SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 976
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Joaquín Rubio realizó un pregón derrochando pasión por las fallas.

El artista eldense Joaquín Rubio, Maestro Mayor del Gremio de Artistas de Hogueras de Alicante, ofreció anoche un sentido pregón desde el balcón del Ayuntamiento de Elda para dar por comenzadas unas Fallas históricas, las del 90 aniversario. En su pregón, que afirmó ser la mejor experiencia de un fallero, artista y eldense en la que definió como la mejor noche de su vida, también fue reivindicativo y pidió un Museo Festero Fallero para admirar la evolución de la fiesta y que el viernes de fallas sea festivo local para que los eldenses puedan disfrutar al máximo las fiestas del fuego, “que son singulares por las fechas, por lo que ofrecen y por todo lo que Elda sabe dar”. Las del 90 aniversario son unas fiestas que“se han hecho rogar”, por su aplazamiento por la gota fría pero recalcó que “atrás quedan ya las nubes, para dar paso a nuestra tormenta de emociones falleras".

Rubio dio un repaso por los hitos más importantes de la fiesta, desde la primera plantà a cargo del artista Juan Antonio Miralles en 1929, el cambio de fecha de junio a septiembre en el  77 o el cambio de patronos años más tarde, pasando de San Pedro a San Crispín y San Crispiniano, o la bella campana elaborada en 1990 por Manuel Castellano para el Trinquete.

El pregonero admitió que ha podido cumplir el sueño que tuvo con solo seis años, ser artista fallero, rememoró cómo le fascinaba ver cada plantà, como “freía” a preguntas a los artistas, cómo cogía el Valle de Elda para ver cada boceto en blanco y negro para hacer su propio libro fallero recortable y cómo fue dibujando fallas por diversión en su barrio, y, lo que comenzó como una actividad de verano acabó siendo su profesión y su pasión, así quiso dar las gracias a sus padres por su apoyo incondicional que le han brindado para dedicarse a su oficio.

Además recordó cómo han avanzado las fallas, sobre todo en cuanto a vestimenta se trata, pues antes vestían los hombres con traje negro con fajín azul y las mujeres con grandes mantillas y faldas muy cortas, habían fallas de cartón y un olor a aceite de linaza que desprendía un intenso aroma. También rememoró las antiguas entregas de premios, en las que no había ni megafonía y tenían que esperar la llegada de las falleras para saber qué falla había ganado.


Las Falleras Mayores y sus Damas de Honor, la presidenta de Junta Central,  la edil de fiestas y el alcalde.

En este momento tan dulce para Rubio no quiso olvidar a "dos auténticos festeros y grandes personas, Joaquín Ávila y Jesús Sellés, dos enamorados de la fiesta a quienes la radiante luz de las fallas llegará a su jardín celestial”. Realizó un homenaje a los artistas eldenses, comenzado por el maestro de todos, Francisco José Conejero, y siguiendo por Raúl Pertusa, Fran Sierra y Antonio Ruano, "todos embajadores de Elda allá donde plantan", y junto a quienes ha creado la falla oficial.

Aseguró que Elda cumple 90 años de fallas, de trabajo en equipo, de grandes avances y de creación artística. Pues aseguró que son “únicas, mágicas, nuestras y eternas”, pero también “historia, cultura, arte, crítica y sátira, y desde hace un par de años, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad”. Sorprendió a los presentes con la voz interior de una propia falla que en off afirmó que “los falleros sois lo mejor de vosotros mismos, mi fuego fatuo os entrego. No soy viejo ni me hago mayor, soy el arte que impregna vuestro trabajo y el fuego que os lo arrebata”. En su discurso quiso dedicar unas palabras a la presidenta de las Fallas, Isabel Villena “dejas un gran legado, eres ejemplo de promoción de las Fallas y de hermandad en cualquier población, eres el homenaje a las mujeres de fuego fallero de la Comunidad Valenciana”.

Tras el pregón las Falleras Mayores, Naiha Tomás y Eva Vicente, realizaron la tradicional Cridà. Seguidamente, y por primera vez en la historia de Elda, este acto estuvo ligado a la plantà de la falla oficial, que cumple 15 años, pues tras el pregón se subió al tombe, a pulso, la figura central por decenas de personas. Fue un momento emocionante cargado de silencio solo roto por la euforia de los presentes una vez que la figura de Castelar, ataviado con vestimenta fallera, quedó plantado en el centro de la Plaza de la Constitución

Hoy llega la noche más esperada por todos, la plantà. Aunque algunas comisiones ya la han iniciado como San Francisco de Sales o Huerta Nueva, esta noche miles de personas rodearán los monumentos para disfrutar de las tradicionales gachamigas y carne asada mientras los artistas se afanan en acabar su trabajo.

 

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir