SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 746
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El pregón de Pedro García fue muy aplaudido por el público.

El presidente de la Junta Central de Comparsas de Moros y Cristianos, Pedro García, ofreció ayer un brillante pregón de Semana Santa en la iglesia de Santa Ana. Demostró un gran sentimiento y fe ante el inicio de la celebración de la Semana Santa, que inició con un pregón personal en el que habló desde el corazón y la cercanía, pues conoce al detalle esta festividad como capataz de la cofradía del Cristo de Medinaceli durante 25 años. En su discurso apostó por la unión entre las cofradías como clave para hacer más grande esta celebración religiosa. El acto contó con la representación de una parte del Via Crucis viviente y la actuación a cargo de la cantante eldense Alba Ed-Dounia y el saxofonista Javi Cantó que juntos interpretaron Si hubiera estado ahí y Desbaratas mis sueños.

Al acto acudieron representantes de las fiestas de Elda y del Ayuntamiento, también estuvieron presentes la senadora del PP Adela Pedrosa, y los diputados autonómicos Reme Yáñez del PP y el socialista Jesús Sellés. Ante los presentes García se encomendó a la Virgen de los Dolores y al Cristo de Medinaceli y pidió dejar un hueco a San Antón, en este año tan especial para las fiestas de Moros y Cristianos con la celebración de su 75 aniversario. García afirmó que la Semana Santa le “ha hecho sentir, vivir y crecer como persona en los valores cristianos”.

García fue capataz del Cristo de Medinaceli durante 25 años, cofradía de la que fue vicepresidente y de la que todavía es miembro. Con emoción admitió tener numerosos recuerdos, vivencias y personas grabadas pues para Pedro García hablar de Semana Santa, “es hablar de amistad, de alegría, de sentimiento y de fe; pero también de trabajo, de entrega, de sufrimiento, de dificultades… Es recordar encuentros y algún que otro desencuentro, porque verdaderamente no siempre ha sido fácil, ni lo está siendo seguro ahora”.

Apostó por conseguir que las cofradías se abran a la hermandad y no caer en la tentación de creer que son referentes, "ni cada una trabajar y participar de forma aislada, cada cual tiene su forma de hacer las cosas y de entenderlas, pero todas deben estar encaminadas al mismo fin: crear unión, y así hacer grande a la Semana Santa eldense. ¡Qué importante es la unión en el seno de una cofradía y en torno a la hermandad!”.


Alba Ed-Dounia actuó durante la representación de parte del Vía Crucis del Altico de San Miguel.

García rememoró los comienzos hace 30 años de la Semana Santa eldense, en la que estuvo presente. Si algo destacó de los inicios fue “las ganas que tenían de trabajar, de crear y de hacer todas esas personas que ponían su ilusión para llevar a cabo los retos que se presentaban; y es que cualquier nuevo proyecto que se planteaba, con unión y trabajo se hacía realidad”.

García describió con su personal toque poético la Semana Santa, "que es hablar de tronos o andas, de procesiones, de olor a primavera impregnado de incienso, de sonidos de piquetas que golpean el suelo a cada paso, de cornetas y tambores y bandas de música. Es hablar de voces de capataces diciendo: '¡Al tercer toque! ¡A esta es! ¡Al cielo con él!', es escuchar sonidos del crujido de varales, de oraciones… sonidos todos ellos que, en el silencio de la noche, se nos adentran en el alma”.

El pregonero pidió un compromiso social: “La caridad es tan necesaria hoy día, hará grandes a las cofradías. Caridad no solo con el pobre de dinero, sino con el falto de afecto, con los enfermos, con los solitarios, con los inmigrantes, con los refugiados… Y es que son muchos los problemas que desde las distintas fiestas se intentan solucionar, pero hay que ser sinceros y plantearse qué más se puede hacer”. 

Hizo también un recorrido por cada acto de la Semana Santa, desde la procesión del Domingo de Ramos hasta el Lunes de Pascua, un día en el que todas las fiestas se han unido para ir al pantano a comer la mona: “Un pueblo está hecho de tradiciones, de sentimientos, de personas y hay que dar gracias a todas las personas que cuidan con mimo de que cada año la historia, las tradiciones y la vida como pueblo siga latiendo en las calles de Elda”.

A día de hoy hay cofradías eldenses que necesitan costaleros para que puedan salir las imágenes, y por ello, García pidió “que haya gente valiente, con ganas de sentir una experiencia que te enriquece como persona y en la fe, que cargue con ese peso y dispuesta a sentir cada minuto que dura la procesión”, a esas personas las animó a dar un paso  y les aseguró que “sentirán la satisfacción de ser uno de esos valientes que ha llevado el peso de la fe con amor, con ilusión y con esperanza, serán momentos que siempre se guardan en el corazón”.

También tomaron la palabra el comisario de la Semana Santa, José Santa, y el alcalde de Elda, Rubén Alfaro. Mientras que el primero recalcó que "la Semana Santa da vida y la vida debe ser una fiesta y esta es importante porque está llena de valores", el segundo dijo que "esta celebración es tradición, cultura, sentimiento y devoción". Alfaro también entregó una horma personalizada a cada presidente de las distintas cofradías en las que se ha plasmado un nazareno de su cofradía. 

Tras el discurso de Pedro García la iglesia se levantó de sus asientos para aplaudir el pregón. También se entregó a Cáritas la recaudación de 1.230 euros del Belén de la Hermandad, ayuda que recogió su vicepresidenta, María del Mar de Haro.

La Semana Santa eldense comienza mañana Domingo de Ramos a las 10 horas con el acto de llamada y a las 12 horas con la Bendición y Procesión de las Palmas desde la Inmaculada hasta la iglesia de Santa Ana.


García ofreció un discurso en el que volcó sus vivencias y sentimientos.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir