó el convenio Diputación-Ayuntamientos-Agrupaciones Líricas, y el número de sus actuaciones decayó de forma considerable. A pesar de ello  siguen siendo solicitados en bastantes municipios, gracias a la calidad y rigor con los que suelen presentar sus producciones.

Con todo, y aun compartiendo la propiedad del Teatro Principal la CAM -actualmente lo es el Banco Sabadell-  junto al Ayuntamiento de Alicante, y habiendo pasado Miguel Valor de diputado provincial a concejal del mismo -incluso ocupó la alcaldía durante los últimos meses de la legislatura 2011-2015-   la Peña no consiguió que se le abrieran las puertas del teatro, salvo en los casos antes citados.

Todo esto ha cambiado, y desde 2016 ya han actuado durante tres temporadas consecutivas. En noviembre último incluso ofreciendo dos sesiones de Doña Francisquita, con el aforo lleno en ambas.

Gracias a la gestión de Paco Sanguino, quien dimitió en fechas recientes de la dirección artística del Principal, al presentarse como alcaldable por el PSOE en las próximas elecciones municipales, figuran como Compañía Residente del propio teatro. En noviembre próximo volverán a estrenar una nueva producción, cuyo título no han querido avanzar los dirigentes de la Peña. Sí apuntan que será una obra de envergadura, del nivel de la ofrecida a principios de la temporada actual.

 

Un gran cartel

En esta gala lírica conmemorativa, que además es a beneficio de APSA (Asociación de discapacitados psíquicos de Alicante- tomarán parte todos los cantantes solistas que colaboran con la Peña de forma habitual desde hace más de 25 años. Juana Mari Toro, Mari Carmen Yelo, Carmen Rubio, Sara García, Esther Díaz, Noemí Abellán, José Manuel Más, Javier Rubio, José Francisco Jiménez, Tomás Sogorb, Rafael Lloréns, José Manuel Espinosa, Domingo Martínez y Christian Lindsey. Junto a ellos estará la soprano cántabra Beatriz Lanza, el barítono vallisoletano Jorge Coello, y se contará con la presencia de una de las "viejas glorias" de la lírica en la proivncia de Alicante, el barítono crevillentino Pedro Lledó. El propio coro de la Peña se verá reforzado por  componentes de otras agrupaciones amigas, como por ejemplo la de Elda, la Coral Ilicitana y la Asociación Lírica "Bohemios" de Valladolid.

Esta comunión entronca a la perfección con uno de los enunciados del acta fundacional de la Peña, que más o menos dice "Promover la unión entre los miembros de otras entidades líricas de la provincia".

Se van a interpretar un total de 24 fragmentos, la mitad de ellos con participación del coro. La escenografía estará a cargo de José María Morán Berruti y de José Serraima, director artístico de la Peña.

Según las declaraciones de ambos a Radio Alicante de la SER "Será una gala lírica que se recordará por mucho tiempo, con una puesta en escena sin corsé. Vamos a recuperar algunos decorados de los primeros años de la compañía, con otras más recientes y actualizadas".

 

Una mujer su primera directora

Resulta curioso observar que en sus años iniciales la dirección de la Peña recayó en una mujer. Algo poco habitual, o nada habitual, cincuenta años atrás. Juanita Ibáñez Gil, pianista y directora musical, asumió tal responsabilidad durante algún tiempo.

Fue un personaje muy popular entre los alicantinos, pues colaboró como pianista en Cantera de Artistas, el recordado y muy celebrado programa de las mañanas de los domingos de Radio Alicante.

Posteriormente fue el maestro José Garberí Serrano quien estuvo al frente de la agrupación, de 1979 a 2008. Solo la edad le apartó de la música, pues contaba 78 años cuando decidió acabar su dilatada carrera artística, iniciada a sus 16 años.

Su largo periodo de permanencia al frente de la Peña motivó que en muchos pueblos, donde acudían por lo general cada año, se la conociese de forma cariñosa como la Peña Lírica del Maestro Garberí.

Para José Serraima el antes y el después de la Peña se produjo con la llegada de Garberí a la dirección. Este pianista y compositor alicantino contaba con una vasta experiencia al haber dirigido otras agrupaciones líricas y coros. Como Juanita Ibáñez solía intervenir de forma habitual al piano en el programa Cantera de Artistas.

Le relevó en el cargo Luis Molina Millá, músico natural de Agost de reconocido prestigio quien a su vez cedió el puesto al estadounidense Christian Lindsey.

El año 2003 se produjo otra novedad que cambió el rumbo de la agrupación. Fue el incorporar la orquesta sinfónica a la mayoría de sus representaciones. Sobre todo cuando se trata de obras completas. Su director desde el primer momento ha sido, y lo sigue siendo,  José Antonio Pérez Botella,  natural de Hondón de las Nieves, y noveldense de adopción.

 

 

Algunos estrenos y recuperaciones

 

A lo largo de estos cincuenta años la Peña Lírica ha protagonizado no pocas actuaciones que merecen ser recordadas.

Con música de José Garberí y libreto de José Serraima García, en marzo de 1984 la peña estrenó la zarzuela Almas de Fuego. Obra de ambiente alicantino inconfundible, pues su argumento gira en torno a un artesano constructor de hogueras para las fiestas de San Juan. Cinco años después el maestro Garberí componía El foguerer de honor. Otra zarzuela dedicada a Les fogueres de Sant Joan, de nuevo con libreto de José Serraima en colaboración con Manuel Botella Ferrándiz.

Sin embargo, y a pesar de su alicantinismo, ambas obras apenas se han representado. Las diferentes comisiones de hogueras no han estimado conveniente programar alguna de ellas dentro de los actos previos a las fiestas del fuego. Si la memoria no me falla la última vez que Almas de fuego subió a un escenario fue en junio de 1994.

Lo que sí representó la Peña no hace tanto tiempo fue Moros y Cristianos, (1) en el Auditorio de La Vila Joiosa. El 26 de abril de 2009. Tampoco es muy habitual que esta zarzuela se escenifique, aun siendo legión la cantidad de pueblos que celebran este tipo de festejos. En esta ocasión fue por iniciativa de la comparsa de Contrabandistas de las fiestas de Moros y Cristianos de la ciudad marinera.

Otro hecho destacable fue la recuperación de la zarzuela Doloretes (2). Se representó en ocasión de un homenaje, promovido por la desaparecida Asociación Cultural Pro Música Española de Alicante, a la memoria de la soprano Dolores Pérez Cayuela, que ejerció su magisterio como profesora de canto en el Conservatorio Oscar Esplá, hasta poco antes de su fallecimiento en 1982, cuando contaba 52 años.

Gracias a que se trató de un homenaje la Peña pudo actuar en el Teatro Principal, cuya directora de entonces se mostró siempre reacia a que los "líricos alicantinos" pudieran mostrar su arte y trabajo sobre el escenario del principal teatro de su pueblo, aun cuando su calidad interpretativa estaba muy por encima de los "bolos" zarzuelísticos que se programaban.

Al ser Doloretes una obra desconocida no la pudieron representar en muchos pueblos de la provincia, pues ningún Ayuntamiento la pedía, como sí solían hacer con las de repertorio. Aun así se pudo ver en Santa Pola, población donde nació Manuel Quislant, y en Biar, cuyo grupo local  de danzas típicas biarenses participó en el estreno del Principal.

Otro hecho que es preciso destacar fue el montaje de La patria chica, zarzuela de Ruperto Chapí, con libreto de los hermanos Alvarez Quintero. Fue con motivo de cumplirse en 2009 el primer centenario del fallecimiento del compositor de Villena.

José Serraima, realizó una adaptación muy acertada, añadiendo a La patria chica varios números de otras zarzuelas de Chapí. De ahí que al espectáculo se le diera el nombre de La zarzuela de Chapí.

Este montaje si que visitó varias poblaciones de la provincia. Se estrenó el 23 de abril en el Cine Esperanza de San Vicente del Raspeig. Cuando se representó en el Teatro Cervantes de Petrer, en octubre, el Ayuntamiento local tributó un sencillo homenaje a la soprano petrolanca Mari Carmen Yelo Castelló, por sus 25 años de dedicación a la lírica.

Dicho sea de paso Petrer es una de las poblaciones donde más veces han actuado. Tanto en el teatro, como en el Centro Social del barrio de La Frontera y los Concerts d´Estiu.

Muy pocos días después, el 23 de octubre, la Peña presentó esta producción en el Teatro Chapí de Villena. Otro escenario cerrado a cal y canto en su programación propia a las agrupaciones llámense de aficionados. Fue esta su primera y última actuación en el bello coliseo villenero.

Asistí a todos los conciertos y actuaciones de la programación conmemorativa de este centenario de Chapí, y puedo certificar que esta representación de la Peña fue la que más satisfizo al público. Quizá esperaban algo de menor calidad, llevándose una sorpresa bastante agradable.

El foso de la orquesta del Teatro Chapí se puede elevar, mediante sistema hidráulico. Y recuerdo que para comenzar la segunda parte se interpretó el preludio de La revoltosa, con la orquesta elevada al nivel del escenario, lo cual causó un gran impacto entre los asistentes.

 

José Manuel en el recuerdo

Ausencia importante la de José Manuel Navarro Sales. Una de las personas que durante 40 años más trabajó y se desvivió por la Peña, de la que se desligó en 2015.

José Manuel compartió con José Serraima la dirección artística.

El accidente de tráfico que sufrió a primeros de julio de 2017, con gravísimas lesiones cerebrales, determinaron que nunca más volvería a actuar sobre un escenario.

En abril de 2018, víctima de un paro cardíaco, falleció, y a primeros de junio recibió un gran homenaje en su barrio de Santa Cruz, con actuación de la Banda Sinfónica Municipal de Alicante y la Peña Lírica. De todo ello nos hicimos eco en este blog.

Y la conmemoración del cincuenta aniversario de su Peña será en el Teatro Principal. Ese escenario que les estuvo cerrado durante mucho tiempo – salvo en actuaciones benéficas o de homenaje organizadas por otras asociaciones u organismos- y que fue uno de los caballos de batalla de José Manuel, sin poder lograr el reconocimiento que, sin duda, merecían.

Otros nombres, sin duda, habrán dejado su impronta a lo largo de estos 50 años de la Peña, pero ls circunstancias que acabaron con la vida de uno de sus más activos militantes nos lleva a evocar su recuerdo.

No obstante, suscribo las palabras de Serraima en Radio Alicante, cuando dijo "Si estamos donde estamos es gracias a un gran equipo. A las personas que no aparecen en letras grandes en los carteles". En suma, añado yo, a todos quienes desde febrero de 1969 hasta ahora han forjado la historia de la Peña Lírica Alicantina.

 

1*

Moros y cristianos. Zarzuela corta, con música de José Serrano Simeón y libreto de Maximiliano Thous y Elías Cerdá, estrenada en el Teatro de la Zarzuela de Madrid el 27 de abril de 1905.

Dirigida por Maximiliano Thous fue llevada al cine en 1926.

 

2*

Doloretes. Zarzuela en un acto y tres cuadros, con libreto de Carlos Arniches y música de Amadeo Vives y Manuel Quislant.

Se estrenó el 28 de junio de 1901 en el Teatro Apolo de Madrid, obteniendo un éxito rotundo, hasta el punto de ser la obra que reflotó los inicios titubeantes de la entonces recién constituida Sociedad de Autores de España.

En la época del cine mudo mereció una película filmada en 1923.

 

Datos extraídos de:

- Página web www.penalirica.com 

- Diccionario de la Lírica en Alicante. Casi dos siglos de zarzuela y ópera.

  José Manuel Navarro Sales. Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert. Diputación Provincial         

  de Alicante 2007.

- Radio Alicante Cadena SER, 30 de abril 2019. Entrevista a los componentes de la Compañía

 Lírica Alicantina Nacho Hernández, presidente, Tomás Sogorb, ex-presidente, José Serraima, director artístico, y José María Morán Berruti, escenógrafo.

-  Vivencias personales del autor del artículo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Elías Bernabé Pérez

Mis recuerdos más remotos que me atrajeron a la zarzuela me trasladan a sesenta años atrás. Primero escuchando los fragmentos que sonaban con frecuencia en la radio. También gracias a las fantasías, preludios e intermedios que interpretaban las bandas de música en los conciertos de las fiestas de octubre de Petrer. El templete donde actuaban estaba justo ante la fachada de mi casa.

Lo que más me gustaba de la Semana Santa es que en la radio solo se emitía música clásica. El viernes y sábado santo las emisoras enmudecían.

Lo más intenso vino en la época dorada del tocadiscos. Lo compró mi abuelo materno en 1963. La primera zarzuela que entró en casa fue Doña Francisquita con Kraus y Olaria. Es una grabación incompleta, pero suficiente para que me la aprendiese de memoria. Mi abuelo estaba impedido y era yo quien la ponía todos los mediodías y noches durante dos semanas consecutivas. A los quince días compramos un segundo disco: La generala, de nuevo con Kraus y Olaria. Y ya fuimos alternando. Después vino Maruxa. Y yo con solo 13 años me entusiasmé con ella y también la aprendí. Sí, digo bien. ¡A mis 13 años ya me encantaba Maruxa!

Ahí comenzó todo y ya no he parado. Siempre como aficionado.

Como le dice un padre a su hijo al final del documental de TVE sobre zarzuela La romanza de Madrid, de 1988, “Te acompañarán toda tu vida, porque son inmortales”.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir