Imprimir
Visto: 2409

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Dice una voz popular que a “huevos vistos macho seguro “. Tras un mes de confinamiento hemos conseguido aplanar la curva y todo el mundo es experto en esto del COVID-19 (bonita palabra que creo no se nos olvidará nunca, la palabra digo), todos queremos salir, volver a lo de antes, a creer que ya hemos acabado con esto, etc.

Quiero recordar que el confinamiento tenía por objetivo aplanar la curva y rearmar el sistema sanitario ¡no curar el COVID-19! (desafortunadamente).

Ahora todo se centra en necesidad de test y en recuperación económica, pero ni lo uno ni lo otro cura la enfermedad, y debemos aprender a vivir con la posibilidad de tener un contagio en cualquier momento.

Por lo tanto la pelota, como ya dije en mi publicación anterior, está tanto en los políticos nacionales y autonómicos (Gobierno y oposición, por mal que se lleven) pero fundamentalmente en nosotros, en la sociedad que entienda que hasta que aparezca la vacuna y tratamientos más eficientes, debemos cambiar nuestras costumbres y hábitos.

No puedo dejar de comparar este coronavirus con el virus de la gripe, a pesar de tener inicialmente diferencias notables:

Lo que sí es cierto es que la cifra de defunciones debida a la gripe la contamos en un periodo de 3 meses de epidemia, y no es mayor gracias a la vacunación a pesar de ser menos las vacunaciones de las deseadas. El COVID-19 ha sido en 2-3 semanas el pico.

Además nos empeñamos en compararnos con otros países con capacidades económicas diferentes, costumbres sociales diferentes, más acostumbrados al distanciamiento social, densidad de población diferentes y con ratios de ucis y hospitales diferentes. No creo en esas comparaciones, no son útiles y simplemente nos crean una sensación de pesimismo exacerbada (cada cual que lo analice como estime).

Yo creo que el confinamiento ha estado orientado a rearmar y preparar el sistema, nunca creo que se haya planteado como la solución al problema. Si no es así, todos los administradores de este país deben meterse en un “confinamiento político perpetuo”, porque de momento el virus ha venido para quedarse.

No tengo claro el uso de guantes y mascarillas obligatorios, pero el nivel de "miedo" generado me hace creer que inicialmente y hasta que tengamos controlado el tratamiento o vacuna es necesario su uso, fundamentalmente la mascarilla ya que la higiene de manos y no tocarse la cara puede suplir los guantes.

Por cierto, los test serán necesarios para ver el nivel inmunidad que se genera y la duración, pero salvo para ese estudio, no tengo clara la necesidad de hacerlos a 47 millones de españoles.

Como he dicho antes, lo más importante es que el sistema se rearme bien, mi opinión es que en los centros sanitarios de primaria y hospitalaria haya test disponibles y suficientes para que al primer síntoma se le pueda hacer a cualquier paciente sospechoso y aislarlo a él y sus contactos 15 días lo antes posible, disminuyendo la transmisión rápidamente y confinar solo a positivos (muy importante).

Creo que hacer test a todo el mundo puede dar una sensación a la sociedad de falsa seguridad. Incluso portadores los primeros días podrán dar negativo y los estudios sobre cuándo se puede o no contagiar el virus son muy variables todavía, unos dicen que solo cuando ha empezado a dar síntomas, y algunos que un par de días antes de los síntomas ya se puede detectar y podría transmitirse.

Desde “mi” punto de vista médico la desescalada es muy precipitada, desde un punto de vista social y económico, necesaria. Ahora la pelota está en nuestro tejado, y lo primero que he visto es un poco de irresponsabilidad. Creo que no somos del todo conscientes de que esto no está acabado, si queremos tener fiesta, cuartelillo y una vida social normal o al menos muy parecida, demos “pasos de bebé”, andemos antes de correr, y dando un paso detrás de otro sin saltarnos ninguno por muy exagerados que parezcan, mantengamos la higiene, el distanciamiento y sigamos los pasos. Si por nuestra irresponsabilidad tuviésemos que dar pasos hacia atrás no sé cómo lo encajaríamos (como buenos españoles, toda la culpa será de otros). 

Deberemos aprender a vivir con esto. Es más complejo de lo que parece.

En fin, como dije en el título, “A huevos vistos”, pero aún nos quedan muchos huevos por ver, ojala sea pronto. CUIÍDENSE, CUÍDENME Y CUIDÉMONOS!!