SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

15 JUL 2020 Fundado en 1956
Visto: 11538

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los comerciantes con malestar pedían explicaciones a los responsables municipales.

Los dos mercadillos de Elda deberían hoy estar ya montados y abiertos al público, después de 97 días de estado de alarma, pero no es así. Mientras que en San Francisco de Sales sí han podido montar, los cien placeros del de Santa Bárbara, pese a llegar con sus camiones en torno a las 6 de la mañana, no han podido hacerlo porque no había suficiente espacio en la calle Jaime Balmes para los puestos y para que entraran los camiones de descarga. La indignación ha ido creciendo ante la suma otras irregularidades: entre el puesto y la acera no existía el metro y medio de distancia exigible y no sabían cuál era la ubicación designada para cada puesto. Algunos se enteraron ayer por la tarde de que podían montar su puesto. 

Tras más de una hora muy tensa en la que han acudido dos técnicos del área de Mercados y el secretario municipal del PSOE, los placeros han tenido que marcharse sin poder trabajar. El compromiso del Ayuntamiento es que la próxima semana se les va a escuchar, algo que los comerciantes llevan pidiendo un mes sin obtener respuesta. Los placeros han decidido plantarse bajo esas condiciones, que consideran peligrosas para montar sus puestos. 

El sentir común de los cien placeros que había esta mañana en Jaime Balmes era el mismo: “En el Ayuntamiento son unos incompetentes, llevamos tres meses sin trabajar, han tenido tiempo para buscar una solución, y nos dan dos metros de ancho por cuatro de largo para trabajar, es imposible, no hay derecho a esto, solo queremos trabajar y ganarnos la vida. Además, llevan semanas sin atendernos, sin contar con nosotros para nada”. Una comerciante ha explicado a Valle de Elda que ayer se enteró a las 18 horas de que podría montar, no sabía ni dónde ni cómo, y cuando ha llegado no le han dado las acreditaciones imprescindibles para montar que confirman que lo tiene todo en regla.


Los comerciantes han pedido volver a sus ubicaciones anteriores.

Los comerciantes han escuchado asombrados como, pese a que podían montar por un decreto de alcaldía, allí mismo, los técnicos les han propuesto cambiar las medidas que marcaba esta normativa y, en lugar de montar como estaba previsto, espalda con espalda, lo hicieran a los laterales del inicio de la calle Jaime Balmes y después solo en una fila. Los comerciantes se han negado y piden volver a su lugar habitual, cumpliendo con las medidas de seguridad necesarias y solo quienes pagan las tasas municipales, por lo que han pedido que haya más control desde el Ayuntamiento y que no hagan la vista gorda ante quienes no pagan.

No todos los placeros querían volver a la antigua ubicación, pero sí era el sentir de quienes se hacían escuchar. Si algo tenían claro los comerciantes desde el principio es que hoy no iba a haber mercadillo: “No hay hueco para nada, ni siquiera estaba previsto dónde irían los cubos de basura; si unos montan el puesto, el resto ya no puede pasar con sus camiones y furgonetas, además, no vamos a subirnos a la acera con ellas para poder pasar, hay señales de tráfico y es un peligro”, ha dicho uno de los comerciantes con disgusto. Otro ha recalcado: “Somos gente pacífica, trabajadora, solo queremos montar en condiciones”. 

Los placeros se han preguntado por qué hay aforo limitado en el mercadillo, cuando está al aire libre, y a tan solo a unos metros, el Mercado Central, no lo tiene.

Finalmente, han decidido no montar, iban todos a una, y el disgusto era palpable en el ambiente. Desde el Consistorio se han comprometido a encontrar una solución en menos de siete días para que el próximo sábado pueda volver a haber mercadillo en Virgen de la Cabeza. Uno de los técnicos ha admitido que lo han hecho mal y que los puestos no caben. Los tenderos han pedido “saber con tiempo dónde colocarse, que haya paso y que sea seguro. Además que se vuelva a su anterior ubicación, pues como en Jaime Balmes nos caiga un chaparrón, el agua nos va a llevar, no es seguro”.  

En el mercadillo de San Francisco sí han podido montar con total normalidad, con un aforo reducido. Los eldenses están acudiendo a hacer sus compras allí, contentos de poder volver y comprar como siempre lo han hecho. Solo se puede entrar por una punto y salir por otro, para evitar al máximo aglomeraciones y posibles focos de contagio.


Los puestos han montado en San Francisco sin incidentes.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir