SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

14 AGO 2020 Fundado en 1956
[Blogs arriba corto] #ConNuestroComercio
Visto: 644

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

A falta de que los diferentes medios de radio y televisión, sean públicos o privados, apoyen sus iniciativas y/o se ocupen de la zarzuela española e hispanoamericana con el mismo interés que algunos lo hacen con la ópera extranjera, el Teatro de la Zarzuela de Madrid, por iniciativa de su director artístico, el argentino Daniel Bianco, ha creado una webserie basada en el género lírico español, que se estrenó ayer.

Con el título de Zarzuela en abierto o cantar en tiempos revueltos se puede ver por medio de youtube, facebook y la propia página web del teatro. Se trata de una comedia de situación, de cerca de dos horas de duración, que se ofrecerá dividida en seis capítulos breves, durante los días 8,9,10,13,14 y 15 de este mes de julio, siempre a la misma hora, las 8 de la tarde. Como las posibilidades que ofrecen las redes sociales son inmensas, ello permitirá a toda persona interesada que no la pueda seguir en directo, tenerla a su disposición en todo momento a través de la web.

Escrita por el polifacético tenor Enrique Viana, y dirigida por Daniel Bianco la webserie se desarrolla de forma íntegra dentro del propio Teatro de la Zarzuela.

En ella intervienen 31 artistas entre cantantes y actores (1). La mayoría de ellos presentes de forma habitual en los elencos de las producciones zarzuelísticas de las últimas temporadas, o las inmediatamente anteriores, junto a otros que se van incorporando, entre los que se encuentra Manuel Fuentes joven barítono-bajo (así se le considera, aunque después de ver su intervención en el primer capítulo tiene un registro de bajo en toda regla) de Crevillente -la cantera de voces de la ciudad alicantina de las alfombras es inagotable- (2) muy galardonado en los tres concursos de canto, donde ha comparecido antes del estado de alarma.

Como es lógico pensar, la comedia, con escenas que se anuncian de hilaridad extrema, está basada en aspectos zarzuelísticos, en concreto en situaciones que se producen durante los ensayos de una nueva producción de zarzuela. Las escenas de gran comicidad se intercalan con fragmentos interpretados por los cantantes invitados.

Por lo que se vio en el capítulo inicial, un inspector de riesgos laborales ( “Delegado general de preocupación de riesgos laborales del comité interno del exterior duplicado bis”, ni más, ni menos) acude al teatro a inspeccionar el desarrollo del ensayo de una nueva producción. Este personaje -encarnado por el tenor, regista y actor Jesús Castejón-  se convierte en el protagonista principal, junto al jefe de sala -el tenor Emilio Sánchez- y la jefa de producción -la actriz Isabel Cámara-.

Un delegado de riesgos sin la más mínima idea de qué es la zarzuela, y que mezcla las churras con merinas, cuando se anuncia que Manuel Fuentes va a cantar la romanza Despierta negro, de La tabernera del puerto, y después Rocío Pérez el Cuento del ruiseñor de Doña Francisquita. No le anda a la zaga en desconocimiento lírico de un utillero del teatro -Eduardo Carranza- que aparece en el escenario portando una jaula, para que la porte la soprano durante su interpretación.

En las dos romanzas interviene como pianista Rubén Sánchez-Vieco.

Es esta una iniciativa más que interesante, que sin lugar a dudas permitirá a muchas personas descubrir qué es la zarzuela, mientras que es de suponer que hará las delicias de sus, todavía, muchos seguidores.

 

El crevillentino Manuel Fuentes

Viendo el elenco de protagonistas nos agradó ver la presencia del joven cantante crevillentino Manuel Fuentes, que en los concursos de canto internacionales celebrados en España, en fechas  recientes, anteriores al estado de alarma, ha obtenido diversos y muy importantes distinciones.

Primer premio en la séptima edición del Alfredo Kraus, celebrado en Las Palmas de Gran Canaria,  además del de mejor cantante español y el otorgado por el público.

En el Francisco Viñas, de Barcelona, donde comparecieron más de 500 cantantes, obtuvo, asimismo, tres galardones. El de mejor cantante español. El del Festival Castell de Peralada y el de la Fundació de Música “Ferrer Salat”.

Antes de comparecer en estos dos certámenes, de gran prestigio internacional, participó en la primera edición del convocado por la Diputación de Alicante, en septiembre de 2019, donde logró los premios Oper Oder Sprec de Alemania y Operastudio.

No parece muy lógico que habiendo obtenido galardones tan importantes, incluso el primer premio en Las Palmas,   en el concurso de Alicante -de mucha menor categoría que el Viñas y el Kraus, y con cuantías económicas muy inferiores- le concediesen becas de estudio, solamente. Ya en su día no lo entendí. Quizá porque el jurado del certamen alicantino fue exageradamente amplio: 15 especialistas. Tras ver y escuchar su interpretación  del Despierta negro, todavía lo entiendo menos.

 

1*

Buena parte de los 31 artistas que intervienen en la webserie han forjado su carrera, o sus inicios en el propio Teatro de la Zarzuela. Entre todos ellos encontramos a Alejandro del Cerro, Amparo Navarro, Ana Goya, Angel Ruiz, César Sanmartín, Cristina Toledo, Damián del Castillo, David Oller, Eduardo Carranza, Emilio Sanchez, Enrique Ferrer, Isabel Cámara, Jesús Castejón, Joseba Pinela, Manuel Fuentes, María Angeles Fernández, María José Montiel, María José Suárez, María Rodríguez, Rafael Delgado, Raffaela Chacón, Rocío Pérez y Sabina Puértolas.

Como instrumentistas intervienen el Trío Arbós, el Cuarteto Quiroga, el director de orquesta Guillermo García Calvo, nuevo titular del teatro, así como Aurelio Viribay, Borja Mariño, César Belda, Javier Carmena, Miguel Angel Arqued, Miguel Huerta y Rubén Sánchez-Vieco.

 

2*

Manuel Fuentes, alumno del tenor José Sempere de amplia trayectoria internacional, es el último producto de la inagotable cantera de Crevillente. El propio Sempere, Antonio Gandía, Arturo Pastor, Sandra Ferrández, Luca Espinosa, las tres hermanas García Maciá, José Manuel Mas, Tono Fuentes, Manuel Adsuar, Pedro Lledó, María Teresa Quesada, Antonio Navarro y otros cuyos nombres lamentamos no recordar, conforman una orla lírica estrictamente local, de difícil parangón en cualquier otra población menor de 30.000 habitantes.

Quien acuñó aquello de que “En Crevillente levantas un ladrillo del suelo y encuentras una buena voz” dió en la diana. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Elías Bernabé Pérez

Mis recuerdos más remotos que me atrajeron a la zarzuela me trasladan a sesenta años atrás. Primero escuchando los fragmentos que sonaban con frecuencia en la radio. También gracias a las fantasías, preludios e intermedios que interpretaban las bandas de música en los conciertos de las fiestas de octubre de Petrer. El templete donde actuaban estaba justo ante la fachada de mi casa.

Lo que más me gustaba de la Semana Santa es que en la radio solo se emitía música clásica. El viernes y sábado santo las emisoras enmudecían.

Lo más intenso vino en la época dorada del tocadiscos. Lo compró mi abuelo materno en 1963. La primera zarzuela que entró en casa fue Doña Francisquita con Kraus y Olaria. Es una grabación incompleta, pero suficiente para que me la aprendiese de memoria. Mi abuelo estaba impedido y era yo quien la ponía todos los mediodías y noches durante dos semanas consecutivas. A los quince días compramos un segundo disco: La generala, de nuevo con Kraus y Olaria. Y ya fuimos alternando. Después vino Maruxa. Y yo con solo 13 años me entusiasmé con ella y también la aprendí. Sí, digo bien. ¡A mis 13 años ya me encantaba Maruxa!

Ahí comenzó todo y ya no he parado. Siempre como aficionado.

Como le dice un padre a su hijo al final del documental de TVE sobre zarzuela La romanza de Madrid, de 1988, “Te acompañarán toda tu vida, porque son inmortales”.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir