SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

24 NOV 2020 Fundado en 1956
Visto: 876

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El teletrabajo es uno de los temas de los que más se está hablando estos días. Con la actual situación de pandemia, ciertos puestos de trabajo han resultado redefinidos. Algunas voces dicen que ha venido para quedarse, pero ¿esto es realmente así? ¿Somos más efectivos con el trabajo a distancia?

El teletrabajo: ¿es una solución para la conciliación laboral y familiar?

 

Si piensas en películas americanas o, simplemente, hablas con personas del norte de Europa o de otros países, es probable que te sorprenda que muchos de ellos no tienen un horario y un lugar fijo de trabajo. Hace años que trabajan desde casa, a distancia. En España esto era más bien algo puntual y a lo que solo accedían algunas personas, pero la llegada del coronavirus ha obligado a muchas empresas a fomentarlo entre sus empleados. ¿Crees que está siendo una opción eficiente? ¿Ayuda a las familias en el cuidado de familiares?

La situación nos ha pillado por sorpresa y no habíamos reflexionado sobre el trabajo a distancia. Por eso, al hacerlo de forma repentina, nos encontramos con padres y madres que trabajan en sus casas durante una jornada más larga de lo habitual, con problemas para lograr concentrarse debido a la interrupción constante de sus hijos y a que tienen que ocuparse de las tareas del hogar.

Entre las personas que no tienen que ocuparse del cuidado de otros, tampoco está siendo fácil. Las videoconferencias constantes impiden dedicar tiempo real a sacar adelante los proyectos en los que trabajan; por tanto, tienen que dedicar horas adicionales a las estipuladas en su horario y dejar de lado el descanso y el ocio para trabajar más. De este modo, tampoco están disfrutando de la situación.

Ahora bien, seguro que te estás preguntando qué pasa en España cuando en otros países sí funciona esta forma de empleo. Pues es sencillo: cuando trasladamos el lugar de trabajo de un entorno a otro que es completamente diferente (y que no es exclusivamente laboral), hay que flexibilizar mucho más la forma de trabajo. Es decir, de nada sirve trasladar nuestro sitio de trabajo si no cambian más cosas, ya que eso supondría tener una oficina aislada en tu casa.

Seguro que hasta te ha entrado la risa al imaginarte en una oficina perfectamente limpia, ordenada, sin ruidos y distracciones en tu hogar. Sin embargo, esta realidad no implica que el teletrabajo no funcione. Te lo explico en el siguiente apartado.

¿Qué cambios habría que hacer en nuestra sociedad para implantar el teletrabajo eficiente?

 

Lo primero que deberíamos hacer es mirar a los que ya lo hacen. La mayoría de las personas que teletrabajan en otros países (e incluso aquí) lo hacen por objetivos y no por horario. Es decir, cada mes, cada trimestre o cada año tienen que cumplir determinadas tareas, y ellos deciden cómo organizar su tiempo. Por eso, si un día tienen que cuidar de sus hijos, destinarán menos tiempo y lo suplirán con horas adicionales en otra jornada.

Además, no solo hay que pensar en los padres y madres o en personas que tienen mayores a su cargo. Las personas, en general, tenemos días más productivos y otros en los que, indistintamente de las horas que pasemos delante de nuestros quehaceres, apenas sacamos tareas adelante. Por tanto, sería más conveniente que en esos días "improductivos" no se forzara el trabajo, mientras que al día siguiente se podrían completar las tareas que se quedaron a medias.

Con todo esto, lo que quiero decir es que las empresas deberían cambiar su enfoque. Ya no se trata de que el empleado esté en su casa durante 8 horas trabajando sin parar, sino de que haga lo que se le asigna como le resulte más cómodo. De lo contrario, no te estarías beneficiando de la tan prometida flexibilidad que tiene el teletrabajo.

Claves para hacer un buen teletrabajo

 

Lo principal es que las empresas tengan objetivos a corto, medio y largo plazo y se organicen. La planificación es fundamental. Y si los encargados de realizarla lo tienen claro, sus empleados trabajarán con foco y objetivo constante.

Por eso, se recomienda que, antes de enviar a los empleados a sus casas, se piense bien qué plan se desea seguir. No tenemos que olvidarnos nunca de que el teletrabajo lleva consigo una flexibilización real y un trabajo por objetivos en la medida de lo posible. Y si te fijas en estas dos características, conseguirás que tanto los empleados como la empresa tengan mejores resultados y estén más contentos en su desempeño laboral.

En definitiva, en España todavía estamos algo alejados del concepto de teletrabajo que sí existe en otros países. Por eso, sería conveniente que lo implantáramos en un futuro, pero, sobre todo, que abracemos la flexibilidad laboral para que realmente traiga consecuencias positivas, ¿no crees? Espero que este artículo te haya abierto los ojos ante la problemática actual y es que el teletrabajo conlleva un tiempo de implantación y adaptación para todos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José Francisco Moreno González

Con este Blog me gustaría acercarte a la tecnología y servir de ayuda para aquellos que quieran comprenderla mejor. Desde una perspectiva apasionante, sincera y educativa. Soy gerente de Verkia, un lugar donde nos dedicamos a crear tecnologías útiles, usables y visualmente preciosas.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir